Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Betis 1-0 Osasuna

Una pareja que se lució en Sevilla

Nacho Vidal y Kike Barja se asociaron a la perfección para completar un notable partido

Ampliar Una pareja que se lució en Sevilla
Una pareja que se lució en Sevilla
Actualizado el 02/02/2021 a las 06:00
Sevilla tiene en uno de los márgenes del Guadalquivir la Torre del Oro, una construcción edificada junto a las murallas para defender a la ciudad. Su tono dorado se refleja en el río y da una sensación de brillo en los días más soleados de la capital andaluza. Nacho Vidal y Kike Barja representaron esa luz natural y dieron resplandor a la banda derecha de Osasuna. Los dos futbolistas completaron un notable partido, que no tuvo su recompensa tras una injusta derrota en el Benito Villamarín.
El lateral controló la zona defensiva ayudado también por la energía de Kike Barja. Sin embargo, fue en sus internadas ofensivas donde destacó. El extremo navarro, además de echar un cable a su compañero, generó peligro por banda derecha. Una asociación que fue un arma de doble filo para Osasuna.
NACHO VIDAL ESTÁ DE VUELTA
El alicantino recuperó su mejor versión, tanto en defensa como en ataque. Atrás, estuvo atento a las constantes subidas de Álex Moreno y a la versatilidad del canterano Rodri. Sujetó a ambos rivales gracias también a la ayuda de Kike Barja. Pero donde sorprendió Nacho Vidal fue en posiciones más adelantadas recordando su mejor etapa en Pamplona. La confianza de sus últimas actuaciones hizo que se proyectara en ataque sin miedo y fuera una solución más por banda derecha. A sus 26 años tiene motor y físico para ser un lateral con largo recorrido, de esos que gustan tanto a Jagoba Arrasate. Tras un gris inicio de temporada, sus prestaciones han crecido de forma considerable y el equipo lo agradece.
Pisó campo contrario en infinidad de ocasiones, tanto para saltar alto en la presión como para asociarse con Kike Barja. De hecho a la media hora puso un centro peligroso que remató sin fortuna Calleri.
LA SORPRESA DEL NAVARRO
Quizá la titularidad de Kike Barja fuera una de las noticias en la previa. El extremo dejó en el banquillo a Roberto Torres y la baza de Arrasate no pudo salir mejor. El canterano dejó buenos detalles con balón y fue un incordio para la defensa rival. Apareció por el costado, pero también en una posición más centrada. Su gran rendimiento pudo encontrar premio nada más comenzar el segundo acto cuando un centro suyo fue cabeceado con todo a placer por Rubén García. Lástima que se marchara fuera. El navarro, ya muy cansado por el esfuerzo, dejó su sitio a Torres en el 64.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora