Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Segunda División B

El empate ante la Peña Sport confirmó el descenso de Osasuna Promesas

El equipo de Tafalla se acerca a la permanencia y está a solo un partido de llegar la promoción de descenso

Ampliar El empate ante la Peña Sport confirmó el descenso de Osasuna Promesas
El empate ante la Peña Sport confirmó el descenso de Osasuna Promesas
Actualizado el 23/04/2018 a las 06:00
Se avecinaba tormenta en Tajonar y llegó. Una breve pero intensa lluvia representó con el pitido final del derbi el descenso de Osasuna Promesas. Un descenso anunciado, no traumático por ello pero igualmente doloroso.

Un clima totalmente distinto al que tienen en Tafalla. Para la Peña Sport brilla el sol ya que, con el empate del domingo y las derrotas de Vitoria e Izarra, se acercó a la salvación y, por primera vez desde septiembre, está a un solo partido de salir de los puestos de descenso.

Un cruce de caminos, de trayectorias en la temporada y de sensaciones que se vivió en un derbi que, pese a acabar en un empate sin goles, tuvo ocasiones y emoción.

Comenzó el partido muy igualado. Durante los primeros 20 minutos, Osasuna no dejó a la Peña Sport correr y crear peligro con las transiciones de Valdo, Úriz, Lacruz y Etxarri, mientras los de Tafalla impidieron que el filial se hiciera con la posesión y crearan peligro entre líneas.

Tan solo dos disparos de Etxarri y de Valdo, fueron los acercamientos en estos instantes. Sin embargo, la primera gran oportunidad rojilla cambió el tono del partido. Moncayola estuvo a punto de abrir el marcador de falta. El centrocampista, el mejor ayer sobre el césped, golpeó con el exterior y el balón salió rozando el larguero.

A penas dos minutos después Osasuna tuvo una doble ocasión. Jaime Dios se marchó por velocidad y centró atrás a la llegada de Moncayola, pero su disparo lo tapó Borja que dejó a Javi Martínez quien disparó raso cruzado, pero De Frutos salvo a su equipo.

Estas oportunidades abrieron el juego y las oportunidades. La Peña Sport también llegó. Valdo peinó un balón largo y combinó con Etxarri para luego dejar a Úriz en la frontal, que disparo flojo.

Osasuna tuvo otra oportunidad con un fallo de Íñigo Calvo, al que se le escapó el balón que recogió Jaime Dios, pero su tiro lo tapó Oier. Jaime, muy peligroso en la primera parte, tuvo otra ocasión al recoger un perfecto balón largo de Moncayola, pero el disparo del extremo se marchó junto al palo.

El filial rojillo había inclinado el campo y la Peña Sport no creaba suficientes transiciones. Diego Lacruz, el encargado de hacer jugar a los de Tafalla, no se encontraba cómodo y no abría los espacios necesarios. Tan solo, las bandas, especialmente Valdo, lograban salir con velocidad pero sin crear oportunidades claras.

Ya en la segunda mitad, la Peña Sport comenzó con más ímpetu. Los de Tafalla subieron líneas en la presión, robaron más balones en campo rival y lanzaron muchos más centros laterales. Sin embargo, la defensa rojilla no concedió remates claros. Solo en una ocasión Héctor Urdíroz cabeceó en un córner, pero salió desviado.
Valdo (Peña Sport) defiende la pelota ante su rival Moncayola (Osasuna) en el partido de ayer

UN CORRECALLES CON URGENCIAS

Con el paso de los minutos, el cansancio, las necesidades y las urgencias de ambos equipos hicieron que los huecos apareciesen en las defensas. Algo que benefició principalmente a la Peña Sport. En los últimos 20 minutos dispuso de hasta cuatro transiciones con peligro que no logró concretar ya fuese por buenos repliegues de Osasuna, especialmente de Otegui, o porque la defensa tapó los disparos.

Aun así, la mejor oportunidad dentro del correcalles fue rojilla. En el minuto 80, en un córner botado por Otegui al primer palo, Mikel Fernández se fue de su marca y cabeceó a la perfección. Íñigo Calvo sacó una gran mano para que, después de tocar en el palo, el balón saliese y acabase con las esperanzas osasunistas.

Esta ocasión supuso el final de la lucha en un Tajonar donde el domingo eran todo caras largas, salvo de una Peña Sport que está más cerca de obrar una remontada y una salvación que sería histórica.
Tudelano. Pagola, Delgado (Iñaki Jiménez, m.82), Andrés Barrera (Lalaguna, m.84), Meseguer, Sergio Martínez, David Lázaro, Lizarraga, Ibai Ardanaz, Ion Vélez (Juan Esnaider, m.73), Óscar Vega, Adán Pérez.
Racing de Santander. Iván Crespo, Adán, Julen Castañeda, Miguel Gandara, Juan, Antonio Tomás (Jerin, m.58), Heber Pena (Acosta, m.70), Kike Rivero (César Díaz, m.55), Borja Lázaro, Dani Aquino, Sergio Ruiz.
Árbitro. David López Jiménez, asistido por Ramírez Hens y Luque Ortuño (Colegio Catalán). Amonestó por el Tudelano a Ion Vélez, Meseguer, Delgado y Lizarraga. Por parte del Racing a Kike Rivero, Castañeda, Gandara y César Díaz.
Incidencias. 700 espectadores en el Ciudad de Tudela.
 
volver arriba

Activar Notificaciones