Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Libros

José Antonio Perales: "Hemos dado la espalda a nuestros ríos olvidando nuestras raíces culturales"

El periodista y antropólogo acaba de publicar el libro ‘Vivir del río. Oficios del agua en la Ribera de Navarra’, donde ofrece un conocimiento preciso de las tradiciones fluviales de la mitad sur de la Comunidad y reivindica su valor patrimonial

Ampliar go José Antonio Perales Díaz posa para esta entrevista a orillas del río Arga, a su paso por Pamplona.
José Antonio Perales Díaz posa para esta entrevista a orillas del río Arga, a su paso por Pamplonae. buxens
Publicado el 30/05/2022 a las 06:00
José Antonio Perales Díaz (Marcilla, 1958) nació en la Ribera de Navarra y cuenta que “siempre le gustó hablar con la gente y oír sus relatos”. A partir de 2003 comenzó a recoger algunos de ellos y a publicarlos en 'Diario de Navarra', donde encontró un espacio semanal para “dar voz a las personas que guardaban memoria de formas de vida ya desaparecidas o a punto de desaparecer”: pescadores, barqueros, molineros, zahoríes... En 2017 decidió reunir aquellos trabajos y utilizarlos como punto de partida para realizar una etnografía sobre las tradiciones fluviales de la Ribera y, gracias a la concesión en 2018 del Premio Extraordinario de Investigación de la UNED de Tudela, completó su estudio, que ahora ve la luz en forma de libro: 'Vivir del río. Oficios del agua en la Ribera de Navarra' (Prames, 2021). Este viernes lo presentó en el Condestable de Pamplona.
¿Qué aporta su obra desde el punto de vista etnográfico?
Se ha hablado mucho de los ríos, pero desde un punto de vista naturalístico y de diversidad ambiental, es decir, como contenedores naturales habitados por distinas especies... Sin embargo, se ha tratado poco sobre las tradiciones fluviales de Navarra, un tema sugerente e interesante porque aborda el río desde un punto de vista mucho más amplio, no solo natural sino también cultural, filosófico, literario, etc. Desde un punto de vista holístico.
¿A qué se refiere exactamente?
Al modo en que los seres humanos se han relacionado con su entorno... Por ejemplo, desde el punto de vista histórico, el Ebro ha sido la frontera entre Navarra y Castilla durante siglos y un foco de contrabando tremendo hasta 1841, cuando las aduanas se trasladaron del Ebro al Pirineo... Los cauces del Arga, Ega y Aragón, además de rutas de comunicación y comercio, han sido también rutas de penetración militar (lo que se refleja en que los caminos fluviales estaban controlados por fortalezas militares...) Como decía el filósofo francés Gaston Bachelard, ‘los ríos son al mismo tiempo guardianes y traidores de los lugares’, porque tienen un caracter local, pero también traslocal; pertenecen a un lugar, pero también nos invitan a conocer otros vecinos ... También, desde el punto de vista antropológico, el río da lugar a diferentes oficios que en este libro están relatados por sus protagonistas o sus familiares. Por último, no podemos olvidar que la palabra del agua y la palabra humana están íntimamente relacionadas y que los ríos son, sin duda, muy fotogénicos.
¿Qué labores de actualización ha realizado para el libro en relación con los artículos periodísticos que ya publicó en ‘Diario de Navarra’?
He hecho una labor de selección de todo lo publicado; he añadido oficios que me faltaban (lavanderas, harineros o molineros y arroceros); también he tenido que contactar con las familias de los otros protagonistas para actualizar sus datos (varios de ellos ya habían fallecido); he recorrido los ayuntamientos para buscar más información y he hecho búsquedas sistemáticas de fotografías en el Archivo General de Navarra.
‘Vivir del río. Oficios del agua en la Ribera de Navarra’, de José Antonio Perales (Prames, 2021) cedido
¿Qué personajes destacaría?
Todos; pero entre los últimos descubrimientos están los de Rocío Resano Gurrea, una mujer de 98 años de Lodosa a la que entrevisté en verano de 2021 y que todavía guardaba su cajón de lavandera; Ángel Esparza Remírez, descendiente de los fundadores del molino y la harinera también de Lodosa; o José María Sanz, de los arroceros de Arguedas, un oficio reciente que comenzó a mediados de los años 80 y que es un ejemplo de desarrollo económico y de transformación del paisaje añadiéndole riqueza y singularidad.
¿Por qué ha centrado su libro en la cultural fluvial de la Ribera?
En la Ribera los ríos son más anchos y han tenido más oficios representados. Es verdad que en el norte de Navarra están los almadieros, molineros y barranqueadores... pero hay mucha gente que cree que los pueblos de la Ribera son feos y que no tienen ninguna identidad, y eso no es cierto. Pretendo romper una lanza a favor de estas tradiciones fluviales y recuperar para el imaginario colectivo la vinculación social con el río; quizás así podríamos fomentar un turismo de calidad en la zona con una base cultural fuerte.
¿Es usted un nostálgico?
No, en absoluto. El libro no es un mero ejercicio de nostalgia, sino un homenaje a aquella forma de vida, que busca hacernos reflexionar sobre la relación que tenían nuestros antepasados con el río y la que tenemos nosotros ahora. Hemos dado la espalda a nuestros ríos y hemos olvidado nuestras raíces culturales.
¿Cree que se podrían recuperar algunas de esas vinculaciones?
¿Por qué no? Por supuesto que el desarrollo económico y social ha hecho desaparecer formas de vida que no tendrían ninguna vigencia actualmente, pero sí hay ejemplos de otras ciudades españolas o europeas que han recuperado para el ocio y la cultura algunas actividades de este tipo. Estoy pensando en las fiestas populares a orillas del río, los paseos en barca (en el parque del retiro de Madrid), los baños fluviales (Viena, en el Danubio), los museos (como el de Tortosa) o los monumentos conmemorativos (como el de las aguadoras de Salzburgo...) No deberíamos despreciar nuestra historia.
barqueros. Barca del Ebro en Mendavia, en 1925.	josé galle gallego/ fototeca de navarra/ archivo general de navarra, 1925
BARQUEROS. Barca del Ebro en Mendavia, en 1925josé galle gallego/ fototeca de navarra/ archivo general de navarra, 1925
¿Por qué nuestras ciudades crecieron de espaldas a los ríos?
Por un conjunto de factores que propiciaron el cambio de mentalidad, pero sobre todo porque Navarra pasó de ser una sociedad fundamentalmente agraria a una sociedad industrial y luego postindustrial. Los ríos no van a volver a cumplir sus funciones antiguas, pero sí pueden tener su lugar en nuestro imaginario colectivo. Igual es mejor que identificarnos con Haloween...
Es lo que tiene la globalización...
No podemos olvidar lo peculiar que tiene esta tierra. Con la globalización estamos desidentificándonos y creo que debemos resistirnos a las tendencias unificadoras de la globalización.
Pero sí hemos recuperado los ríos como parques fluviales dentro de la ciudad...
Sí, y eso muy está bien, pero es a lo que me refería con una visión meramente naturalística y romántica: ríos virginales, cuyo uso se prohíbe a los habitantes del lugar.
lavanderas. Tres lavanderas con su barreños de cinc en el Ferial de Lodosa, en 1946. De izda. a dcha: María Luisa Molina (1926), Araceli Remírez (1928-2013) y María Sancho.	autor desconocido/ ayuntamiento de lodosa
LAVANDERAS. Tres lavanderas con su barreños de cinc en el Ferial de Lodosa, en 1946. De izda. a dcha: María Luisa Molina (1926), Araceli Remírez (1928-2013) y María Sancho autor desconocido/ ayuntamiento de lodosa
¿Quiere decir que estaría a favor de recuperar, por ejemplo, la presa del río Arga en la Rochapea, que reinvindica desde hace tiempo el Club de Remo de Navarra?
Existe un uso histórico de los ríos que es perfectamente legítimo, pero antes de tomar una decisión habría que conocer los conflictos de intereses y las motivaciones políticas de las distintas posturas. No tengo recetas para casos concretos, pero sí creo que habría que estudiarlos desde todas las perspectivas. Eso es la ‘antropología aplicada’, la que busca soluciones posibles a problemas concretos.
¿No le daría miedo que determinados usos perjudicaran de algún modo a los ríos?
Navarra es variadísima y posee una riqueza enorme. No se trata de poner de moda unos cuantos lugares y masificarlos, sino de tener un conocimiento preciso de lo que hay y de cuidarlo, como podemos hacer con la selva de Irati, el nacedero del Urederra o las Bardenas. Nuestros ríos tienen mucho valor, pero la gente no los valora. Hay que sacar del armario y darle lustre a este imaginario colectivo.

DNI
José Antonio Perales Díaz (9/1/1958) nació y vivió en Marcilla hasta los 18 años, cuando se trasladó a Pamplona para licenciarse en Ciencias de la Información por la UN (1984). Más tarde, se doctoró en Antropología social y cultural por la Universidad Autónoma de Madrid y, durante sus años de residencia en la capital, colaboró con revistas como El País Semanal, GEO o Cambio 16. Al volver a Pamplona se convirtió en colaborador habitual de Diario de Navarra, desde 2003 y, desde 2007 es profesor tutor de la UNED de Tudela y profesor asociado de la UPNA desde 2008. Además de su último libro, ha escrito Rituales festivos transfronterizos en el Pirineo occidental (Fundación Barandiarán, 2021) y Fronteras y contrabando en el Pirineo occidental (Gobierno de Navarra, 2004). Está casado con Teresa Laparra Navarro desde 1998 y tiene una hija, Mariana, de 22 años.

pontoneros. José Lamana Esteban, veterano pescador y de alias ‘Patolea’ (1926-2012), haciendo labores de pontonero. En la imagen, recoge con su barca a unos niños de Tudela durante una riada en 1959. 	peinado y mazo/ archivo diario de navara
PONTONEROS. José Lamana Esteban, veterano pescador y de alias ‘Patolea’ (1926-2012), haciendo labores de pontonero. En la imagen, recoge con su barca a unos niños de Tudela durante una riada en 1959peinado y mazo/ archivo diario de navarRa
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE