Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Granada 0-2 Osasuna

Plenitud rojilla

Osasuna exhibe en Granada todas sus virtudes

Ampliar David García celebra el extraordinario gol de cabeza junto a Darko y Rubén. Es el cuarto de la temporada del central navarro
David García celebra el extraordinario gol de cabeza junto a Darko y Rubén. Es el cuarto de la temporada del central navarroAFP7
Actualizado el 23/01/2022 a las 19:27
Osasuna alcanzó un estado de plenitud futbolística cuando más falta le hacía. Los de Arrasate necesitaban ganar puntos y autoestima en un momento que marca tendencia para lo que vendrá. Con todo ello regresaron a Pamplona, victoriosos en el marcador y en ánimo después de haber firmado un partido redondo. Granada era tierra maldita por los antecedentes históricos. La racha sin oler gol a domicilio también se hizo añicos. Osasuna había dado muestras de alta intensidad y nervio contra el Cádiz, había amagado con buenas intenciones en Vigo y confirmaba su recuperación en el Nuevo los Cármenes firmando una actuación sobresaliente de la que dejan a entrenador, jugadores y aficionados satisfechos. Ganó y convenció haciéndolo como marca el estilo que Jagoba ha instaurado desde su llegada hace un tiempo. Una presión que atosiga a los rivales aparejada a esa vocación ofensiva para ocupar los espacios, también en el área. Sea cual sea el resultado. Fue, en definitiva, una propuesta reconocible que supo ejecutarse y que dejó sin respuestas a un Granada sin control ni jerarquía de local.
El triunfo incontestable entierra dudas, si es que las había, y revaloriza a un bloque de futbolistas que se ha reencontrado con su forma de vida en el campo. Marcó David García un soberbio gol de cabeza para romper el 0-0 y sentenció Kike García en ese tramo decisivo en el que nadie dio un paso atrás. En el núcleo de todo, queda el equipo: desde la infranqueable pareja de centrales con un Juan Cruz estelar hasta la mejor versión que recobraron Rubén García y Moncayola, dos pilares fundamentales. Si a ello se suma, la ambición de Nacho Vidal y Manu Sánchez en los laterales, la máquina quitanieves que tiene Torró, la ruptura incesante de Darko y el carácter indomable del Chimy y Budimir, sale de la coctelera un Osasuna como el de Granada: el que sabe a lo que juega con esa alegría tan propia.
EL CHIMY EN BANDA DERECHA
Arrasate había apostado por mantener el 4-1-4-1 y en este caso colocó al atacante argentino en el costado derecho, posición que conocía de su etapa en Huesca. El equipo se soltó de inicio. Ya no se despegó de ese ritmo insistente que ahogaba el juego que iniciaban de atrás los de Robert Moreno. ¿Objetivo? Buscar el área rápido y poblarla de camisetas verdes.
El centro del campo aplicó un poderío físico y futbolísitico. Jugar en campo nazarí era tomar ventaja. La media hora inicial fue navarra. No llegó el gol, sí los avisos. Moncayola sí había marcado a los once minutos tras recibir un pase de Budimir, que a instancias del linier y después del VAR estaba en posición adelantada. La imagen televisiva generó una tormenta de dudas por la torpeza de las líneas trazadas que dejaron en evidencia a la tecnología. Nadie sabe por qué se anuló. Difícil de creer.
El de Garínoain, plena potencia y despliegue, volvió a hacer gala de su llegada al área con otra ocasión inmediata. Fue la más clara de la primera mitad. Rubén García estaba caliente. Le asistió desde la izquierda y el disparo se le marchó fuera. Ese Osasuna ofensivo y dinámico en sus transiciones tuvo continuación. Otra vez el de Xátiva sirvió una pelota a lo que no llegó en boca de gol Budimir, con la guardia alta.
Solo en el cuarto de hora final al descanso, Osasuna dio la sensación de perder gobierno. Jugaba también el Granada, que optó por mover el juego con balones en largo. Aparecía la sobriedad defensiva rojilla. Puertas gozó del mejor acercamiento tras una dejada de Jorge Molina, pero no supo superar a Sergio Herrera en su salida.
RECITAL OFENSIVO
Osasuna no se despojó de su propuesta en la segunda parte. Otra vez Rubén entregó un balón para que Budimir lo rematara, sin la precisión y dirección que deseaba con la frente. Los rojillos seguían llegando y manteniendo la compostura atrás gracias a la rapidez al corte de un Juan Cruz determinante en una acción con Puertas.
La última media hora fue de Osasuna. Hubo goles y más ocasiones. El Granada ni se asomó. El recital comenzó con el vuelo de David García a la salida de un córner. Su proyección no tiene límites. Cada jornada que pasa demuestra sus condiciones como jefe de la defensa dominando muchos registros. Nadie le tose cuando la pelota va por alto.
Al 0-1 siguieron más episodios de peligro: una espectacular arrancada de un Chimy con alma de Rosario tras un túnel y un regate que salvó al final Maximiano; un disparo de Kike García que paró el meta nazarí; una llegada de Torró que mandó la pelota desviada tras unos detalles de calidad de Javi Martínez; y otro lanzamiento ajustado de Kike junto al palo. El conquense acertaría a placer en las postrimerías para culminar una bonita combinación entre Darko y un Nacho Vidal imparable que se anotó la asistencia.
Gran imagen la que dejó Osasuna en Granada. La permanencia cada vez está más cerca.

