Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medalla de Oro

El orgullo de defender un sentimiento

Representantes del club desde distintos ángulos muestran la Medalla de Oro de Navarra ensalzando el gran peso que tiene Osasuna. A nivel deportivo y social. También en sus vidas. Pasión rojilla en vena para afrontar una forma de vida

Ampliar De izda. a dcha., arriba, Jagoba Arrasate, Kakun Mainz, David García, Mai Garde, Richard Sanzol. Abajo, Patxi Puñal, Javier Sánchez, José Mari Iglesias, Lucrecio Luquin y Hodei Iriarte
Descripción de la imagenJESÚS GARZARON/J.C. CORDOVILLA
  • Gorka Fiuza / Laura Villanueva. Pamplona
Publicado el 18/11/2021 a las 06:00
Todo. Osasuna lo es todo para ellos y ellas. Una forma de vida. Una pasión. Una emoción. La medalla premia a multitud de personas. Dentro de Osasuna y fuera. En Navarra y en otros puntos de la geografía. El sentimiento rojillo no se describe sino que se lleva en lo más hondo. Cada cual a su manera. Distintos miembros del club sienten orgullo por el reconocimiento a la institución. Diez personas ponen cara como ejemplo a la gran marea osasunista. Posan para Diario de Navarra con la medalla concedida a este medio en 2002. Como trabajadores pero sobre todo como parte de la afición. Sentimiento de pertenencia sin importar el cargo. Desde 1920 hasta 2021.
Todos son importantes. Jagoba Arrasate y Kakun Mainz al frente de los dos principales equipos. Veteranos como Lucrecio Luquin o Patxi Puñal. Capitanes actuales como David García y Mai Garde, exjugadores que aportan ahora desde el cuerpo técnico como Richard Sanzol. Una cadena que también necesita empleados en distintas materias como Javier Sánchez o José Mari Iglesias, que han cogido el relevo de sus padres. Y el futuro está asegurado con ejemplos como el del canterano Hodei Iriarte. 14 años. Vive un sueño. Sigue el ciclo vital de Osasuna.

Jagoba Arrasate:  “Esto es una forma de vida, el premio es para la gente ”

Jagoba Arrasate siente a Osasuna como “mucho más que es un club” y le da gran valor a la medalla porque “solo la había ganado Induráin a nivel deportivo”. “Es una muestra de que Osasuna tiene arraigo social y concentra a gente de diferentes ideologías en El Sadar. El premio es para toda esa gente”, considera el entrenador de Berriatua, que se ha ganado el cariño del osasunismo desde que llegó en 2018. “Para mí se ha convertido en una forma de vida. No lo veo solo como un equipo de fútbol. Se ha convertido en algo más. Es un punto de encuentro para la sociedad, el sentimiento de pertenencia es muy grande. Lo vives de una forma muy fuerte”, añade Jagoba Arrasate. En poco tiempo ha vivido grandes hitos. “Me viene esa comunión con la grada y esos momentos de estar todos juntos, de sentir alegría. Somos un solo ente trabajadores, jugadores y afición. Hay que extender el premio a toda esa gente, todos formamos Osasuna, por eso Osasuna es así”, reflexiona el técnico rojillo emocionado.

Kakun Mainz, entrenadora de Osasuna: “Osasuna es la emoción que todos tenemos en común”

Kakun Mainz ha crecido de la mano de Osasuna y ha vivido “muchos viajes, miles de citas en El Sadar” y momentos que ha compartido con “amigos y familiares”, aunque el club “es la oportunidad deportiva de su vida”. Osasuna apostó por ella y le ha brindado “la oportunidad de cumplir un sueño”. “La medalla es el reconocimiento de lo que Osasuna hace por Navarra, la emoción que todos compartimos”, dice la entrenadora. “Todos los navarros nos sentimos identificados“ y el mejor recuerdo de Kakun como espectadora es “el ascenso en el Sadar de la temporada 99”, ella lo vivió en las gradas del estadio. “No se me va a olvidar nunca porque tenía al lado, en el palco, a Vera. Él lo estaba celebrando con los demás jugadores y de la emoción me regaló sus botas, aún las tengo en casa”, cuenta emocionada. La entrenadora navarra también destaca otro momento y es la “victoria en Vitoria contra el Alavés”, un rival difícil para sus chicas y que le dio “una alegría gigante”, recuerda Mainz.

David García, jugador: “La medalla es un honor como canterano y osasunista”

Llegó a Osasuna con 8 años y ahora es uno de los primeros capitanes de la plantilla. Un claro ejemplo del éxito de Tajonar. David García es un estandarte del club a sus 27 años. “Como navarro, canterano y rojillo, esta distinción es un honor para todos y también para mí como capitán. Me alegra que reconozcan a Osasuna de esta manera, tiene mucho valor”, opina sobre el galardón. ¿Y qué es Osasuna? “Mi vida”, responde David García. “He vivido muchas experiencias. Todo lo que he vivido pasa por este club, estoy súper feliz”, expresa.
El central de Ibero conserva una gran colección de momentos en su vitrina particular. “La primera vez que debuté en El Sadar con el estadio lleno y luego los primeros pasos en las categorías inferiores. Recuerdo la primera vez que me puse la camiseta de Osasuna y aquellos entrenamientos en los campos de tierra. Muchas experiencias a lo largo de estos años y espero que queden muchas más”, comenta.

Mai Garde, jugadora: “Osasuna engloba a todos los navarros, es mi vida”

“Honor y orgullo”. Mai Garde, capitana de Osasuna Femenino, no duda en ensalzar la trayectoria del club. “No solo engloba a los rojillos sino a todos los navarros”, afirma. “Siempre digo que Osasuna es mi vida, no solo jugando. He sido socia desde que tengo uso de razón y mi infancia ha sido esa. Iba todos los domingos a El Sadar. Es una vida dedicada por y para Osasuna”, comenta. “Como jugadora es como que se cierra el círculo, es un orgullo pertenecer al club”, añade con emoción Mai Garde.
Echa la vista atrás y se le vienen instantes épicos como aficionada. “De los pocos recuerdos que tengo de pequeña es el gol de Trzeciak del ascenso a Primera, fue mi primer ascenso. También estuve en la salvación de Sabadell, casi nos da algo a todos los rojillos. Además estuve en la final de Copa. Hemos vivido años bonitos de jugar en Europa, pero incluso los descensos han fortalecido a Osasuna”, dice. “Como jugadora, el partido en El Sadar ante tanta gente fue cumplir un sueño”, indica.

Richard Sanzol, exjugador y entrenador de porteros: “Llevo más de veinte años en el club y para mí es una familia”

Su debut deportivo llegó en 1995 con Osasuna Promesas y ahora “como cuerpo técnico” se siente “orgulloso y agradecido por la medalla”. “Es un honor que reconozcan los 101 años del club”, cuenta Richard Sanzol. “Me siento parte de la familia. Yo jugué aquí y ahora soy entrenador de porteros” y eso significa que Osasuna es, a nivel profesional, “todo”, pero a nivel personal también porque el club es el lugar “donde más valores he aprendido”. “Aquí comprendes muchas cosas” y lo más importante es “saber trasladar esos conocimientos a los chavales que pasan por aquí año tras año”.
El guardameta tiene muchos recuerdos como jugador y “no todos han sido buenos”, pero la oportunidad de formar parte “de Osasuna y de los 101 años es un honor”. Los momentos que más le han marcado son “las celebraciones de los ascensos” y cuando logra un objetivo, aunque el navarro todavía está esperando “a que llegue uno en concreto” con el que poder quedarse.

Patxi Puñal: “Me he divertido, he sufrido y he aprendido unos valores”

Patxi Puñal es parte del escudo de Osasuna, el futbolista que más veces lo ha defendido en los terrenos de juego con 513 partidos. Ahora, ya retirado, trabaja como director técnico de Tajonar. “Es un motivo de muchísimo orgullo para todos los que formamos parte de Osasuna. Para la entrega se habla de valores como la Integración y cohesión, esos los tiene Osasuna. Siempre gusta. Los demás seleccionados también tenían sus méritos. Osasuna tiene esos conceptos representados”, opina. “Para mí Osasuna ha sido y es mi vida. Entré en el club con 9 años y he salido con 38. He pasado más horas aquí que en mi propia casa. Ha sido mi educación, una forma de vivir, unos valores. En Osasuna me he divertido, he sufrido y he aprendido el compromiso”, dice.
Preguntado por los hitos que recuerda, menciona la final de la Copa del Rey “pero no me acuerdo solo del partido sino de cómo estuvo la ciudad con banderas y ese gran ambiente”. Puñal añade que “todo aquello no se olvidará nunca”.

Javier Sánchez, empleado de jardinería: “Siento orgullo como aficionado y trabajador

Osasuna también se transmite de generación en generación. Tanto el sentimiento como el cuidado de las instalaciones. Javier Sánchez García lleva 37 de sus 57 años trabajando en el club. Su hermano Candi también es un ilustre de Tajonar. Terminadas las labores de jardinería se detiene para valorar la concesión de la medalla. Siente orgullo. Como empleado y como aficionado.
“Esto es un orgullo para los aficionados. Yo soy aficionado y trabajador. Estoy muy contento con esta medalla”, apunta. “Osasuna lo es todo para mí. Mi padre (Cándido Sánchez) entró aquí cuando yo tenía 15 años. Llevo viviendo toda una vida dentro. Y antes, con 8 o 9 años, vi el ascenso en Zaragoza contra el San Andrés. ”, recuerda Javier. “He vivido buenos y malos momentos. Ha habido muy malos, pero se olvidan y te quedas con lo bueno”, dice.
Como momento cumbre destaca el gol de Javi Flaño en Sabadell. “Eso es una de las cosas más importantes que he vivido yo. Más que los éxitos de la UEFA o la final de Copa”, asegura.

José Mari Iglesias, empleado de administración: “He seguido los pasos de mi padre, Osasuna lo es todo”

Hace 33 años, José Mari Iglesias, comenzó a trabajar en “el club de mi vida”. “Osasuna para mí lo es todo”, cuenta el navarro que se acuerda de cuando su “padre trabajaba en las oficinas del club”, él decidió “seguir sus pasos” porque siempre veía a su ejemplo “muy contento”. “Desde que nací he mamado desde pequeño ser de Osasuna, aquí trabajas pero lo haces en lo que me gusta, comenta en las oficinas de El Sadar.
La medalla es “una alegría” porque es importante “que se acuerden del club y de todos nosotros”. Después de tantos años, el navarro, al ser preguntado por un recuerdo de Osasuna, se queda “con la final de la Copa del Rey” y con la oportunidad que tuvo “de haberla vivido como aficionado y no como empleado”.
Iglesias, de 55 años, también siente, como si fuera ayer, “los nervios previos al partido de Sabadell”. Aunque, por desgracia, no todo es bueno y nunca se va a olvidar de “las tristezas de los descensos a Segunda División”.

Lucrecio Luquin, exportero y presidente de los veteranos: “Desde pequeño quería jugar aquí, he vivido de todo”

El club es “todo Navarra” y para Lucrecio Luquin, exportero de Osasuna de 77 años, el premio es “la valoración del esfuerzo”. A los 18 años fichó por el equipo, convirtiéndose en “un sueño, aunque el fútbol no tenía mucha visibilidad”, por los medios que había. Luquin dice que se lo debe “todo a Osasuna” y el momento más importante para él fue “la temporada del 67-68 cuando jugamos en Zaragoza”, toda Navarra se volcó, “fue un desplazamiento masivo”. En 101 años el club ha vivido de todo, pero “me quedo con lo bueno”. Sobre un recuerdo especial, como presidente de los veteranos, se queda con “los años que jugamos en Europa, los que vivimos al mando de Fermín Ezcurra o las temporadas con un entrenador de mi quinta y amigo mío de la Rochapea, Pedro Mari Zabalza”.
La medalla se ha conseguido porque “el equipo está volcado”, porque la “Junta Directiva actúa muy bien” y porque el entrenador es “impresionante, Jagoba... Ni te cuento”, añade Luquin.

Hodei Iriarte, jugador del Cadete B: “Quiero que este sueño dure el máximo tiempo posible”

Hace tres años Hodei Iriarte, nacido en 2007, llegó al club cumpliendo “el sueño de mi vida”. Ya jugaba al fútbol, pero desde que comenzó ha afianzado la idea de que el “fútbol es lo que más me gusta en el mundo”. “Osasuna es un club que hay que valorar” y el de Santesteban cree que gana el premio por “lo que nos enseña” y por lo que “defiende Osasuna en cada partido”.
El jugador del Cadete B vive el fútbol con “pasión” y es un deporte que “disfruto al máximo y que intento aprovechar cada día al 100%”. La oportunidad se la brindó el club “hace tres años”, comenzó su etapa en el “Infantil B” y en medio de un entrenamiento admite que quiere que “este sueño dure el máximo de tiempo posible”. Es un seguidor nato del primer equipo, pero “el recuerdo que más presente tengo es la llegada a Tajonar”, una experiencia diferente a lo que “había vivo en mi antiguo club (C.D. Doneztebe)”, cuenta. El navarro vio “a los preparadores físicos, a los médicos y a los entrenadores” y se sumergió “en un sueño”, cuenta antes de volver al verde.
volver arriba

Activar Notificaciones