Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Festival 'Lo Que Viene'

Eva Ugarte y Malena Alterio: “Nos fiamos más de conocer a la gente cara a cara, somos más clásicas”

Las dos artistas han coincidido en ‘Mamá no enRedes’, un filme de Daniela Féjerman presentado este viernes en el festival 'Lo Que Viene' de la Ribera que cuenta la historia de una madre que tras un divorcio inesperado recurre a una red social de citas para conocer nuevos hombres

Ampliar Eva Ugarte, de negro, llegó a Tudela junto al resto del elenco de la nueva película. Malena Alterio, con pantalones rojos, es la protagonista
Eva Ugarte, de negro, llegó a Tudela junto al resto del elenco de la nueva película. Malena Alterio, con pantalones rojos, es la protagonistaBlanca Aldanondo
Publicado el 04/06/2022 a las 06:00
Estas actrices tienen en común algo más que el hecho de compartir escena en la película 'Mamá no enRedes'. Una, Malena Alterio, nació en Buenos Aires y la otra, Eva Ugarte, llegó al mundo en Madrid. Hasta aquí todo diferente, pero la unión llega cuando analizas sus apellidos. Alterio se apellida de segundo Bacaicoa y la madrileña, como ya se ha dicho, Ugarte. Ellas conocen su ligazón con Navarra. Es justo en este territorio foral donde han grabado gran parte del último filme. Baztan y Pamplona fueron los espacios elegidos para ello. Les faltaba pisar suelo ribero y esto lo han logrado participando en el festival 'Lo Que Viene celebrado' en Tudela, Corella y Cascante. Fue este viernes con motivo de la presentación del último trabajo de Daniela Féjerman. Un proyecto cómico en el que trabajan actores de diferentes generaciones como Antonio Pagudo o Sofía Oria. La protagonista, Clara (Alterio) es una madre divorciada que se instala una red social para ligar y conocer nuevos hombres. Ugarte encarna a Raquel, otra mujer que recurre al mismo método.
¿Han investigado sobre sus apellidos? Son muy comunes aquí.
Malena Alterio (M.A.): ¡Sí, es verdad! Mi familia paterna es italiana, pero la materna viene de Navarra. La última vez que rodé aquí fui a visitar Bakaiku, un pueblo precioso. Me gustan mis raíces.
Eva Ugarte (E.U.): Tengo muchos amigos y familia cerca, en Alfaro (La Rioja).
El rodaje entre Baztan y Pamplona, ¿buenos sitios?
M.A.: Hay una escena que es una postal perfecta de la zona de Baztan. Ha quedado perfecto el trabajo del director de fotografía.
E.U.: Son zonas que le van mucho a la película. Son muy luminosas, muy bonitas. Es el maquillaje de la película.
Las redes sociales para ligar están muy presentes en la película. Hablan de Tilink, ¿tienen o tendrían en la vida real?
M.A.: Mira, yo lo he barajado en algunos momentos y no lo he hecho. Como soy medio conocida me da apuro y reconozco que me da como pena. O sea, me da pena descartar a una persona por una foto.
E.U.: No. Soy como más romántica, más tradicional. Me da un poco de miedo solo conocer por una foto y unas características. Siento que sería muy torpe. Me fío más del cara a cara.
M.A.: Yo también, somos más clásicas.
En sus papeles demuestran justo lo contrario. Casi ‘adictas’ a esta red, ¿qué tienen en común los personajes con sus vidas privadas?
M.A.: Me encanta que Clara sea una mujer muy libre. Rompe con mandatos que se presuponen. Pasa de una vida convencional con maridos e hijos a replantearse la posibilidad de conocer gente tras una separación que no esperaba. Yo soy más conservadora (ríe). No podría aguantar a tres hombres, aguantar a uno ya es difícil...
E.U.: Mi personaje tiene una transformación muy rápida. Para mí es como un cambio de roles femeninos y masculinos. A veces me gusta también cambiarlo todo, como a ella. De repente transformarme y tomar otras decisiones cambiando las creencias.
¿Qué tal está siendo el año a nivel profesional?
M.A.: Fantástico, la verdad que muy bien. Se me han acumulado tres estrenos de golpe. Dos películas (Espejo espejo y La Toscana) y una cosita de teatro que se realiza todos los miércoles de junio en el Teatro del Barrio en Madrid. Este año, laboralmente, me doy con un canto en los dientes.
E.U.: Yo iré a la función, Malena. Ahora podré. Estoy muy contenta este año. Vengo de estrenar Juego de llaves en abril, ahora Mamá no enRedes y, en agosto, Por los pelos.
Algo que admiro de los actores es la capacidad para memorizar tantos guiones, ¿es difícil?
M.A.: Es como una gimnasia. Para mí lo más complicado no es memorizar sino encarnar a varios personajes, darles continuidad y coherencia.
E.U.: Es lo que dice ella, la memoria se ejercita. Lo llevamos haciendo tiempo. Lo que cuesta es encarnarlos, darles vida.
Es una profesión complicada, ¿qué le dirían a una joven actriz?
E.U.: Sigue, sigue, sigue, sigue y sigue tu instinto, tu intuición. Es algo que hacemos mucho los actores. De manera intuitiva llegamos a comprender, empatizar e interpretar otras cosas. También hacer caso siempre a la madre.
M.A.: (Ríe) Me encanta. Las madres son sabias, no se equivocan.
¿Han tenido momentos de tirar la toalla?
E.U.: Yo quizá en algunos momentos. Digamos que al empezar. Pasaron unos ocho o diez años hasta sentir algo estable. Igual que ahora estamos en un año estupendo, hay veces que no. Si no lo he sentido tanto es por la vocación que tengo, el amor y la pasión a este oficio. A mi alrededor sí que ha pasado.
M.A.: ¿Sabes qué pasa? Se me ha dado de una forma muy natural. Hice la escuela de Cristina Rota, luego no sabía si dedicarme a esto, de repente surgió una cosa de cine, me nominaron a unos Goya como actriz revelación y apareció Aquí no hay quien viva.
¿Cómo fueron esos años?
M.A: Pasé de ser anónima a súper megaultra conocida, como los Rolling ahora, igual (ríe). De repente formé parte de la memoria colectiva de todo un país y y eso me abrió puertas a otras cosas. He ido trabajando en el cine, en la tele, en el teatro y se me ha ido dando bien. O sea, que no he tenido una sensación de tirar la toalla.
¿Y en qué fase está ahora?
M.A.: Estoy en un momento que necesito nutrirme. Me siento como, no vieja, no gastada, pero como que hay algo de la energía del principio que se va y no te digo que vaya a dejar la profesión, porque la amo con locura y con eso pago la luz, el agua, el teléfono, el gas...
¿A qué se refiere?
M.A.: Tengo que trabajar la ilusión, reinventarme, redescubrirme, reilusionarme. Ese es el trabajito en el que me me hallo ahora.
¿Qué les ha aportado esta película?
M.A: Cada proyecto lo afronto con ilusión y con ganas de que sea estupendo. Esta peli es muy luminosa, tiene mucha esperanza. Lo que le pasa a Clara es fantástico. Tiene una vida muy rehecha, muy vivida y, de repente, se abren otras puertas y aparece otra forma de vivir divertida y nada desdeñable.
E.U: De las cosas que más me gustan de la profesión es que cuando entras a una película sales distinta a como entras. Siempre. El elenco ha hecho un gran equipo. Yo llegaba al rodaje en un momento un poco cansada, pero el buen rollo generó una energía muy bonita.
Cuando les dan un papel, ¿tienen libertad para aportar su toque o es como dice el director y guionista?
M.A.: En este caso hemos tenido mucha libertad. Daniela ha confiado mucho en nuestras intuiciones. Ha escuchado mucho. Hay otros trabajos que no, hay directores que lo quieren de una manera y tiene que ser así. A mí me gusta que sea un trabajo de ida y vuelta.
E.U.: Ha sido un trabajo muy flexible. Si veía que su texto no funcionaba, lo transformaba sin problema. No nos hemos sentido meros operarios, hemos cocreado.
¿Hay directores muy exigentes?
M.A.: Algunos marcan hasta el tiempo de respuesta, la cadencia de una frase...
E.U.: Es una profesión absolutamente piramidal, la dirección y la creación marcan mucho la cadencia energética que va a tener el rodaje.
¿En qué parte de la pirámide creen que están?
E.U.: Yo creo que en el centro con los de arriba.
M.A.: Tirando para arriba porque somos los que ponemos la cara. De todos modos, depende de cada proyecto. He estado en proyectos donde la peluquera era la que tomaba las decisiones. Todo giraba en torno a las pelucas, era una peluquera inglesa.
Tienen mucho rodaje, ¿cómo es el tiempo libre de un actor?
M.A.: Va por épocas. Ahora, por ejemplo, he terminado el rodaje de abril y estoy más tranquila. Hasta ahora, que he retomado el teatro y estoy de vendedora de películas.
E.U.: Llevo, afortunadamente, una racha empalmando proyectos. Es necesario descargarte de uno para cargarse de otro, nutrirse. Yo aprovecho mucho las semanas libres para eso.
¿Qué suelen hacer?
M.A.: Trato de disfrutarlo, doy paseos, veo a la familia. Hago una vida bastante común y silvestre, nada de grandes cosas.
E.U.: Te haces todos los checks de los médicos, dentista, ginecólogo… Eso en tu tiempo libre, sí o sí (ríe). También disfruto mucho con la familia y hago cosas muy cotidianas como cocinar.
¿Van mucho al cine o desconectan por completo?
M.A.: Un poco por épocas. Voy mucho al teatro.
E.U.: Procuro ir una vez cada quince días por lo menos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE