Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Feria del Libro

Reconocimiento al profesor navarro de Matemáticas que homenajeó al libro

En el inicio de la I Feria del Libro de Navarra los escritores distinguieron al poeta e ilustrador ribero Pepe Alfaro

Ampliar Reconocimiento al profesor navarro de Matemáticas que homenajeó al libro
Reconocimiento al profesor navarro de Matemáticas que homenajeó al libro
Actualizado el 29/05/2021 a las 06:00
El profesor de Matemáticas propuso a sus alumnos el ejercicio de escribir en la pizarra las palabras que les sugería un libro para después, buscando la medida y la rima, crear un caligrama, un poema visual donde aquellas palabras formaran la figura de un libro. Aquel profesor, para quien “en Matemáticas sobraban los números y faltaban las letras”, quería homenajear al libro con sus alumnos de 8º de EGB. Era 1992. Aquel profesor, Pepe Alfaro Calvo, recibió ayer su homenaje. Jubilado de sus clases de Matemáticas y de Lengua y Literatura en Tudela, no lo está como poeta, escritor e ilustrador, y por su amor y dedicación a la palabra le reconoció la Asociación Navarra de Escritores en el primer día de la Feria del Libro de Navarra.
El escritor Domingo Alberto Martínez esbozó una semblanza de Alfaro, nacido en Cortes en 1947. El detalle de su trayectoria laboral y creativa dio paso al “Pepe al que le falta tiempo para sacarte las castañas del fuego”. A él le ocurrió, cuando le ayudó a preparar la presentación de su última antología de relatos, pero también a los escritores riberos Inma Benítez, Trini Lucea, Mikel Arilla... “La lista de los que tenemos una deuda de gratitud con él sería muy extensa”, zanjó.
Un Alfaro tremendamente agradecido y que dirige y participa en talleres de escritura creativa que defiende e incentiva el uso dialéctico de la poesía en las aulas citó los nombres de aquellas personas con iniciativas culturales -Ángel Urrutia, Río Arga, Bilaketa...- por las que fue conociendo “a grandes escritores y aprendiendo de ellos”. “Porque, tras las revistas y los premios, había personas que se asociaban para darse y darnos a conocer. De ahí esa importancia de las asociaciones para compartir, para enriquecerse, siempre desde la generosidad”. Emocionado ante cuatro de sus poemas leídos por las poetas Arantxa Murugarren e Inma Biurrun -“poemas muy vividos que recogen que la poesía es la vida”-, tuvo palabras para el grupo literario Traslapuente, el que nació a mediados de los ochenta con cinco personas, entre ellas él, con su número 63 de la revista hoy en imprenta.
Y como cierre de su homenaje a la palabra, recitó las del caligrama de sus alumnos de 1992: “Vuelo, intriga, silencio, singladura, libertad, ala, fuente, fantasía, emoción, letra, cómplice, aventura, amistad, piel, refugio, compañía”.
“Feria que rompe distancias y barreras”
Lleva doce años jubilado pero no se aleja de las aulas porque de las manos de Tomás Yerro y Emilio Echavarren llegó a colegios e institutos a través de los encuentros con autor del programa Vamos a leer Pamplona de FIRA (Fomento Iniciativas Recreativas y Artísticas), “predicando y reivindicando con una cierta heterodoxia el valor educativo de las nanas en la infancia, la memoria poética y el juego de la palabra como inicio a una metodología de la escritura prácticamente inexistente en la educación”. Y siempre “tratando de buscar la palabra justa, bella, solidaria y amiga en este mundo un tanto desnortado e insolidario”. “Palabras y argumentos que no nos dictan las musas, sino que nos rodean si sabemos verlos. Porque bien sabéis que se escribe lo que se vive”, se dirigió Alfaro al público, entre ellos su mujer, una de sus dos hijas, sus tres nietos y dos hermanos.
Además de en una poesía social “y de acuerdos en estos tiempos tan propicios al odio”, se inspira hoy en el crecimiento de sus nietos y su manera de ver o dibujar el mundo.
Y todo y más, apuntó el homenajeado, está en los libros cuya Feria arrancó ayer. “Porque el libro es el objeto más maravilloso de los creados por nuestra especie no tan sapiens y sus lecturas son siempre sanadoras y sabias”, añadió Alfaro, que se congratuló de que esta I Feria del Libro de Navarra trate de “romper distancias y barreras que las letras desconocen” al hacerla extensiva a toda la Comunidad foral.
volver arriba

Activar Notificaciones