Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tercera RFEF

Una historia de Bamako a Cintruénigo

Binke Diabaté, actual pichichi del Cirbonero, nació hace 25 años en la capital de Mali. Llegó a Navarra en busca de una vida mejor y el fútbol le ayudó a cre

Binke Diabaté hace malabares con el balón, antes del entrenamiento del Cirbonero en Cadreita
Binke Diabaté hace malabares con el balón, antes del entrenamiento del Cirbonero en CadreitaBlanca Aldanondo
Publicado el 20/10/2021 a las 06:00
"Yo nací en Bamako, la capital de Mali. Mis padres querían una vida mejor y, con nueve años, aterrizamos en un pueblecito de Navarra que se llamaba Cintruénigo. No vine por jugar a fútbol, sino para buscar trabajo”. Esta frase bien la podría firmar cualquier niño que deja atrás su país porque desea un futuro mejor. Pero es de Binke Diabaté (Mali, 1995) a quien no le importa recordar su niñez para explicar mejor su presente.
El hoy nos muestra a un poderoso delantero del Cirbonero que asoma la cabeza entre los máximos goleadores de la categoría con cuatro tantos. Su equipo marcha segundo con 14 puntos, a cuatro del intratable Subiza. Los riberos solo han encajado un gol y siguen invictos en las seis primeras jornadas ligueras. “La gente está enchufada y el equipo se muestra competitivo. Da igual quien entre en la alineación porque no se nota a la hora de jugar. Estamos interpretando bien lo que quiere el míster. Podemos hacer un bonito año”, confiesa el atacante.
Los cuatro goles de Binke se han traducido en, al menos, seis puntos para el Cirbonero. Se estrenó en la primera jornada ante el Murchante para dar el 0-1. Dos jornadas después hizo lo propio en la visita a Corella (0-1). Su último registro es un doblete frente al Pamplona (3-0). “Es un buen arranque y no está mal para empezar, pero quiero más. Hay que hacer más goles. No puedo acabar la temporada con cuatro”, bromea Diabaté.
LEZAMA, SORIA Y ARRASATE
Más de 5.000 kilómetros separan Bamako de Cintruénigo, pero Binke Diabaté ha hecho otras tantas horas de carretera en los numerosos clubes que ha militado. Su historia no tiene desperdicio. “En el pueblo jugué a fútbol como cualquier niño. Pronto se fijaron en mí porque recuerdo que iba a algún entrenamiento de tecnificación con la Real Sociedad. También disputé algún torneo con Osasuna y la selección de Navarra. También me llegó una oferta importante del Athletic”, rememora.
Binke apenas tenía 11 años, pero ya había despertado el interés en lugares como Tajonar, Lezama o Zubieta. Sus padres tuvieron la última palabra: “Yo era pequeño y solo quería jugar a fútbol. Me daba igual dónde. No tenía edad para decidir por mí, así que tomaron la decisión mis padres. Les gustó lo propuesto por parte del Athletic. Era un club que se centraba en lo académico más allá de lo deportivo. Podía ser un buen sitio para tener una formación mejor, así que apostaron por Lezama”.
Ahora, con casi 26 años, el futbolista del Cirbonero se lo hubiera pensado mejor. “Aunque me considero de Cintruénigo mi vida está en Pamplona. Aquí tengo el trabajo y mi pareja. Hago mucha vida en esta ciudad. Está claro que me tira mucho más Osasuna y quieres que le vaya bien. Incluso se nota cuando ganan porque se respira otro aire”, reconoce.
Su paso por Bilbao no fue del todo satisfactorio. Estuvo cinco años, de los 11 a los 16. Después compitió en el División de Honor del Txantrea, ya que es un club convenido del Athletic. Entonces comenzó su travesía por cinco equipos. “Estuve una temporada en el Cirbonero. Después fiché por el Numancia y jugué con el filial. Querían que siguiera pero, por estudios, volví a Pamplona. Ese año jugué en el Calahorra, después el Logroñés y el Arnedo la campaña pasada. Ahora he vuelto al Cirbonero”, apunta Diabaté.
Esa trayectoria deportiva le dejó un recuerdo que jamás olvidará. Fue en Soria el 9 de abril de 2017. El Numancia competía en Segunda División con Jagoba Arrasate como capitán del barco e Iñigo Pérez como brújula en el césped. En ese momento llegó la oportunidad de su vida. “Debuté ante el Girona. Jugué unos 20 minutos. El partido siguiente, frente al Elche, también estuve en el banquillo, pero no participé”, recuerda feliz.
Sobre Arrasate, actual entrenador de Osasuna, solo tiene palabras de agradecimiento. “Es una persona muy cercana, sobre todo, con los chavales. Me intentaba tranquilizar, al igual que Alkiza. Saben mucho de fútbol y sabía que, tarde o temprano, iban a triunfar. A Arrasate le encanta el fútbol. Lo mismo puede ver un partido de Primera como uno de Tercera o juveniles. A mí ya me seguía la pista desde el Txantrea”, concluye.

DNI

​Nombre Binke Diabaté.

Fecha de nacimiento 20 de diciembre de 1995.

Trayectoria Comenzó en los alevines del Cirbonero. Con 11 años fichó por el Athletic, donde estuvo hasta los 16. Después Txantrea, Numancia, Calahorra, Logroñés, Arnedo y, de nuevo, Cirbonero.

volver arriba

Activar Notificaciones