Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Edición

Mujeres cuentan en Baluarte su batalla en el mundo editorial

La poca presencia femenina en puestos importantes, la escasez de premios para ellas e iniciativas para combatir estos problemas fueron asuntos tratados en la mesa redonda titulada “Las mujeres en el mundo editorial” organizada por Editargi

De izda. a dcha: Samar Haddad, Barbora Baronova, Ana Gallego, Julia Ortiz y Djaïli Amadou Amal
De izda. a dcha: Samar Haddad, Barbora Baronova, Ana Gallego, Julia Ortiz y Djaïli Amadou Amaljose antonio goñi
  • Lucas Domaica
Publicado el 25/11/2021 a las 06:00
Ella aparcó el coche en la puerta de una feria de libros en República Checa para descargar los ejemplares y un policía que le paró preguntó: “¿Por qué aparca aquí? A lo que contestó: “Porque tengo que sacar seiscientos kilos de libros”. El agente no creía que una mujer participara en el evento.
Así de natural contó la anécdota la editora checa Barbora Baranova este miércoles en la mesa redonda del encuentro internacional de editores independientes organizado por Editargi. Compartió espacio con cuatro mujeres del mundo de la edición. Ellas eran Samar Haddad, editora siria, Julia Ortiz, uruguaya, la autora de Camerún Djaïli Amadou Amal, y Ana Gallego, moderadora.
Durante dos horas, las ponentes expusieron situaciones cotidianas que se encuentra la mujer en el universo editorial y denunciaron la escasa presencia femenina en puestos de responsabilidad. El discurso pronunciado por la autora camerunesa se llevó una gran ovación.
MAYORÍA DE EDITORAS
“El 49% de las editoriales medianas están dirigidas por mujeres. El número aumenta en las editoriales pequeñas”, contextualizaba la moderadora Ana Gallego Cuiñas, antropóloga social y cultural por la Universidad de Granada. Estos datos los aportaba de una investigación propia realizada en países de Latinoamérica y España. Precisamente de uno de estos países era Julia Ortiz, editora uruguaya de Criaturas, que aportó más datos para mostrar la tradición literaria de estos estados. “Vengo de un país donde se lee mucho. Sacamos 6,5 títulos por cada 100.000 habitantes, los que más de todo Sudamérica por delante de Argentina y Chile”, añadía.
Dentro de esa gran cantidad de ejemplares uruguayos, la mayoría han sido escrito por hombres. Acompañada de tres gráficos en la pantalla, Ortiz explicaba el caso de su editorial. “Durante diez años se han publicado más de autores que de autoras, en 2020 conseguimos darle la vuelta a esto”, explicaba. Uno puede pensar que esta remontada es por el ‘boom’ del feminismo. “Algunos aprovechan esto como un objeto de comercialización en vez de para dar valor de verdad a la mujer”, lamentaba.
Al sacar este tema, se puso sobre la mesa el caso de Carmen Mola, pseudónimo femenino bajo el que se encuentran los autores Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero, ganadores del Premio Planeta 2021. ¿Se gana hoy en día más por escribir bajo un nombre femenino? La editora extrapoló el caso a Uruguay con un caso inverso. “En diez años, el primer Premio a las Letras solo se ha concecido a una mujer una vez. Fue en 2014 a Lalo Barrubia, mujer bajo pseudónimo masculino”, argumentaba. En 2011 consiguió el tercer puesto y Sofía Rosa se hizo con el bronce en 2016. Es decir, tres premios de treinta.
Aún así, Uruguay se considera un país vanguardista respecto a leyes de género. Siria no tanto. En el país árabe, la carrera de la mujer editora ha ido cuesta abajo. “La época dorada fue de los treinta a los setenta. Luego se redujo el papel femenino”, lamentaba Samar Haddad, editora de Damasco. Haddad se considera afortunada. Su padre tenía una librería histórica en la ciudad. No solo por esto tenía suerte, en casa la trataban igual que a los chicos. “Mi padre hizo muy buena labor. En Siria las mujeres parecen estar destinadas a quedarse en casa”, contaba. Ella, sin embargo, pronto gestionó el negocio familiar. Luego creó su editora. “Me han llegado a decir que soy un héroe a pesar de ser mujer”, apuntaba riendo de forma irónica.
La editorial en el país de Oriente Próximo está “dominada por hombres”. “Los premios van para ellos. Si cuentan con las mujeres para algo es de forma decorativa, no es una búsqueda sincera de la igualdad”, criticaba. Haddad aprovechó la ocasión para denunciar casos de suicidio entre editoras por “sentimiento de derrota” y “aborto de publicaciones”. “En Siria, las mujeres tienen que librar una batalla con la sociedad antes de comenzar con el libro”, añadía.
3.300 kilómetros separan Damasco de Praga, capital de República Checa. Las condiciones para las editoras varían algo en función de su localización geográfica. Así lo hizo ver la checa Barbora Baranova. Esta editora trabaja en la empresa wo-men. Se considera afortunada en el universo editorial, aunque también recordó episodios y cuestiones que hay que mejorar. “En República Checa la ley existe y es un país progresista, pero luego la situación es diferente. La sociedad tiene rasgos patriarcales”, indicaba.
El país europeo se mantuvo desde 1948 hasta 1989 bajo el régimen comunista. Fue a partir de este año cuando gracias a la Revolución de Terciopelo las condiciones mejoraron. Afloraron editoras independientes y autoras de ficción sobre libros que contaban historias de mujeres. “Algunas obras de ellas fueron apropiadas por hombres que se han considerado pioneros”, lamentaba.
“Hemos aprendido a colaborar entre editoras y autoras. Es importante compartir historias de forma intergeneracional porque estamos pocas”, informaba. Para ello, en el país checo han iniciado un taller de autoedición focalizado sobre todo en las jóvenes.
ESCALAR, LEER Y ESCRIBIR
Lo bueno de encuentros internacionales es que cuando uno se piensa que ha oído todo, llega el testimonio de otro ponente y fascina. Es el caso del relato de Djaïli Amadou Amal, hija de un camerunés y una egipcia. Atabiada con una kanga de cuadros azules, blancos y rosas captó la atención del público. “De pequeña, en Camerún, ya noté la diferencia entre niños y niñas. Ellas abandonan el colegio más”, iniciaba. Con nueve años dio con un libro de un niño con padres europeos. A partir de ese momento su objetivo era que le invitaran a casas donde hubiera libros.
“Me di cuenta que el único sitio con libros era la Iglesia Católica. Pero claro, era musulmana y mi padre imán”, reía. Sin rendirse, ella escalaba por el muro y se metía a la iglesia a leer. “Descubrí escenarios maravillosos en los libros”, reconocía. Todo esto hasta que con diecisiete años le obligaron a casarse con un “hombre poderoso” de cincuenta años. “Yo no quería, sufrí mucho”, recuerda. “Intenté suicidarme, empecé a escribir y me di cuenta de que me estaba escribiendo a mí misma, me salvó la literatura”, comentaba. Pero, como en las películas, el malo aún sigue.
“Mi ex-marido se quejó a mi padre. Le dijo que me tenía que prohibir leer. Así que hui de mi ciudad y del matrimonio”, confesaba. Esto le sirvió para desarrollarse en la profesión de escritora. Las dificultades siguieron hasta que consiguió publicar sus textos.
“Es difícil, pero es necesario. Hay muchas mujeres que no hablan en este tipo de mesas porque consideran que el problema ya está superado”, apuntaba la uruguaya Julia Ortiz. Durante el encuentro, las ponentes animaron a las mujeres a expresarse.

CLAVES

El Programa de este jueves

8.30-9.00. Bienvenida.

9.00-11.30. Libertad de editar. Testimonios de Azadeh Parsapur (Irán/Reino Unido), Mohamed El Baaly (Egipto), Tomaz Adour (Brasil) y Müge Gursoy Sokmen (Turquía).


12.00-14.00. Escribir y publicar en lenguas “minorizadas”. Participan Marie Michéle Razafintsalama (Madagascar), Dante Gonzales (Perú) y María José Gálvez.


16.00-18.00. Impacto transformaciones digitales en el sector del libro.


18.00-19.30. Encuentros profesionales cara a cara.

volver arriba

Activar Notificaciones