Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Protagonista

El Chimy hace estallar a El Sadar y pide perdón a Graderío Sur

El argentino anotó el 1-0 tras aprovechar un rechace al borde del descanso y pidió perdón al colectivo Indar Gorri

El Chimy Ávila celebra su gol ante el Granada y pide perdón a Indar Gorri
El Chimy Ávila celebra su gol ante el Granada y pide perdón a Indar GorriJ.P. Urdiroz
Actualizado el 23/10/2021 a las 01:52
Fue un 22 de diciembre de 2019 cuando el Chimy Ávila había marcado su último gol en El Sadar. Ha pasado un año y diez meses desde aquel doblete a la Real Sociedad para cerrar el año, cuando era el jugador de moda en la Liga. Ha pasado dos lesiones de cruzado y una agria polémica. Un camino lleno de sobresaltos.
Al más puro estilo Chimy, el 1-0 estuvo cargado de pasión, intesidad y no dejó indiferente a nadie. El Comandante adelantó a Osasuna en la misma portería que entonces. Y pidió perdón a Graderío Sur, que había coreado su marcha en la última cita ante el Rayo Vallecano. Una imagen icónica. Segundo partido seguido anotando. El delantero argentino está de dulce, aunque no sirvió para conseguir el triunfo.
El ‘9’ de Osasuna jugó de titular por segunda vez esta temporada. El golpe de Kike en el tobillo y su gol en Villarreal le abrieron la puerta de par en par. No quiso desaprovecharlo. Salió revolucionado y desatado en la presión. Intentó un disparo lejano al palo corto. Olía el gol. Firmó la mayor velocidad punta con 34 kilómetros por hora. Una de esas carreras había encendido las alarmas por una dura entrada que sufrió de Abram. Se echó la mano a la rodilla. Solo era el golpe.
Se acercaba el descanso y Osasuna se subía a la cresta de la ola para superar al Granada. Momentos de euforia. Y apareció el Chimy Ávila para resolver con maestría un balón dividido en el área después de un tiro de Cote. Controló con el muslo, balón al pie y armó el disparo con la zurda para batir a Maximiano justo antes del descanso.
GOL EN EL FONDO SUR
Casualidades del destino, el gol llegó junto al fondo sur. Parte de ese sector había pedido la marcha del Chimy por la camiseta que lució en verano con una frase y la cara de Santiago Abascal. Ayer no hubo rastro de silbidos ni rechazo durante el encuentro. El delantero aprovechó la ocasión para encararse y juntar las palmas de la manos para pedir perdón. Un gesto en pleno fervor por el 1-0. Repitió la señal de disculpa después. “El gol del Chimy va a ser el comienzo de algo muy bonito”, decía Jagoba Arrasate en la previa. Dicho y hecho.
Se marchó del campo a los 66 minutos ovacionado por la grada como en los viejos tiempos. Ya lleva dos goles y ha recobrado parte de las sensaciones que le hicieron ser un futbolista diferencial. Ha vuelto.
volver arriba

Activar Notificaciones