Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Economía

La producción de vehículos marca mínimos y ya es inferior que la de 2020

La reducción alcanza un 38% durante el mes de octubre debido un déficit de microchips que prolonga la grave crisis de un sector clave Madrid

El exterior de la factoría de Volkswagen Navarra, en Landaben, en una imagen de archivo
El exterior de la factoría de Volkswagen Navarra, en Landaben,Archivo
  • Colpisa
Publicado el 24/11/2021 a las 06:00
La automoción se consolida como uno de los grandes frenos para la recuperación económica una vez se ha confirmado que durante los primeros diez meses de 2021 ya se han producido menos vehículos que en el mismo período de 2020. Una temporada que estuvo marcada directamente por el confinamiento y el cierre de fábricas que se ha quedado corta con la más que preocupante situación actual.
Los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) son tajantes. Hasta octubre se fabricaron un total de 1.757.280 unidades, lo que representa una caída del 2,5% respecto a 2020 y del 26,7% en comparación con 2019, el año que hay que tomar de referencia. No hay ningún resquicio positivo en las cifras.
Aunque el inicio del año fue mejor que el del pasado ejercicio, conforme han avanzado las semanas el negocio se ha complicado más y más. Octubre fue el punto del hundimiento que ha marcado que la producción ya sea menor después de cerrarse con una reducción del 37,9% respecto del mismo mes de 2020. En concreto, solo se ensamblaron 165.003 coches y furgonetas.
La crisis sanitaria se ha quedado corta en comparación con la posterior crisis de materias primas y desabastecimiento que ha llevado a que el mercado de los microchips esté casi bloqueado y haya golpeado más que nunca a la automoción europea. Los ERTE se han multiplicado en el segundo semestre y las factorías de Volkswagen en Navarra, la de Mercedes en Vitoria, las de Stellantis (antigua PSA Citröen) en Vigo y Zaragoza, la de Seat en Barcelona o la de Ford en Valencia encadenan parones de varias jornadas constantes.
A este más que complicado contexto se le une la caída de la demanda en el mercado nacional e internacional, que también ha arrastrado las matriculaciones hasta los peores valores desde la crisis económica. Toda Europa está en una situación similar y las alarmas están disparadas después de que se hayan extendido las nefastas cifras a las exportaciones. En el mes de octubre, las ventas al exterior cayeron un 38,2% en comparación con el mismo mes del año anterior, hasta un total de 142.723 unidades. Hasta el décimo mes del año fueron 1.523.745 unidades, lo que supone un descenso del 1,6%. En el mismo período también descendió un 36% la recaudación del impuesto de matriculación.
HÍBRIDOS Y ELÉCTRICOS
Debido a la falta de componentes, la automoción española ha decidido centrarse en los vehículos híbridos y eléctricos, que son los únicos que responden algo mejor ante un desplome constante de los de combustión que se asume que ya no se detendrá por el cambio hacia un modelo más sostenible. Pese a ello, el ensamblaje de esta línea de negocio también descendió en octubre un 24,3% hasta las 20.597 unidades. Eso sí, la cuota de producción ya alcanza el 12,5% del total.
José López-Tafall, director general de Anfac, insiste en que este no es un problema nacional pero pide actuar con inmediatez. "Afrontamos, más allá de una necesaria recuperación, una transformación en el modelo de la movilidad tanto a nivel industrial como a nivel social", remarca López, que reclama no solo apostar por los fondos europeos que electrificarán el tejido productivo sino por otras medidas. Las plantillas también se encuentran al límite por la incertidumbre y han empezado las movilizaciones en la calle.
Por su parte, la Unión Europea ha movido ficha para duplicar la producción de microchips en el Viejo Continente con planes para crear nuevas fábricas y evitar que esta problemática se vuelva a repetir. Pero esta solución tardará aún años en materializarse. En 2022 esta crisis seguirá y la única esperanza se basa en que se extienda solo unos pocos meses más.
volver arriba

Activar Notificaciones