Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Concierto

El alma Fitipaldi doblega al Navarra Arena

Cerca de 11.500 espectadores siguen el concierto de Fito Cabrales y su banda, anticipada por la destacada actuación del grupo Morgan

Ampliar Concierto de Fito y los Fitipaldis en el Navarra Arena
Concierto de Fito y los Fitipaldis en el Navarra ArenaJESÚS GARZARON
Publicado el 23/04/2022 a las 23:46
En una gira que comenzó el 11 de marzo en Santander, Fito y Fitipaldis recalaban de nuevo en Pamplona, en volandas de la multitud. Pero dejaron el honor de ser grupo telonero a los madrileños Morgan. Con puntualidad se presentaron en el Navarra Arena en formación de sexteto con Nina de Juan a la voz y teclados, Paco López a la guitarra, Ekain Elorza a la batería, David Schulthess Chuches a los teclados, David González, al bajo (en sustitución de Alejandro Climent que tocaba con Fito) y con el “sexto hombre” Gabi Planas como hombre orquesta a la percusión, teclado, voz, guitarra y mandolina.
En un directo muy intenso pero con momentos introspectivos fueron desgranando varios temas de su último disco The river and the stone como River, Hopeless prayer, Alone -con su sonido tan en la onda progresiva de Pink Floyd- y por supuesto algunos de los que ya son sus grandes éxitos como Sargento de hierro o su súper soul-rock On and on (wake me up). Nina estaba encantada de la cantidad de público que ya estaba con ellos y comentó en varios momentos de su hora de concierto “que maravilla, que gusto de estar aquí”.
CANTAR CON FITO
A las 22.10 se proyectó un video con una animación de Fito y Fitipaldis que hacía alusión a su último disco Cada vez más cadáver. Chispazos y rayos que resucitaban a Fito y los suyos y los rehabilitaban para el rock and roll. El Navarra Arena ardía. Y si, por fin salieron a escena. Los seis en negro para lanzar el rock and roll made in Fitipaldis con ‘Una quemarropa’. Dos pantallas cuadradas flanqueaban el escenario donde se dispusieron los seis músicos bajo un enorme rótulo proyectado de Fito y Fitipaldis, logo imagen de marca.
Con Lo que sobra de mí con enorme apoyo coral de las 11.500 almas asistentes, gente muy heterogénea y de todas las edades que lo llenaban todo. Fito aprovechó ese momento para dar las gracias “por habernos esperado”. El público ya enloquecia y en esa coyuntura continuaron con más éxitos como Por la boca vive el pez y Me equivocaría otra vez.
En la pista la gente se apretaba como en los tiempos anteriores a la nueva normalidad. En esas los Fitipaldis abordaron otro de los temas del nuevo disco, el Cielo hermético que tuvo un intenso solo de guitarra de Carlos Raya. Hubo una microparada de 10 segundos con apagón incluido para que se encomendaran rock and roll en ristre con Whisky barato y su “ya no queda nada entre tu y yo, ya no queda entre los dos”. Hacía un buen rato que la marca cartel de Fito y Fitipaldis había sido sustituida en una pantalla gigantesca por colecciones de imágenes que ambientaban en tono poético a las canciones. Otras veces esa pantalla tan brutal (quizá la más grande vista en el Arena) proyectaba imágenes de la realización multicamara del concierto. Puro espectáculo. Bajando el tempo que no la intensidad continuaron con Las palabras arden, también del último disco.
Fue un pequeño espejismo porque de ahí pasaron a hacer una de esas demostraciones que siempre acostumbran de adueñarse de canciones de otros con un sonido Fitipaldi 100%. Y fue con Todo a cien (original de La Cabra Mecánica) De ahí al medio tiempo de Entre la espada y la pared una muestra del romanticismo muy Fito que a veces ha sabido transmitir a algunas canciones. A tumba abierta, bañados en rojo comenzaron a despachar otra “nueva” que era En el barro con el pulso mortífero de Coki Giménez en la batería... Ciertamente todos los Fitipaldis se mostraban perfectamente ensamblados , galones y veteranas llevados con profesionalidad y actitud mientras el Arena seguía cantando sin parar.
volver arriba

Activar Notificaciones