Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Guerra en Ucrania

Hallan 44 cadáveres en los restos de un edificio bombardeado cerca de Járkov

La invasión rusa a Ucrania deja miles de muertes imposibles de verificar

Ampliar Soldados ucranianos atienden a un compañero herido en los combates con tropas rusas
Soldados ucranianos atienden a un compañero herido en los combates con tropas rusasAFP
Publicado el 11/05/2022 a las 08:57
“La cifra real supera en miles a los datos que tenemos ahora mismo”, son las palabras de Matilda Bogner, responsable de la misión de derechos humanos de Naciones Unidas en Ucrania, y se refiere a los civiles muertos en la guerra. El balance oficial del organismo internacional es de 3.381, pero existen “agujeros negros como Mariúpol donde es muy complicado tener acceso para poder corroborar la información”. Esas lagunas se extienden a todos los frentes abiertos como el de Járkov, región al este del país, donde las autoridades ucranianas localizaron 44 cadáveres entre los escombros de un edificio bombardeado en marzo en Izium. Oleg Sinegubov, responsable municipal, explicó en su cuenta de Telegram que “todas las víctimas son civiles”. Izium es un punto estratégico ya que se encuentra a medio camino entre las ciudades de Lugansk y de Járkov.
El organismo internacional lamenta las dificultades para poder verificar el número de civiles muertos. Algo parecido ocurre con los combatientes de ambos lados ya que las bajas de los uniformados son una especie de secreto de estado. Desde Kiev elevan a 26.000 el número de soldados rusos muertos en combate. Moscú dio el último balance de bajas enemigas a mediados de abril y entonceslo fijaron en 23.367. Números imposibles de contrastar de manera independiente.
CUERPOS EN LAS CARRETERAS
En las aldeas liberadas en el frente de Járkov se pone nombre y apellido a esas estadísticas. Uno se topa cara a cara con los cuerpos de decenas de soldados rusos en los prados próximos a las carreteras de pueblos como Olhovka. Son cuerpos hinchados con el paso de los días, cubiertos por moscas y que se pudren al sol de la primavera. Los rusos desplegaron aquí su artillería para castigar Járkov, que está a apenas 18 kilómetros. Desde este lugar, que antes de la guerra era una escapada perfecta para un pícnic a orillas del lago, el enemigo tenía a tiro el centro de la segunda ciudad de Ucrania.
Dos vehículos blindados de transporte de tropas calcinados dan la bienvenida a Olhovka. Junto a la ‘Z’ rusa, todavía visible, se distingue ahora el logotipo del batallón Azov. Este era el puesto de control establecido por las tropas de Rusia y una vez se supera se entra en una aldea que es una sucesión de casas de campo machacadas. Vladímir y Zina Zuprum han resistido aquí toda la ocupación. Se sienten afortunados porque solo una mitad de su casa está destrozada, al menos les quedan tres habitaciones cubiertas. “No hay gas, ni electricidad, ni agua corriente, tenemos que ir a una fuente a medio kilómetro de casa, cocinamos con leña y vivimos gracias a la ayuda que grupos de voluntarios nos han traído en los últimos días”, cuenta Zina con lágrimas en los ojos.
En el huerto donde antes había zanahorias y patatas ahora hay dos cráteres. Su marido muestra el esqueleto de su ZAZ, el coche de fabricación ucraniana que compró en 1984 y que un incendio ha convertido en chatarra. No tienen teléfono, están incomunicados y desconocen el paradero de su hijo y nietos… “Vivimos con el miedo en el cuerpo, pensando que los rusos pueden volver en cualquier momento”, confiesa Zina. Enferma de cáncer y con problemas de movilidad, ella se quedó porque no tenía capacidad de afrontar una arriesgada salida por el campo en mitad del fuego cruzado. Su marido permaneció a su lado.
AVANCE UCRANIANO EN JÁRKOV
En apenas veinte minutos se llega de nuevo a Járkov, donde el avance ucraniano se traduce en una reducción de los ataques de artillería rusos. “No van a volver de momento, hacia el norte hemos logrado alejarles a 20 kilómetros de la ciudad y avanzamos paso a paso con el objetivo de obligarles a retroceder otros veinte, justo hasta la frontera. También en el flanco este han tenido que replegarse”, informa el capitán Volodímir Chaika, uno de los combatientes que ha participado desde el primer día en la defensa de Járkov.
“Estamos ganando la batalla, nuestros hombres están mucho más motivados porque defendemos nuestra patria y tenemos el apoyo total de la gente y del mundo”, afirma el uniformado en medio de un mercado reducido a escombros en el barrio de Saltivka, el más castigado por el enemigo. Cuando callan las armas regresan los civiles, aunque a lugares como este el regreso es puntual, solo se acercan para ver si sus casas siguen en pie y se dan la vuelta.
Aunque Rusia insiste en que su objetivo en esta ‘operación especial’ se centra en Dombás, los combates en Járkov son feroces. Según el Ministerio de Defensa ruso, lograron derribar un avión ucraniano Su-25 y tres drones cerca de la localidad de Novaya Dimitrovka, en la ruta sur que lleva a ese Dombás en el que día a día se endurecen los enfrentamientos, un Dombás en guerra abierta desde 2015 y que es el centro de la estrategia rusa para blindar su frontera.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE