Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arte

Javier Santurtún se rodea de ‘Buena gente’ en la Puerta Gótica

El artista vizcaíno trae a este espacio expositivo, del que fue promotor, 19 esculturas en madera reciclada en las que aborda la figura humana

Ampliar El artista barakaldar Javier Santurtún posa con varias obras de la exposición ‘Buena gente’ en la sala de La Puerta Gótica
El artista barakaldar Javier Santurtún posa con varias obras de la exposición ‘Buena gente’ en la sala de La Puerta GóticaCordovilla
Publicado el 02/05/2022 a las 06:00
Ocho años después de su primera exposición en La Puerta Gótica, con motivo de la inauguración de este espacio cultural del que el artista es uno de sus principales promotores, Javier Santurtún (Barakaldo, 1956) vuelve a Pamplona con la muestra Buena gente, una colección de 19 esculturas en madera reciclada en las que aborda la figura humana. “Llevaba 25 años dedicado al arte abstracto, el pop o el paisaje industrial y tenía que buscar otra vez la motivación”, señala este veterano creador, que acaba de cumplir los 65 años y, aunque se encuentra “técnicamente jubilado”, admite que “quiere seguir disfrutando e ir a más con más bagage”.
“Uno a veces quiere moverse en la zona que no domina. Meterse en berenjenales y chaladuras siempre rejuvenece. Si no sale, no sale, no me preocupa, porque a estas alturas el prestigio no creo que lo vaya a perder, así que intento aprender haciendo lo que no sé”, añade.
Para Santurtún, las “maderas rotas” empleadas en las figuras de esta exposición simbolizan “nuestra fragilidad como personas, pero también nuestra capacidad para arreglarnos aunque nos hayamos roto”. “Igual que estos restos de maderas, las personas podemos reconstruirnos. Es una de las grandes enseñanzas que nos ha dejado la pandemia, la revalorización de las personas”, afirma.
El artista vizcaíno reconoce que su paso a la escultura ha sucedido de una forma “muy natural”. Aunque se inició en la pintura a finales de los años 90, enseguida empezó a incorporar materiales pegados al lienzo para crear volúmenes y sombras, así que casi puede considerarse que ha cultivado “pintura y escultura simultáneamente”. “No encuentro gran diferencia entre ambas; además, las fronteras entre las disciplinas artísticas están cada vez más difusas”. “Hago ensamblajes, colages, sin ningún tipo de discurso ni moral. Tampoco creo que haya que ponerse a adoctrinar”, admite riendo.
Para Santurtún, “los materiales nuevos no aportan ninguna sorpresa”; por eso, las 19 figuras humanas que componen este conjunto de “buena gente” están elaboradas con materiales viejos almacenados en su estudio. “En ellos encuentro las heridas, las limitaciones, la poética y la belleza... Decido darles una nueva vida, pitntándolos o no, reconstruyéndolos como nos reconstruimos las personas. Vivo en una permanente incertidumbre, porque no tengo ni idea de lo que aparecerá. Quizás un icono, un dios ancestral, un personaje primitivo y rotundo”, dice.
LOS TÍTULOS COMO "JUEGOS"
Si algo llama la atención en esta muestra, que hace la número 41 y cierra el ciclo de exposiciones delcurso 2021-22 en el Colegio Mayor Belagua, son los títulos de las obras. “Adán ensimismado, La maja erguida, Caín y Abel con su madre, La muchacha del brazo escayolado o El discóbolo en su rotonda son juegos, pruebas, que intentan despertar la imaginación del espectador, dando diversión y gracia a las piezas”, explica Santurtún.
En palabras de Nacho Perlado, director cultural de Belagua, “esa sencillez e ironía de los títulos buscan ‘pinchar’ al espectador y conducirle a la reflexión”. “Aunque parezcan obvios, de obvios no tienen nada; porque el autor los piensa con detenimiento, con mimo, tras darle vueltas y revueltas; y hacen que las obras se manifiesten con más asombro y den sentido a los tacos y pedazos de madera por la aportación conceptual del artista”.
Mamá Zawadi; la Mujer de Modigliani, Pequeña vieja verde, Torero color albero, La chica de la cruz roja, Las tres gracias o Varón rojo completan esta serie de personajes que han invadido últimamente el estudio de Santurtún. “Para llegar al atrevimiento de jugar hace falta mucho poso -reconoce el artista, que en los últimos años ha recuperado para el arte espacios no convencionales -. La trayectoria te libera de muchas cosas y te ayuda a quitarte importancia. “Esto es solo un prólogo”, confiesa. “No sé donde estaré de aquí a un año”.
+ ‘Buena gente’ de Javier Santurtún. La Puerta Gótica, hasta el 5 de junio. L-V: 10-14h, 16-21h; S: 10-14h; Entrada libre.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE