Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Recuerdo

La manita de Arrasate a Osasuna

El 2 de noviembre de 2013, Osasuna sufrió su mayor derrota ante la Real Sociedad, un 5-0 con Jagoba en el banquillo donostiarra

Ampliar Javi Gracia y Jagoba Arrasate se saludan en aquel partido de noviembre de 2013 en Anoeta
Javi Gracia y Jagoba Arrasate se saludan en aquel partido de noviembre de 2013 en AnoetaEl DIARIO VASCO
Publicado el 24/02/2022 a las 06:00
Osasuna y Real Sociedad vivirán este domingo su septuagésimo enfrentamiento en Primera División. De los sesenta y nueve anteriores, dieciocho acabaron en fiesta rojilla. Pero no todo han sido tardes de gloria para el osasunismo. La historia del derbi también contiene páginas negras, especialmente la del 2 de noviembre de 2013. Aquel día, con el aliento de más de mil rojillos en la grada, Osasuna salió escaldado de Anoeta. Fue un 5-0, el resultado más abultado en los ochenta y dos años de enfrentamientos entre rojillos y realistas. El capitán de aquel barco donostirarra que navegó ese año por la champions era, nada más y nada menos, que Jagoba Arrasate.
Pero el técnico de Berriatúa no fue el único de la actual plantel de Osasuna presente aquel día en el feudo txuri-urdin. También estaban Roberto Torres y Oier, quien ocupó la posición de lateral derecho. El capitán navarro tuvo que frenar las incursiones por banda de José Ángel ‘Cote, ahora mismo bajo las órdenes de Arrasate en Osasuna.
Griezmann y Oier, en un momento del partido que acabó en goleada de la Real Sociedad
Griezmann y Oier, en un momento del partido que acabó en goleada de la Real SociedadJ. A. GOÑI
Desde aquella derrota, Osasuna ha visitado tres veces Anoeta, reconvertido ahora bajo el nombre de Reale Arena. El balance, una derrota y dos empates.
EL ARMA DE ARRASATE
En el 5-0, el cuadro dirigido entonces por Arrasate resquebrajó a los rojillos con las jugadas a balón parado. Tres de los cinco tantos llegaron desde la estrategia. El primero, en una falta botada por el Chori Castro y rematada por Ansotegi en el punto de penalti, y los dos restantes obra de Griezmann e Iñigo Martínez a la salida de un córner.
“Le estamos mucha importancia al balón parado. Hoy en día, en el fútbol son esenciales este tipo de acciones. Te sirven para abrir los partidos y facilitan mucho el trabajo”, declaró Arrasate al término del encuentro. Una forma de trabajar que está implantando poco en Osasuna. Esta es su tercera campaña al frente de un equipo que ha conseguido anotar veinte goles a balón parado.
Siete de ellos se han conseguido esta temporada. Quedan trece jornadas para superar los ocho de la temporada 19-20. Unos registros, los de este curso, que han llevado a Osasuna a ser el séptimo mejor equipo en el balón parado.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE