Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Literatura

La historia de Navarra, un filón literario a explotar

La carpa de la Plaza del Castillo fue el lugar elegido para hablar sobre la historia de la Comunidad foral como inspiración para los autores de novelas

Ampliar Desde la izda.: Josean Beloki, Mikel Zuza, Aitor Iragi y Txaro Begué
Desde la izda.: Josean Beloki, Mikel Zuza, Aitor Iragi y Txaro Beguégoñi
Publicado el 02/06/2022 a las 06:00
Se tiende a mirar a lo exótico, a lo anglosajón, a lo que vende. Pasa con muchas cosas, pero en el panorama literario, ese que ha nutrido en tantas ocasiones a las plataformas audiovisuales, pasa con mucha frecuencia. “Si la fuga de Ezkaba hubiera pasado en una ciudad americana tendríamos tres series de Netflix, una película, no sé cuántos libros y el monte sería un parque temático pagando entrada”, indicaba el escritor pamplonés Aitor Iragi, comparando el hecho local con la fuga de Alcatraz. De la primera se fugaron 795, de la segunda tres.
“Ya lo creo que da que sí la historia de Navarra, yo creo que a veces nos falta un poco de autoestima como navarros el hecho de mirar con ojos lo que fuimos”, manifestaba el autor Josean Beloki durante la mesa redonda organizada en el marco de la Feria del Libro de Navarra para tratar el tema de La historia de Navarra como inspiración. En la actividad también participaron la escritora Txaro Begué y el historiador, novelista y ensayista Mikel Zuza.
Josean Beloki, Mikel Zuza, Aitor Iragi y Txaro Begué
Josean Beloki, Mikel Zuza, Aitor Iragi y Txaro Beguégoñi
“Hay elementos en la historia de Navarra como para que Juego de Tronos palidezca”, afirmó rotundamente Beloki explicando que George R. R. Martin, autor de la novela británica, se inspiró en la Guerra de las Dos Rosas. Según Beloki, el periodo de la historia navarra con potencial serían entre los cuarenta y los ochenta años previos a la conquista de 1512. “Ocurren tantísimas cosas en esa época que da desde luego para un gran relato, falta mucha documentación perdida, pero sí que hay hechos que se pueden analizar con su época”, añadió.
Los autores coincidieron en la idea de Navarra como filón para generar historias, pero Txaro Begué quiso apuntar que el potencial de la historia navarra tampoco tiene por qué diferenciarse demasiado de la de otros lugares. Begué se presentó como una “novelista que lo que más le interesa de Navarra son las personas que la hacen posible”. “Los personajes anónimos, las mujeres, los hombres, los niños... principalmente me centro en la cotidianidad, cómo viven esas personas en un momento histórico determinado”, comentaba la autora de Dominique o Nada es diferente después de todo. Además, la autora nacida en Pamplona pero criada en Valcarlos, escenario pirenaico con el estraperlo muy presente que ha inspirado algunos de sus proyectos, adelantó que ya trabaja en otra obra situada entre la Guerra Civil y la Transición. Todo ello en territorio navarro, por supuesto.
Para Zuza, historiador con experiencia en todo lo que rodea a monarcas, batallas y formas de vida en el Reino de Navarra, apoyó la idea de la historia local como “filón a explotar”. “En los últimos años sí que hemos salido más autores que hablan sobre esto, pero antes solo estaban las de Iturralde y Suit y las de Arturo Campión”, recordó. “A mí me gusta más leer que escribir, pero me dije a mí mismo: voy a escribir un montón de leyendas nuevas”, reconoció ante la falta de material literario sobre el tema. “En algunas ocasiones he tenido el gusto de acudir a algún lugar y escuchar repetida la historia que me había inventado yo, me ha pasado dos veces, me sorprendió, pero me dejó contento”, reía.
Además, el historiador insistió en la idea de que en Navarra “hay personajes en nuestra historia que dejan cortísima cualquier saga literaria que nos podamos imaginar”. Los nombres con los que quiso corroborar esa afirmación fueron el Príncipe de Viana y Carlos II El Malo. “Malo para los franceses”, apuntó. “El Príncipe de Viana me parecía el personaje más importante, pero después de escribir En recta línea (lo presentará el domingo a las 13.00 horas en la Feria) me parece que es Carlos II”, admitió sobre una figura dinástica que en Pamplona no tiene “ni una calle”. La actividad trató otros asuntos como la forma de documentarse de los autores o la línea entre la realidad y la ficción.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE