Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Conversaciones literarias

La ‘Ñamérica’ de Martín Caparrós, una región más allá de los clichés

El periodista y escritor argentino desgranó este martes su último libro, mezcla de crónica de viajes y ensayo, en las ‘Conversaciones literarias’ de la Biblioteca de Navarra

Ampliar Roberto Valencia (izda), coordinador y presentador del ciclo, interpela a un Caparrós “incisivo, perspicaz y profundo” con sentido del humor.
Roberto Valencia (izda), coordinador y presentador del ciclo, interpela a un Caparrós “incisivo, perspicaz y profundo” con sentido del humorJesus Caso
Actualizado el 04/05/2022 a las 12:05
La sala de Proyecciones de la Biblioteca de Navarra se llenó ayer de público para recibir al periodista y escritor Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957), “uno de los grandes cronistas, columnistas en medios españoles y también novelistas” de la actualidad. Así lo presentó el coordinador del ciclo Conversaciones literarias, que se retomó ayer tras la pandemia con este “pensador incisivo, perspicaz y profundo”, en palabras de Roberto Valencia, al que invitó para desgranar 'Ñamérica' (2021), una obra a medio camino entre la crónica de viajes y el ensayo, que “repiensa una región del mundo a la que nos acercamos a menudo con clichés e ideas preconcebidas”.
Caparrós inició la charla recordando cómo una invitación a participar en una mesa redonda en El Salvador sobre América Latina fue el desencadenante de este trabajo. Al principio pensaba que para describirla echaría mano de eslóganes y lugares comunes (“un continente selvático y joven, marcado por una cruel historia de colonización, dictaduras y guerrrillas”), pero luego le dio vergüenza y creyó que merecería la pena mirar de nuevo lo que sabía de una región con 400 millones de habitantes.
“La última cristalización que teníamos del continente -explicó-era la obra de Eduardo Galeano de 1971, 'Las venas de América Latina', cuando más del 50% de la población era rural”. “Ahora, América Latina es la región con mayor población urbana del mundo (el 80%), una muestra de cómo nuestras ideas determinaban unas realidades que ya no existían”.
Cuando empezó a trabajar sobre el libro -prosiguió Caparrós-enseguida se dio cuenta de que la situación de los países hispanohablantes era muy distinta en todos los aspectos a la de Brasil, y “puesto que Hispanoamérica es una palabra que solo se dice en convenciones en las que te pagan para ello -remarcó con un toque de humor-, el uso de la ‘ñ’ sería determinante para designar una región que aglutina a 20 países que hablan un mismo idioma. “Algo que no sucede en otros lugares del mundo sino más bien todo lo contrario. India, por ejemplo, es un único país donde se hablan 20 lenguas distintas”, indicó.
Caparrós contó también que en 'Ñamérica' mezcla la crónica y el ensayo, algo que lleva haciendo ya desde hace varios años. “El ensayo se vuelve árido si desdeña el relato, y la crónica se vuelve inocua por desdeñar el análisis”, destacó y lo ejemplificó con su obra 'El hambre' (de 2015), por la que logró, entre otros, el Premio Internacional de Ensayo Caballero Bonald .
“No existe el hambre, como tal, sino personas que no comen lo suficiente y mecanismos que hacen que mucha gente no pueda acceder a la comida”, denunció. “Contar la historia de las personas es el modo de no caer en la ‘pornografía de la miseria’, que consiste en angustiarse sobre un problema y olvidarlo en los diez minutos siguientes. Hay que contar y pensar al mismo tiempo, dos actividades que a menudo están separadas”.
Las cinco grandes migraciones de América Latina fue otro de los principales asuntos abordados y sobre el que quiso aclarar algunas cuestiones de la conquista de los españoles en el s. XVI. “Es verdad que una banda de desarrapados andaluces y extremeños mataron a millones y millones de personas: muchas, involuntariamente, debido a la transmisión de enfermedades; y otras voluntariamente, masacrándolas o haciéndolas trabajar hasta la muerte”, señaló. Sin embargo, no es menos cierto -continuó- que eso fue posible “porque el ‘paraíso precolombino’ del que habla López Obrador nunca existió (el imperio azteca fue extramadamente cruel con su pueblo)” y además, nuestros países llevan ya más 200 años gobernándose a sí mismos, por lo que podemos hablar de nuestra responsabilidad”.
Sobre las grandes desigualdades, Caparrós señaló que “Latinoamérica es desigual, porque puede”. “En el sentido más banal, lleva siglos de entrenamiento para que no parezca algo malo o molesto; pero además tiene que ver con nuestra forma de producción. Como la economía solo se basa en la extracción y exportación de materias primas, los ricos no necesitan a los pobres ni como mano de obra barata ni como consumidores”, concluyó. “Sólo hace falta un Estado ‘contenedor’, totalmente desacreditado, en el que los impuestos se empleen para contener a los ñamericanos con dos mecanismos: las dádivas o la represión”.
Respecto a la cultura (en la que señaló al reguetón, los culebrones y el fútbol), el escritor destacó “la escasa interrelación entre las expresiones culturales de los distintos países”, su “eurocentrismo” y calificó el ‘boom latinoamericano’ de “glorioso malentendido”.
Cuestionado por cuáles son los rasgos comunes de la región, el autor argentino reconoció que “aunque la mayoría son negativos, hay uno favorable que permite no quedarse en el llanto: una forma un poco idiota de esperanza”. “La mayor parte de los ñamericanos siguen intentándolo, aunque sea de modo equivocado -dijo-; mientras que muchos lugares del mundo ya ni lo intentan”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE