Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna 1-1 Granada

Osasuna recibe de su propia medicina contra el Granada y se baja del "ático"

Un gol del Chimy Ávila puso a los rojillos en lo más alto de la tabla, pero el empate de Montoro en el minuto 89 rebaja la euforia

Fotos del partido Osasuna - Granada en El Sadar.
Fotos del partido Osasuna - Granada en El SadarJ.P. Urdiroz
Actualizado el 23/10/2021 a las 01:42
Osasuna tenía toda la pinta de sumar su cuarta victoria consecutiva sin hacer, al menos en su duelo contra el Granada, nada del otro jueves. Un gol del Chimy Ávila en el minuto 44 -en casi la única ocasión clara del encuentro-, las dosis habituales de compromiso, mucho orden en el campo y poco más le bastaban a los de Jagoba Arrasate para mirar al resto de equipos de la Liga por el retrovisor, con permiso de la Real Sociedad. Ni siquiera la expulsión de Cote, justa y necesaria, parecía poner en peligro la racha rojilla, porque el Granada, un rival sin colmillo y casi sin alma,  no daba ningún miedo. Pero los andaluces algo sí tienen: calidad individual. Y Montoro, uno de sus centrocampistas mejor dotados, castigó la mala colocación de Sergio Herrera superándole con un golpeo de golf, a lo Seve Ballesteros, estético y letal. Era el minuto 89, ese tramo final en el que hasta ahora Osasuna se había hartado de picotear puntos aquí y allá; esta vez, sin embargo, le tocó sufrir de su propia medicina.
El partido comenzó con sobresalto. Los actos de clausura del Centenario, que incluían una interpretación del himno compuesto por Serafín Zubiri y el homenaje a once leyendas del club, se entrecruzaron con una emergencia médica: un espectador tuvo que ser evacuado de urgencia a un centro hospitalario tras realizársele sobre el propio césped maniobras de reanimación. 
Arrasate había movido algunas piezas, quizá por aquello de tener a toda la plantilla enchufada, y lo cierto es que el once lució peor que en jornadas anteriores. Eso que el Chimy Ávila se pareció al de sus mejores tardes... o, al menos, al de algunas de sus tardes más aseadas antes de lesionarse por dos veces de gravedad, que no es poco.
Con el argentino como principal argumento, Osasuna pareció esperar su momento. Lo suyo son los finales de partido, cuando las fuerzas del rival ya escasean, o también los minutos previos al descanso. De hecho, los rojillos habían comenzado regular, pero se acercaban al intermedio dando la sensación de ser superiores al Granada... y entonces, casi de la nada, llegó el gol del Chimy. Un par de rebotes, un buen control, recorte y pepinazo a la jaula. La efectividad al poder.
La segunda parte transcurrió plácida. El Granada solo se parecía al de antaño cuando Darwin Machís podía encarar con espacios, pero ni el venelozano se prodigaba ni sus compañeros le encontraban. Osasuna parecía estar más cerca de marcar el segundo gol que de encajar el empate, hasta que una pérdida de balón permitió a Rochina enviar un pase en profundidad a Luis Suárez y Cote eligió: pudo haber dejado que el colombiano encarara mano a mano a Sergio Herrera, pero prefirió empeñarse en derribarle y, tras mucho insistir, lo consiguió. Su premio fue evitar el presumible gol, pero también irse a la caseta antes de tiempo, expulsado.
Quedaba un cuarto de hora y fue entonces cuando se evidenciaron con más claridad las carencias del Granada. Los de Robert Moreno se limitaron a profundizar con los laterales, acumular rematadores en el área rojilla y colgar balones. Arrasate, mientras, agotó los cambios, pero Unai y David García se bastaban y sobraban para conjurar el peligro. Sin embargo, en el minuto 89, ese momento de partido que tantas alegrías ha dado a la afición navarra esta temporada, Sergio Herrera sintió la llamada del balón, abandonó su portería para cortar un pase que no existió y Montoro, con buena vista y mejor pie, envió desde 30 metros un pase medido a la red. 
Con el 1-1 en el marcador, ni el Granada quiso más ni Osasuna pudo. El golpe moral había sido duro, con más de 21.000 espectadores en la grada, después de hollar lo más alto de la tabla... la gloría, efímera, se escapaba. Y quizá lo hacía con justicia, al menos esta vez.

Ficha técnica:
1 – Osasuna: Sergio Herrera; Nacho Vidal, Unai García, David García, Cote; Torró; Roberto Torres (Javi Martínez, m. 79), Oier (Moncayola, m. 67), Darko (Juan Cruz, m.79), Rubén García (Manu Sánchez, m. 79); Chimy Ávila (Kike García, m. 67)
1 – Granada: Maximiano; Quini (Arias, m. 71), Víctor Díaz, Luis Abram, Carlos Neva (Montoro, m. 83); Rochina, Gonalons (Monchu, m. 38), Luis Milla; Bacca (Molina, m. 71), Luis Suárez, Machís (Escudero, m. 83).
Goles: 1-0, m.45: Chimy Ávila. 1-1, m.90: Montoro.
Árbitro: Muñiz Ruiz (Comité gallego). Mostró amarilla a Nacho Vidal, de Osasuna; y a Abram, Bacca y Rochina, del Granada. Expulsó a Cote con roja directa en el minuto 74 tras impedir que Luis Suárez se quedará solo ante Sergio Herrera.
Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio El Sadar ante 21.128 espectadores.

volver arriba

Activar Notificaciones