GRANADA: Maximiamo; Víctor Díaz (Quini, m.71), Germán, Raúl Torrente, Escudero (Bacca, m.81); Montoro (Machís, m.71), Luis Milla, Antonio Puertas, Álex Collado (Gonalons, m.46); Luis Suárez y Jorge Molina.
OSASUNA: Sergio Herrera; Nacho Vidal, David García, Juan Cruz, Manu Sánchez; Torró (Oier, m.87), Darko, Moncayola, Rubén García (Kike Barja, m.94); Chimy Ávila (Javi Martínez, m.75) y Budimir (Kike García, m.75).
GOLES: 0-1, m.64: David García. 0-2, m.89: Kike García.
ÁRBITRO: Jaime Latre (C. Aragones). Mostró cartulina amarilla a los visitantes Nacho Vidal (m.26) y Darko (m.66).
INCIDENCIAS: Estadio Nuevo Los Cármenes, 12.475 espectadores. 75% de aforo.

Las claves

A por el partido desde el inicio
Lo hizo entre semana en Vigo y no le salió bien. En Granada sí. Osasuna fue de salida a buscar la victoria, jugando en campo del equipo andaluz. Impuso su ritmo y ya no lo soltó. Jugó a lo que quisieron los rojillos salvo unos minutos pasada la primera media hora. Hubo no solo intensidad, sino que además buen fútbol. El aficionado rojillo se divirtió viendo al equipo.
David García vuelve al once con gol
Su presencia en la defensa se nota. Tiene liderazgo aparte de facultades. Y en ataque sigue aportando. Marcó su cuarto gol de la temporada, otra vez de un bello cabezazo suspendido en el aire para ganar el duelo. Sin duda, uno de los mejores de la Liga en su puesto. Huele a selección.
Marcar el 0-1 y tener más ocasiones
Osasuna supo gestionar a su manera la ventaja en el marcador. Nadie quiso dar un paso atrás. Antes del segundo gol de Kike García, hubo ocasiones más que suficientes para haber perforado el marco nazarí. Los rojillos mostraron su cara más ambiciosa. Gran noticia para la mentalidad de un equipo que ha sufrido esta temporada una mala racha.
Moncayola y Rubén vuelven por sus fueros
Los dos recobraron su mejor nivel. Moncayola estuvo en todas partes en el centro el campo. Rompió, distribuyó, condujo, llegó al área para el remate... Potencia pura. El valenciano sirvió la asistencia del 0-1 y dio hasta tres pases más que pudieron ser gol. Estuvo muy activo en el juego.
El nivel que está dando Juan Cruz
Ejemplo perfecto de cómo darle la vuelta a la situación. Era un secundario de la plantilla y ahora es titular con justicia. Este domingo estuvo perfecto de central con algunos cruces providenciales. Es rápido y saber leer bien el juego. Muestra implicación, sin parar de dar órdenes. Un jugador recuperado para el club.
volver arriba

Activar Notificaciones