Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
Libros

Javier Sarasola: "Para mí, la vida sin naturaleza no tiene sentido"

El escritor navarro ha publicado su tercer libro, ‘El corazón de la selva’, enfocado a un público infantil y juvenil, aunque el autor cree que también puede cautivar a lectores adultos

Ampliar Javier Sarasola durante la presentación de su tercer libro, ‘El corazón de la selva’, en el Nuevo Casino de Pamplona.
Javier Sarasola durante la presentación de su tercer libro, ‘El corazón de la selva’, en el Nuevo Casino de PamplonaMaría Rosario Ruiz
  • Javier Estévez
Actualizado el 02/07/2022 a las 16:19
Guionista, editor, profesor y escritor. Javier Sarasola Ruiz (Pamplona, 1980) se considera una persona polifacética, con presencia en muchos campos, pero con una firme vocación por las humanidades, esas que él considera esenciales para un buen funcionamiento de la sociedad. Tras publicar 'El tren de las cosas perdidas' y 'El secreto del libro perdido', el autor sigue desarrollando su carrera literaria con 'El corazón de la selva', un libro que transporta al lector a lo más profundo de la selva amazónica, donde las comunidades indígenas llevan siglos desarrollando una cultura que Sarasola ha querido trasladar a los lectores.
¿A raíz de qué reflexiones surgió la idea de escribir 'El corazón de la selva'?
La idea de escribir sobre la selva apareció hace mucho tiempo. Estuve viviendo casi diez años en Sudamérica y me quedé impresionado con la riqueza humana, cultural y de naturaleza que tiene la zona de la Amazonía, la cual visité en cuanto llegué a Ecuador.
El libro se desarrolla en el Amazonas y se describen con mucho detalle algunas de las costumbres de los habitantes de esa zona. ¿Qué experiencias le ayudaron a la hora de construir la trama del libro?
Coincidió que tuve un alumno, llamado Apolo, que era de la comunidad indígena Achuar. Yo era profesor de universidad y me llamó la atención porque es muy raro que alguien de la Amazonía pueda llegar a niveles educativos tan elevados, se tienen que dar circunstancias muy excepcionales. Apolo me contó historias que le había transmitido su abuela y que me impresionaron. Además, en algunos de mis viajes a la Amazonía conocí chamanes y otras personas que tienen un vínculo con la naturaleza del que nosotros carecemos. También me impactó mucho que las autoridades ecuatorianas negasen la existencia de una comunidad a la que ellos llamaban ‘no contactados’ para poder obtener petróleo de la zona, demostrando que no les importaban ni las comunidades indígenas ni toda la riqueza natural que había en la zona. Por último, cuando estaba en España terminando la última versión del libro, se quemaron muchísimas hectáreas de la Amazonía brasileña y había una especulación que hacía referencia a que Bolsonaro quería utilizar el territorio quemado para construir hoteles, otro aspecto que me influyó a la hora de perfilar la trama del libro.
Ha comentado que conoció a Apolo, un chico de una comunidad indígena. ¿Los personajes que forman parte de su libro están basados en personas reales?
El personaje de Aya, que es la protectora de la selva, está basado en un ser mitológico que las tribus consideran que cuida de esa parte de la Amazonía. A la hora de construir el personaje de la jefa de la comunidad indígena me he inspirado la abuela de Apolo, y con el personaje de Kalúa también he pensado en personas que conocí en Ecuador. Además, me interesaba que los adolescentes pudiesen sentirse identificados con José, el protagonista, y por eso decidí hacer una autobiografía de mi juventud, al igual que ocurre con el vínculo entre José y su abuela, porque a mí mi abuela me marcó mucho. También quería resaltar el valor, respeto y dignidad que se da en la Amazonía a las personas mayores.
¿En qué sentido le marcó su abuela?
Para mí, mi abuela fue siempre un modelo a seguir. Ella era de Córdoba y me contaba un montón de historias de allá, a través de las cuales me educó. Tenía un carácter alegre y era muy positiva. Además, me transmitía la importancia de tener valores como la honestidad, la fortaleza de carácter, el afán de superación, el amor por la naturaleza... Mi abuelo también fue muy importante para mí, pero en el libro me basé en aspectos más espirituales y profundos que conocí a través de mi abuela.
La naturaleza está presente durante todo el libro. ¿Es algo importante para usted en su día a día?
La naturaleza para mí siempre ha sido muy importante, es algo que me inculcó mucho mi familia y los scouts. También los viajes que he hecho a lo largo de Sudamérica y los Pirineos.Para mí, la vida sin naturaleza no tiene sentido, al igual que sin la conexión con los animales, las plantas y los árboles. Creo que una de las cosas que nos deshumaniza como sociedad es la desconexión de la naturaleza a la que tendemos.
Entiendo que uno de sus propósitos como escritor es acercar la naturaleza a los jóvenes y recuperar esa conexión que menciona, ¿no?
Exacto. En el anterior libro, mi intención era provocar curiosidad hacia la literatura y la mitología griega y romana, y aquí he querido recuperar la visión de la naturaleza como una forma sagrada, algo grande que hay que respetar.
Resultan muy llamativas las ilustraciones realizadas por Verónica López. ¿Cómo ha sido el proceso de creación de estos dibujos?
Me parecía importante que alguien nativo de Ecuador pudiera plasmar el mundo de la Amazonía. Verónica me propuso encargarse de las ilustraciones y me planteó algunos bocetos que me gustaron mucho. La intención era hacer las ilustraciones con acuarelas, intentando también que tuviesen un valor simbólico.
Usted fue el impulsor del Festival de Cine de Pamplona, es guionista y, en definitiva, está bastante dedicado al mundo del arte audiovisual. ¿En algún momento se ha planteado plasmar la conexión con la naturaleza y la búsqueda de un estilo de vida diferente en un medio audiovisual?
Ahora estoy trabajando con la productora RDS Televisión en un programa sobre literatura. He hecho el guion y seré también el presentador del programa. En principio, se emitirá en streaming en la plataforma de la productora, pero la idea es que se expanda. Estoy muy motivado con este proyecto porque cumple íntegramente con mi sueño no solo como escritor, sino también desde el punto de poder contribuir a través de un programa de televisión de literatura en el mundo de la educación. Será un programa enfocado a los colegios y las familias, donde vamos a recuperar cosas que se perdieron en la televisión y funcionaban. He bebido de programas como 'La bola de cristal' o 'Barrio Sésamo' para crear 'La fábrica de alas'. Estoy seguro de que va a sorprender a niños y adultos y les va a causar curiosidad por indagar en el mundo de la literatura y las humanidades.
Es usted una persona con experiencia en el sector educativo y amante de las humanidades. ¿Cree que hay un trato injusto hacia este campo de conocimiento?
Se está haciendo mucho daño a las humanidades y, principalmente, a nuestra propia sociedad, porque la base de que cualquier sociedad sea civilizada, en el mejor sentido de la palabra, es que todas las materias humanísticas sean importantes. Y 'La fábrica de alas' va a ser una reivindicación de eso. ¿Hacia dónde queremos ir cómo sociedad? ¿Qué está pasando en los colegios y en la educación? ¿Qué es más importante: el dinero, crear empresas, ser youtuber...? ¿O es más importante, más allá de cualquier cosa, tener una sociedad donde haya paz, donde podamos convivir de manera armónica y tener la posibilidad de desarrollarnos como seres humanos? Yo creo que hay muchas cosas importantes que no se ven en los colegios, como la inteligencia emocional, que es incluso más importante que la cognitiva. Creo que hay muchas cosas que hacer a nivel educativo, y por eso este programa para mí es un sueño. Espero también que sea el principio de otros proyectos relacionados con el mundo de la educación que me gustaría hacer.
¿Se ha planteado formar parte de algún consejo u órgano que establezca las directrices de las materias que se estudian en los colegios?
Me encantaría ser parte en algún momento. En España trabajé tres años dando clases a alumnos de Formación Profesional y a personas paradas en el Instituto Nacional de Empleo. Y durante el tiempo que viví en Ecuador, estuve dedicado a la educación. Son experiencias que, desde mi punto de vista, me dan un criterio formado sobre el mundo educativo.
Ahora mismo está usted enfocado en el proyecto de 'La fábrica de alas', pero ¿tiene en mente alguna otra propuesta literaria?
Durante la pandemia escribí, junto con el autor David Salvador, un libro sobre una niña refugiada de Nigeria, el cual titulamos Redfugiad@s. La Editorial Brief, la misma que ha publicado 'El corazón de la selva', y Amnistía Internacional han mostrado su interés en que este proyecto salga adelante. Creo que es una historia muy interesante a nivel educativo y de sensibilización social, que pone en valor la utilidad de las redes sociales para ayudar a las personas refugiadas.

Ficha técnica
Título El corazón de la selva
Autor Javier Sarasola
Editorial Brief Ediciones
Número de páginas 122
Precio 9€

DNI
Javier Sarasola Ruiz nació en Pamplona en 1980. Vivió diez años en Ecuador, donde conoció a Verónica López Yánez, su mujer e ilustradora de 'El corazón de la selva'. Aparte de su dedicación al mundo de la literatura, su actividad profesional también ha estado marcada por la participación en proyectos audiovisuales (fue cofundador del Navarra International Film Festival y es presentador, guionista y director del programa 'La fábrica de alas', que comenzará a grabarse en julio) y en la docencia (ha sido profesor de Formación Profesional, Secundaria, Bachillerato , Universidad, y desempeñó esta misma labor dando clases a parados en el INEM).

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE