Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Superbikes

El público vuelve a Los Arcos

El Circuito de Navarra contó con la presencia de más de un millar de espectadores

  • G.E. Pamplona
Publicado el 23/08/2021 a las 06:00
En el deporte, el aficionado juega un papel importante. En muchas ocasiones es el encargado de dar calor a los deportistas, de animarles y de proporcionales una dosis extra de energía. En el último año, de golpe y porrazo, el público despareció de los eventos deportivos en España. El coronavirus dejó vacias unas gradas que dejaban cierta sensación de ambiente desangelado. Casi un año y medio después, el Circuito de Navarra de Los Arcos ha vivido unasituación con cierta “normalidad”.
El viernes dio comienzo el Gran Premio de Navarra del Campeonato del Mundo de Superbikes. Desde ese día estaba permitida la entrada al público. Sin embargo, tanto la dirección del circuito como el Gobierno de Navarra, no quisieron echar las campanas al vuelo. Los aficionados podían volver, sí, pero debían hacerlo de forma escalonada. Se habilitaron dos zonas para la presencia de aficionados: la grada situada en la recta principal con capacidad para 900 personas, de las cuales solo eran hábiles un tercio de las entradas y la zona de la pelouse, un descampado escorado en la zona derecha del circuito. Allí el aforo inicial era de 2.500 personas, pero se aumentó a 5.000 en la semana previa a la celebración del evento.
PROTOCOLOS COVID
Desde el primer momento la organización no quiso contratiempos. Por ello, se llevo a cabo un seguimiento sanitario de los aficionados, especialmente en aquellos que tenían acceso al paddock. Para entrar allí, en primer lugar era necesario presentar una prueba de antígenos negativa, una pcr negativa o la pauta completa de la vacunación con catorce días de antelación de la última vacuna. En caso de no cumplir con ninguno de los tres requisitos se debía realizar un test de antígenos en un puesto situado en la inmediaciones del circuito. Tras esperar veinte minutos, en caso de dar negativo, se permitía el acceso al recinto.
En la zona de pelouse, el protocolo era diferente. La única condición era llevar mascarilla y respetar la distancia de seguridad entre los aficionados.
‘PELOUSE’, ZONA MÁS CONCURRIDA
A pesar del aumento de aforo en los últimos días, no se vio gran cantidad de público a lo largo del fin de semana. En la carrera de Superbikes celebrada ayer, apenas contaba con la presencia de 100 aficionados en la grada principal. En el otro extremo del circuito, en pelouse, se vivía un ambiente diferente.
Bajo el sol de Los Arcos, cerca de un millar de espectadores se colocaban en la zona de campo habilitada por la dirección del circuito. La mayor parte de ellos lo hizo en la zona más cercana al parking. El resto de la explanada, prácticamente vacío.
Para hacer frente a las altas temperaturas, muchos aficionados optaron por llevar sombrillas, gorras y neveras. Una forma de hacer más llevadera la esperar entre prueba y prueba. Durante el momento de competición, permanecían de pie e incluso abandonaban la zona donde se habían instalado para acercarse a la valla y ver de cerca a los pilotos.
TRASPASO DE FRONTERAS
A pesar de no haber una gran cifra de espectadores, a lo largo del fin de semana llegaron a Los Arcos ciudadanos de diversas zonas de España y Europa. “Han llegado personas desde Gran Bretaña, Francia e Italia”, apuntó Javier de la Fuente, director del Circuito de Navarra.
“Nunca había estado aquí y la experiencia ha sido genial. No había mucho público y eso lo hemos agradecido. Ayer lo seguí por televisión, pero hoy he venido con mi hijo para disfrutarlo en directo”, declaró Dimitri Veroig, aficionado francés.
Dentro del millar de aficionados también se acercaron desde distintos puntos de España como por ejemplo, Laredo, Guipúzcoa, Madrid o Valladolid, entre otros.
PEQUEÑO DESCONTENTO
Algunos de los aficionados presentes en la jornada de ayer mostraron cierto descontento. “No me ha gustado nada la experiencia. No se ha mimado nada al aficionado. El césped no está cuidado. Las instalaciones y todo lo que es el circuito está muy bien, pero siento que nos han dejado en segundo plano”, comentaba un aficionado Guipuzcoano. Además, Blanca y María Sola, de Madrid, lamentaron cierta animación en los momentos entre prueba y prueba.
volver arriba

Activar Notificaciones