Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Mundial

Javier Gracia Bernad: “Es una gran responsabilidad, pero también una oportunidad única”

Tras su salida como director deportivo de Anaitasuna en junio, recibió la invitación a colaborar en el Mundial que, por primera vez se celebra en España, y no dudó

Ampliar Javier Gracia, con la figura de la mascota ‘Lola’ ayer en Lliria que muestra la cuenta atrás  para el arranque
Javier Gracia, con la figura de la mascota ‘Lola’ ayer en Lliria que muestra la cuenta atrás para el arranqueCedida
Publicado el 30/11/2021 a las 06:00
Lleva ya unos días trabajando en Llíria, una localidad alicantina de 30.000 habitantes y que va a convertirse en una de las cuatro sedes que, desde este miércoles, albergarán el XXV Campeonato del Mundo de balonmano femenino. Javier Gracia Bernad -quien fue director deportivo de Anaitasuna hasta este junio- permanecerá allí, al menos hasta la tercera semana de diciembre, pendiente de que no falle ningún detalle de la organización y la competición se desarrolle lo mejor posible. Es, junto a Toni Cotanda, coordinador del Mundial en esa sede, que albergará no sólo la fase previa sino también la President’s Cup.
¿Cómo se convierte en coordinador de una sede mundialista?
Tras mi salida de Anaitasuna a finales de junio, Francisco Blázquez -presidente de la Real Federación Española de Balonmano- me llamó para proponerme que formase parte de la organización del Mundial. Veían interesante mi experiencia laboral previa para que colaborase coordinando alguna de las sedes, aunque entonces no nos concretaron más. Luego tuve una reunión con Jaume Fort, director del Mundial, y ya en octubre nos definieron en qué sedes íbamos a trabajar cada uno.
¿Y le asignaron la localidad valencia de Llíria?
Sí. Es la sede más pequeña, en una localidad de apenas 30.000 habitantes y un pabellón pequeño dentro de lo que cabe, pero también una que no va a tener descanso. Desde que empiecen los partidos el día 2 ya no paramos hasta el 15 porque, después de jugarse aquí la fase de los grupos, los cuartos clasificados de cada grupo disputarán la President’s Cup para definir los puestos del 25 al 32. La verdad es que estoy muy contento. A la hora de trabajar la gente es muy cercana, tienen ya experiencia de otros eventos como el Preolímpico, aunque esto es otra dimensión, y, sobre todo, se nota la ilusión que existe por ser sede del Mundial. Por ejemplo, en los colegios han hecho trabajos y han estudiado los países de cada uno de los equipos que va a jugar aquí la fase, y vendrán algunos días a animarles.
¿Cuál es su función?
Oficialmente la denominan como all-rounder , algo así como todoterreno. Así como mi compañero Toni Cotanda se encarga de todo lo relacionado con tener a punto la instalación, yo trabajo con los voluntarios, la organización de los equipos y sus entrenamientos, desplazamientos... hasta que no les falte agua.
Y con la pandemia muy presente supongo...
Claro. Hay muchísimos protocolos y son tremendos. Aquí todo está medido y marcado al detalle. No se deja nada ni a la improvisación ni al azar. Está regulado hasta dónde hay que colocar el agua, la formación en abanico de las jugadoras, la música o los tiempos fijados para las presentaciones... Todo. Y, por supuesto, con el tema covid aún más. Las jugadoras viven en una especie de burbuja en sus hoteles, no se pueden juntar con otros equipos en entrenamientos ni en traslados... Está todo muy marcado. Y aunque no hay restricciones de público y está previsto que el pabellón se llene, también hay distintas normas respecto a los espectadores de las que hay que estar pendiente. Ya hemos realizado algunos test y simulacros previos lo más parecidos posibles a lo que va a ser en realidad, para tratar de que todo salga como debe ser y no haya problemas.
Vaya presión...
Realmente es una gran responsabilidad pero también una oportunidad única. Es una experiencia espectacular para poder trabajar con gente que es la mejor del mundo en algunos temas, para conocer a otros muchos profesionales... A quien nos gusta el balonmano, estar en esta salsa nos encanta. Es un reto y también un sacrificio porque supone estar muchos días lejos de casa y de la familia, pero es una ocasión que no podía dejar pasar. Y, si digo la verdad, sí que es cierto que esa responsabilidad, el hecho de estar tan metido y tan pendiente, hace que se pierda un poco la perspectiva en el día a día. Que no valores del todo lo que significa estar trabajando en un Mundial.
Todo esto después de salir de una forma sorprendente de Anaitasuna tras una campaña en la que realizó el protocolo anti covid para el club, con el equipo dejando buenas sensaciones...
Sí. Bueno. Surgió así. Eso ya ha quedado atrás. Entró una nueva directiva. Yo, en un momento, les planteé y les propuse que me aclarasen cuáles eran mis funciones exactas. No terminaban de aclararse y, finalmente, decidí llegar a un acuerdo con ellos y se produce mi salida. Anaitasuna es un punto importante dentro de mi vida y la de mi familia, estoy agradecido por las enseñanzas que tuve allí. Pero ya está. Estoy ya en otros proyectos e ideas. Siempre hay que mirar hacia adelante.
Por cierto, y aunque no están ahora en su sede, ¿qué le parecen las ‘Guerreras’¿Cuál cree que va a ser el papel de España?
Lo primero es que tengo una pequeña decepción por no poder ver a ninguna navarra en la selección. Pero es lo que hay. A partir de ahí creo que tiene un equipo renovado pero con jugadoras jóvenes con mucha hambre. Y eso es muy bueno. El primer grupo es, a priori, sencillo así que espero que lleguen con todas las opciones a cuartos. A partir de ahí ya es una incertidumbre. Y más por tema covid. No hay favorito claro. Nórdicas, francesas, España... Deberían estar ahí arriba pero nunca se sabe.

Cuatro sedes en un Mundial que se iniciará este miércoles

​España acogerá por primera vez, desde este miércoles al 19 de diciembre, un Campeonato del Mundo de balonmano femenino. Será la 25ª edición. Torrevieja, Castellón, Llíria -fase previa y ‘President’s Cup’-y Granollers -fase previa y fase final- son sus sedes.

España -incluida en el grupo H con Austria, Argentina y China- jugará sus primeros duelos en Torrevieja. El primero, el inaugural de mañana, frente a Argentina a partir de las 20.30 h.

La fase previa durará hasta el 6 de diciembre. A partir de ahí, los tres mejores de cada grupo entrarán en la fase final y los cuartos, en la ‘President’s Cup’. Los cuartos serán el 14 y 15, las semifinales el 17 y la final, el 19.

volver arriba

Activar Notificaciones