Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Teatro

El Lebrel Blanco abre su anecdotario

El cincuentenario de El Lebrel Blanco culmina mañana con la puesta en escena de ‘En Pamplona nunca hay nada’, un recorrido por fragmentos y canciones de los montajes más emblemáticos del grupo

Ampliar Desde la izquierda: Jose Mari Asín, Alfonso Ortiz (director de la Coral Oberena), Adrián González, Javier Urtasun, Iosune Iglesias y Karen Errea, en la sala de ensayos del Teatro Gayarre. Sentado, Ignacio Aranguren
Desde la izquierda: Jose Mari Asín, Alfonso Ortiz (director de la Coral Oberena), Adrián González, Javier Urtasun, Iosune Iglesias y Karen Errea, en la sala de ensayos del Teatro Gayarre. Sentado, Ignacio ArangurenBuxens
Actualizado el 05/04/2022 a las 20:56
Con el lema 'Reencontrarnos, reconocernos y recordar', el grupo de teatro El Lebrel Blanco pondrá este miércoles el broche de oro a las actividades que ha organizado para celebrar su 50 aniversario. Lo hará en el Teatro Gayarre con 'En Pamplona nunca hay nada', un montaje creado en forma de “anecdotario de un grupo con historia” que repasará algunos de sus espectáculos de mayor éxito.
Con texto y dirección de Ignacio Aranguren, se ofrecerá un recorrido por fragmentos y canciones del llamado “periodo dorado” de El Lebrel Blanco, que Aranguren sitúa entre los años 1972 y 1978, cuando el público llenaba el local de teatro de la calle Amaya en el que representaban sus montajes.
En 'Pamplona nunca hay nada' reunirá a más de medio centenar de personas sobre el escenario. Con José Mari Asín como maestro de ceremonias, contará con una docena de componentes de El Lebrel Blanco, una docena de jóvenes actores del grupo de teatro En la Chácena y 28 voces de la Coral Oberena.
Sobre el título de la obra, a Aranguren le bastó con rememorar una frase que él lleva escuchando desde los años 70: “Ha sido un tópico que los pamploneses siempre hemos oído. Es el tópico de los vagos y de los pedantes”, considera. Aranguren reconstruye así la típica conversación en la que se echaba mano de la famosa frase:
-Oye, ¿has visto esa obra tan bonita que han estrenado este fin de semana en el Gayarre?
-Ah, pues no me he enterado. Como en Pamplona nunca hay nada...
El montaje consistirá en una sucesión de escenas de corta duración, de entre 2 y 7 minutos cada una de ellas. Se representarán fragmentos de títulos tan emblemáticos como Navarra sola o con leche, 1789, Carlismo y música celestial o El retablo del flautista.
Alfonso Ortiz, que ejerció como músico de El Lebrel Blanco, se ha encargado de ponerle la banda sonora a En Pamplona nunca hay nada. “Por ejemplo, El retablo del flautista tiene dos temas musicales muy divertidos que evocan aquella época del tardofranquismo en la que todo eran parábolas y metáforas”, adelanta Ignacio Aranguren.
La puesta en escena contará con una docena de componentes de El Lebrel Blanco que compartirán anécdotas. “Nos hemos pegado un viaje interesante”, comenta José Mari Asín sobre los recuerdos que han revivido los miembros de El Lebrel, que empezaron a juntarse en 2019 para preparar este cincuentenario.
Adrián González y Karen Errea, dos de los jóvenes actores del grupo En la Chácena, interpretarán a dos motas de polvo que representan “esa dualidad entre el recuerdo de El Lebrel Blanco y el olvido que se produce cuando una obra finaliza y baja el telón”, explica Aranguren.
Adrián González, de 21 años, ya estaba familiarizado con El Lebrel Blanco porque su abuelo Vicente fue uno de los componentes del grupo. “Él me enseñó fotos y recortes de prensa que guarda en casa. También solía contar anécdotas, como la de los regidores, y recordaba canciones”, comenta el joven actor, que entró en el mundo del teatro con 18 años. “Cuando veía los recortes de prensa, me llamaba la atención cómo hacían el planteamiento en escena de las obras”.
Karen Errea, de 26 años, entró en el Grupo de Teatro de la UPNA y posteriormente continuó en el grupo En la Chácena, dirigido por Iosune Iglesias. “Ella nos habló de El Lebrel Blanco como un grupo amateur que hacía teatro de calidad. Nosotros, como grupo, también aspiramos a eso”, cuenta. “El Lebrel Blanco ha sido nuestro referente”, añade Iosune Iglesias.
El resto de los actores que representan las escenas de El Lebrel “también son motas de polvo, pero estarán más conectadas con la memoria”, explica la directora. Esas motas representarán a personajes tan variopintos como un revolucionario, una monja o incluso un concejal del Ayuntamiento de Pamplona.
BANDA SONORA 
Arquitecto de profesión, Alfonso Ortiz se encargó de ponerles la banda sonora a los montajes de El Lebrel Blanco, que dirigía su amigo Valentín Redín. “Él me llamaba para que hiciera muchas cosas. Un día me pidió que compusiera la música para Carlismo y música celestial”. El montaje se estrenó en 1977. “Valentín me dejó los textos de Patxi Larrainzar. Eran de una frescura tal, que yo pensé: ‘Esta música tiene que salir sola”.
Efectivamente, a Ortiz le salieron todo tipo de composiciones: “Canciones de guerra, melancólicas, una balada...”. Títulos como La copla del cacique o La balada de las libertades pisoteadas están entre la decena de canciones que creó para Carlismo y música celestial. Seis de ellas sonarán mañana. En total, la Coral Oberena interpretará diez canciones compuestas por Ortiz. Para esta ocasión, él ha adaptado algunas obras para que sean “más corales”. “Lo que no me imaginaba es que, 45 años después, estas canciones seguirían sonando”, señala Ortiz.

FICHA ARTÍSTICA

Dirección y textos: Ignacio Aranguren

Directora del grupo ‘En la Chácena’: Iosune Iglesias

Actores del grupo ‘En la Chácena’: Karen Errea Goñi, Lucía Aparici Azanza, Nahia Hualde del Moral, Laura Montes García, Irene Sánchez-Casas Salvatierra, José Hernández Herrero, Pancho Capitani Arroyo, Nicolás Garrido Murúa, Adrián González Iglesias, Carlos Ibáñez Vaquero, Mikel Martínez Aranguren y César Viguria Solano

Componentes de ‘El Lebrel Blanco’ que participan en la obra: José Mari Asín (maestro de ceremonias), Ángel Montón, Pilartxo Munárriz, Chema Celaya, Pili Sánchez, Yolanda Ibero, Manolo Almagro, Javier Baigorri, Camino Sáiz, Sagrario Sáiz, José Manuel Castells y Nacho Aranguren

Pianista: Javier Urtasun

Banda sonora: Alfonso Ortiz

El montaje cuenta con la participación de 28 voces de la Coral Oberena

​En Pamplona nunca hay nada. Este miércoles a las 20 h. en el Teatro Gayarre.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE