Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Casa Real

Felipe VI pide diálogo frente a la división y lealtad a la Constitución

Insistió en la necesidad de que las instituciones deben “respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral”

Ampliar El rey Felipe VI, durante el tradicional mensaje de Nochebuena
El rey Felipe VI, durante el tradicional mensaje de NochebuenaEFE
  • EFE. Madrid
Actualizado el 24/12/2021 a las 21:05
El rey ha apelado en su mensaje de Nochebuena a "la unidad y el diálogo frente a la división y el enfrentamiento" y ha pedido "respeto, reconocimiento y lealtad" a la Constitución por ser "la viga maestra" que ha propiciado el progreso de los últimos 40 años.
Sin hacer mención directa al rey Juan Carlos en sus segundas navidades fuera de España y a la espera de un posible regreso si la Fiscalía del Tribunal Supremo archiva su investigación, Felipe VI ha asegurado que las instituciones, también la Corona, han de “respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral”.
En su octavo discurso televisado de Nochebuena, de nuevo en el Palacio de la Zarzuela, don Felipe se ha centrado en la pandemia y en la recuperación económica y social, pero también ha puesto su atención en el papel de los cargos institucionales, a quienes ha emplazado a "tener siempre presente los intereses generales y pensar en los ciudadanos” para atender sus problemas.
“Debemos estar en el lugar que constitucionalmente nos corresponde. Asumir, cada uno, las obligaciones que tenemos encomendadas; respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral”, ha proclamado el jefe del Estado.
Para hacer que cumplan su función, el monarca ha recalcado que “el entendimiento y la colaboración son actitudes necesarias que las dignifican y, más aún, las fortalecen” ante la ciudadanía.
A su juicio, “las diferencias de opinión no deben impedir consensos que garanticen una mayor estabilidad, mayor bienestar en los hogares y den la necesaria tranquilidad a las familias ante su futuro”.
Felipe VI ha recordado que lo conseguido en democracia “no ha sido casualidad” y se ha debido “al sentido de la historia, a los grandes acuerdos, a la generosidad, a la responsabilidad y a la visión de futuro”.
Todo ello simbolizado por la Constitución: “Su espíritu nos convoca a la unidad frente a la división, al diálogo y no al enfrentamiento, al respeto frente al rencor, al espíritu integrador frente a la exclusión”.
“Nos convoca permanentemente a una convivencia cívica, serena y en libertad”, ha rematado el rey, cuyo mensaje ha coincidido en un contexto de polarización y crispación políticas y de falta de acuerdos entre los dos grandes partidos, PSOE y PP.
Don Felipe ha abundado en que la carta magna “ha sido y es la viga maestra” que ha sostenido la convivencia democrática frente “a las crisis, serias y graves de distinta naturaleza”, que ha habido en las últimas décadas.
Por ello, en su reivindicación del texto de 1978, ha sentenciado: “Merece respeto, reconocimiento y lealtad”.
El rey ha admitido que el actual escenario global, marcado por factores como la pandemia, las nuevas tecnologías o la inestabilidad, está “lleno de incertidumbres y contrastes”, pero ha animado a “no dejarse llevar por el pesimismo, ni el conformismo, esperando que los problemas se resuelvan por sí solos”.
Como sociedad “fuerte y responsable”, el rey ha espoleado a los ciudadanos a hacer frente a “la auténtica encrucijada” en la que se encuentra España y otras naciones y, al tiempo, aprovechar la "oportunidad histórica" que representan los fondos europeos para modernizar el país, manteniendo “firmes los principios democráticos y los valores que inspiran la convivencia”.
“Debemos reaccionar. Debemos entender y asumir las nuevas transformaciones que de manera tan acelerada estamos viviendo (…) En lo que hagamos o decidamos de ahora en adelante está en juego que podamos seguir progresando junto a las naciones más avanzadas o que perdamos el paso en nuestro camino”, ha advertido.
Detenerse sería “quedarse atrás y retroceder”, por lo que ha incidido en la necesidad de seguir adelante con “responsabilidad, voluntad de colaborar y entenderse”, además de “confiar más en las propias fuerzas como Nación”.
“La Historia nos enseña que los españoles hemos sabido cómo reaccionar y sobreponernos ante las adversidades”, ha resumido.
Felipe VI se ha felicitado de que la economía vuelva a crecer y de que se hayan recuperado la gran mayoría de los puestos de trabajo, si bien ha defendido que haya empleo “estable y digno”, en especial, para los jóvenes.
Pese al cambio de ciclo, ha lamentado que haya aumentado el número de personas en situación de vulnerabilidad y se ha hecho eco de la “preocupación” que hay en muchos hogares por la subida de los precios y el coste de la energía.
De la evolución de la pandemia, ha pedido “hacer lo posible para no dar paso atrás” ante la covid-19 tras afirmar que “el riesgo no ha desaparecido” y que es preciso seguir actuando con “la mayor responsabilidad individual y colectiva”.
“El virus todavía tiene la capacidad de hacernos daño", ha advertido el monarca, quien, no obstante, ha observado que, en comparación con la anterior Navidad, la situación es “diferente” y se ha avanzado “sustancialmente” gracias al proceso de vacunación, del que los españoles pueden sentirse “especialmente satisfechos”.
El rey ha recordado a las víctimas de la pandemia -alrededor de 88.800 fallecidos desde marzo de 2020, según los registros sanitarios oficiales- y ha vuelto a homenajear al personal sanitario: “Les damos inmensas gracias, con todo nuestro apoyo y ánimo”.
Felipe VI ha dedicado sus primeras palabras a expresar su solidaridad y apoyo a los habitantes de La Palma, en la víspera de que se dé por concluida la erupción del volcán de Cumbre Vieja.
“Hoy nuestro corazón y nuestro pensamiento siguen con vosotros. Nos sentimos muy cerca”, ha señalado el jefe del Estado, quien ha garantizado que cuentan con "el compromiso de todas las administraciones para reconstruir sus vidas cuanto antes" y su economía tras los daños causados.
Como decorado del mensaje, el monarca ha escogido una sala más pequeña de la Zarzuela para transmitir proximidad, con un estilo más moderno y en la que ha destacado una foto de la princesa Leonor y la infanta Sofía en el primer acto que protagonizaron sin los reyes este verano con un grupo de jóvenes en un hayedo de Madrid.
volver arriba

Activar Notificaciones