Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Celebración

Las escuelas de danza vuelven a tomar las calles de Pamplona

Las escuelas de danza de la asociación Haizea vuelven a tomar las calles de Pamplona para conmemorar el Día Internacional de la Danza. Más de 150 bailarines han participando con diferentes estilos de baile al aire libre y sin mascarilla

  • Natalia Siniawski
Actualizado el 30/04/2022 a las 21:26
La asociación por la Danza en Navarra Haizea ha vuelto a llenar de bailarines las calles de Pamplona en conmemoración del Día Internacional de la Danza. Después de dos años los bailarines han podido verse la sonrisa mientras bailaban en la plaza subterránea donde confluyen las calles Tajonar y Cataluña. Este sábado, con un sol que jugaba a esconderse detrás de las nubes, participaron en torno a 150 bailarines de las escuelas de danza: Iván Navarro, Ravel, Danza de Navarra, Sandra Gallardo, la compañía artística Atena, Aranxta Villanueva escuela de danza, Andrés Beraza y Diana Casas. La asociación tiene todas estas escuelas de danza con distintos estilos que durante el curso trabajan para hacer realidad este evento.
ESTILOS DE BAILE
Una iniciativa que surgió hace unos 18 años con tres o cuatro escuelas, explicaba Arantxa Villanueva, directora de la asociación Haizea. Desde la asociación querían hacer una muestra de la danza como ya existía en otras ciudades. Además, deseaban enseñar los distintos estilos que manejan aparte de la barra clásica.
En esta exhibición se ha podido ver danza clásica, flamenco, contemporáneo o baile urbano, entre otro. El evento comenzaba con la presentación por parte de la presidenta de Haizea y seguía con la lectura de un manifiesto leído en euskera y castellano. Y el Aurresku iniciaba el evento.
Iván Navarro director de su propia escuela de danza, lleva más de catorce años en el mundo del baile. Su academia lleva abierta menos de un año y es la primera vez que participa en el evento al aire libre. “El baile para mi tiene dos partes -aseguraba Navarro-, una donde me libero y puedo expresarme y otra más social”. Este evento es una forma de conectar a personas que comparten su amor por el baile. Arantxa Villanueva comentaba que son competencia, “pero cuando llegan estas fechas la complicidad y el compañerismo entre profesores y directores va más allá porque se están creando vínculos entre los estudiantes muy fuertes”.
EXPRESAR CON EL ROSTRO
Sonaba un remix con canciones de Rihanna y los bailarines de la escuela de danza Ravel salían a bailar. Miranda León y Joanne Wizner tienen 15 y 16 años y llevan unos años bailando juntas en la escuela Ravel. Para ambas es su segundo festival y comentaban estar nerviosas pero contentas de poder bailar y enseñarle a su familia lo aprendido este año. Las dos estaban de acuerdo que este año no tener que llevar la mascarilla para bailar es más cómodo y les deja respirar mejor mientras bailan.
Igual que ellas opinaban Elisa Azqueta, Alba Sánchez, Nora Lumbreras, June Rivera, Paula Becerril, Leire Oscoidi, Gemma Cruciero, Lucía Valdran y Alba Sanz de la escuela de danza Sandra Gallardo. Ellas llevan desde pequeñas en la escuela que les enseña a bailar flamenco. Todas afirmaban que poder bailar sin mascarilla hace que se expresen mejor, les gusta verse las caras. Con nervios todas esperaban su turno y cuando empezaron a bailar su taconeo hizo callar al público que con admiración miraba cómo bailan flamenco.
Los bailarines con sus palmas, piruetas y saltos lograron cautivar al público. Haitz San Miguel no era la primera vez que venía al evento y había venido a ver a su hermano que bailaba con la compañía artística Atena. Estaba con Marta Ciapetti que venía por primera vez. Ambos opinaban que es una iniciativa muy bonita y muy interesante. A Unai Pascual, otro espectador, también le gusta mucho que se haga “buena cultura en las calles”. Él ha venido para que su hija pueda ver el acto y se anime a participar en la siguiente.
volver arriba

Activar Notificaciones