Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

Robe Iniesta: “La gente que baila y salta te da buen rollo, el rock no es para estar sentado”

El músico de Plasencia, que fue voz cantante de Extremoduro, llega mañana al Navarra Arena. Agradece que encontrará al público ya en pie aunque admite que “la gente supo adaptarse a la música que se le ofrecía en directo” en pandemia

Robe Iniesta, durante uno de sus conciertos
Robe Iniesta, durante uno de sus conciertosdn
Publicado el 22/10/2021 a las 06:00
Mayéutica es el cuarto trabajo en solitario de Robe Iniesta de una serie que comenzó en 2015 con álbumes compuestos con su propio nombre de pila. Las nuevas canciones, seis en total, tienen todo tipo de formatos porque en duración varían entre el minuto y medio y casi los quince y aletean en diversos estilos, que no sólo son rock & roll. Ahora Robe está en plena presentación que le está llevando por diferentes escenarios de la vieja piel de toro entre septiembre y diciembre. A Robe le acompañan Álvaro Rodríguez (piano), Carlitos Pérez (violín), Lorenzo González (coros, guitarra y percusiones), Woody Amores (guitarra), David Lerman (bajo) y Alber Fuentes (batería). Tras aplazar la gira de Extremoduro en dos ocasiones por la pandemia y desavenencias entre Live Nation, la organizadora de conciertos, y el propio Iniesta, que dedicaron el mes de mayo a intercambiarse multitud de comunicados, el artista ha decidido hacer una gira por su cuenta que ahora recala en Pamplona.
¿Qué siente ante su primer concierto con público en la pista sin tener que hacerse test, barras de bar, etc?
Ya hicimos uno con la gente en pie, en Fuengirola. Fue con pruebas de antígenos y todo ese rollo. Fue un caso aislado porque allí se han seguido haciendo conciertos y se han hecho bastantes. Parece que allí lo han trabajado mejor. Y sin duda ya parece que en general la cosa va pintando mejor.
Los conciertos de rock en el Navarra Arena tuvieron que seguir con el público sentado alrededor de mesas…
Con una música más tranquilita está fenomenal. Se aguanta e incluso apetece estar sentado. Nosotros hicimos una gira por teatros pero eran temas más tranquilos, con otros instrumentos, todavía no teníamos al guitarra. Una gira así tampoco termina de llenarte del todo. Aunque eran otro tipo de instrumentos las canciones tenían fuerza. Pero la gente que está en los conciertos bailando y saltando es la que te transmite las mejores vibraciones, el buen rollo. El rock es mucho más difícil escucharlo sentado. Pero dentro de lo que cabe me esperaba que aquellos conciertos hubieran sido más penosos por esa cuestión. Al final vi que la gente disfrutaba.
¿Una sorpresa?
Sí, creo que la gente ha sabido adaptarse y disfrutar de lo que ha habido hasta ahora. Y no tener que esperar a ver qué pasaba. Yo creo que los conciertos en general durante la pandemia han salido muy chulos y la gente ha disfrutado también sentada, y ha cantado con las mascarillas. Alguno se podía de pie cuando ya se emocionaban. Me quedo con esas sensaciones. Y nosotros también lo hemos disfrutado en el escenario.
¿La pandemia ha demostrado que sin música no se puede vivir?
¡Claro! Pero luego qué poca importancia le damos. Sin música y sin cultura está claro que no se puede vivir. Los que vivimos del mundo de la música hemos sido los que peor lo hemos pasado todo este tiempo, todo el gremio, desde técnicos a músicos, asistentes, conductores… Tanta gente parada tanto tiempo sin hacer absolutamente nada de nada. Más vale que ahora en otoño hemos podido empezar y por eso la gira se llama Ahora es el momento. Al menos es el momento de hacer lo que ahora se puede hacer. De vivir y disfrutar este momento. Ya veremos que hacemos dentro de un mes o dentro de un año. Era urgente salir ya con este disco que llevaba tanto tiempo guardado.
¿En la pandemia Robe se ha podido fortalecer como músico y como persona?
Todo el mundo ha tenido momentos de esos que es mejor olvidarlos. Yo dentro de lo que cabe he sido un privilegiado porque la mayoría de los creadores podemos trabajar en casa. En un tiempo en el que no podías hacer otra cosa pues ¡a crear! Creo que después de que pase la pandemia del todo va a venir un tiempo en el que llegarán muchas cosas nuevas en las artes, también en la música. Todo aquello que uno crea en casa cuando está solo. Han ido pasando cosas muy graves que quieras que no te remueven el pensamiento.
Dicen que en esta gira se siente mejor que nunca con los músicos que le acompañan…
Sí, es así. Me gusta mucho como estamos trabajando. El resultado ha quedado perfectamente reflejado en Mayéutica, el disco que hemos publicado. Hemos logrado una gran compenetración todo el montón de creatividad que ha fluido. Creo que se nota un gran número de matices. Estamos muy bien. Lo pasamos fenomenal ensayando tanto las canciones nuevas como las de Extremoduro que hemos estado adaptando para estos nuevos tiempos y esta gira. Queríamos adaptarlas a nosotros manteniendo ese equilibrio con las nuevas y manteniendo también su misma esencia de cuando fueron compuestas.
¿Una de las canciones del nuevo disco, Mierda de filosofía, abre una línea de lo que van a ser las próximas nuevas canciones?
Cuando me pongo a componer no sé lo que va a salir, no pongo ninguna intención previa. Ahí es cuando no mando. Me dejo llevar y va saliendo lo que sale. Unas salen de una manera y otras de otra, con más o menos marcha. No puedo predisponerme para una canción sobre un tema concreto. A veces me si me he puesto a componer una canción alegre cuando voy por la mitad pienso “¿pero donde se ha torcido esto?” Me voy derecho a la mierda. Ahora tengo ya un nuevo disco compuesto, aunque hay que llevarlo al local de ensayo para ir dando el color a las canciones, que lo he compuesto en todo este tiempo de confinamiento… y me doy cuenta que esas canciones son cada una de una manera. No tienen un mismo estilo ni nada conceptual que las una.
Las canciones son unas mandonas…
Con que me emocionen ya me vale. No les pido por anticipado que sean más o menos suaves o duras. Para cuando volvamos en mayo a la gira nos gustaría grabar al menos un par de ellas porque ya nos come la impaciencia.
¿Tiene esperanza en que la gente pierda los miedos y vuelva en masa a los conciertos?
Creo que ahora mismo hay todavía un poco de recelo. Hay gente a lo que no le va que haya demasiadas normas. Pero creo que hay que adaptarse un poco y vivir. Y por eso creo que la gente poco a poco volverá a los conciertos en masa. Cuando pase del todo la pandemia va a llegar una época muy bonita para disfrutar de todo. Para hacer todo lo que no hemos podido hacer durante todo este tiempo. Y que todo el mundo pueda disfrutar de tanta creatividad que se ha trabajado y que va a salir a la luz. Que se tiene que acabar toda esta mierda.
¿Cómo será el concierto del Navarra Arena?
Vamos a hacer canciones de mis dos primeros discos como Robe. También haremos canciones de Extremoduro que las tenemos como un fondo de armario para ir adaptando, y vamos a hacer Mayéutica del tirón. Habrá un descanso en medio para que la gente pueda estirar. Va a ser un concierto largo. Hay un montón de canciones ensayadas, hemos tenido que quitar un montón y eso fastidia mucho cuando te gustan tanto. Hay muchos discos… Por eso decidimos hacer un concierto como siempre. Solo Mayéutica son ya 45 minutos de música. Y estar de pie ya va a ser un puntazo.

DNI

​Roberto Iniesta Ojea (1962, Plasencia Cáceres) más conocido como Robe, es una de las figuras más importantes del rock de las últimas décadas, aunque su discurso en solitario siempre ha sido más diluido en cuanto a presencia. Con 20 años que fue cuando comenzó a escribir canciones. Antes había dejado los estudios de bachillerato para ponerse a trabajar con su padre. En 1987 fundó Extremoduro y dos años después publicaron su primera maqueta titulada Rock transgresivo. Durante años fueron cambiando de sellos discográficos y lanzando otros cuatro trabajos y ya con una multinacional en 1996 publicaron Agila que fue su espaldarazo. Fue también cuando a la formación entró Iñaki Antón Uoho que venía del grupo Platero y Tú, algo vital por el poderoso sonido de guitarra que añadió al proyecto. Extremoduro publico discos hasta 2013, catorce en total contando directos y recopilatorios.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones