Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Exrojillo

El golf, la “enfermedad” de Juantxo Elía

El exportero de Osasuna, que jugó la final de Copa en 2005, compite con los mejores jugadores nacionales y confiesa su pasión en una entrevista

Ampliar Juantxo Elía, con una camiseta de su época en Osasuna y un balón mientras hace un swing
Juantxo Elía, con una camiseta de su época en Osasuna y un balón mientras hace un swingREAL FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE GOLF
Publicado el 07/04/2022 a las 20:51
El aficionado rojillo recordará a Juantxo Elía (Pamplona, 43 años) por haber sido el portero que defendió la portería en la histórica final de Copa en 2005 en el Vicente Calderón a las órdenes de Aguirre y que contribuyó a aquellos grandes éxitos de Osasuna en Primera y en Europa. Internacional en las categorías inferiores y formado en Tajonar, su carrera se detuvo en 2010 por una lesión de espalda cuando jugaba en el Murcia. 
Fue entonces cuando descubrió una pasión que la tiene enganchado desde entonces: el golf. Así lo confiesa en una entrevista que ha concedido a la Federación Española de Golf. “Para mí ha sido una enfermedad. Terminé de jugar al fútbol y el golf me ha entrado hasta la médula, hasta el punto de que llevaré diez años jugando y te puedo decir que en los tres o cuatro primeros años no hubo un día en el que no entrenase, pegase bolas o lo que sea. Me lo he tomado muy, muy en serio”, declara el jugador del club de Gorraiz. “Llegué gracias a mi compañero en Osasuna Ricardo que un día me dejó un palo en una pretemporada en un campo de golf, y empecé a pegar a la bola, y vi que lo hacía bien y que disfrutaba mucho. Y a partir de ahí no lo he dejado”.
Elía sigue con la adrenalina de la competición. “Yo siempre he sido un futbolista muy profesional, me gustaba muchísimo cuidarme y entrenar, y de alguna manera en el golf tenía el aspecto de competición por un lado, con los torneos, y por otro tenía el resto de la semana para entrenar y cuidarme físicamente. De hecho es que tengo hasta un preparador físico específico de golf. Lo que más disfruto del golf es el proceso, más incluso que el resultado. El ser profesional, cuidarme, entrenar,... eso es lo que más disfruto”.
Elía, en aquella final de Copa de 2005 contra el Betis
Elía, en aquella final de Copa de 2005 contra el BetisARCHIVO
Se codea con los mejores jugadores nacionales. “No es que tenga grandes resultados, pero voy haciendo cosas. En este Campeonato de Barcelona, en uno de los campos más exigentes de Europa como es El Prat, pasar corte y estar entre los 30 primeros, con jugadores de alto nivel, pues es un gran logro. No me conformo con eso, pero está muy bien”, señala. “Luego hay que diferenciar lo que son torneos de este tipo con los de club. Actualmente tengo el récord de mi club con -10, un 62. Pero no es lo mismo hacer pocas en tu campo que hacerlas en un torneo de gran magnitud”.
La lesión de la espalda sigue ahí. “Sí, sí me da problemas. Lo que pasa es que el nivel de fútbol de élite es otro. Una molestia crónica te merma muchísimo, no puedes estar al cien por cien a diario, y eso te lleva a retirarte. En cambio en el golf, como lo practico a nivel amateur, puedo ir tirando con analgésicos y antiinflamatorios. Ahí en la espalda tengo una lesión importante, sí”.
Tiene amor por este deporte. “La pasión que tengo por el golf ha superado todos los límites habidos y por haber, el golf es mi vida. Tengo mis trabajos y mis negocios, pero el golf es de las cosas más importantes de mi vida y es uno de los motores que me hace cada día prepararme y estar a tope”, expresa Elía, que compite con Navarra. “Llevo ya cuatro años jugando con la selección de Navarra, y es una experiencia súper bonita. En cierta medida me recuerda mucho a las sensaciones del fútbol, porque es una modalidad en equipo. De las cosas más bonitas y que más echo de menos del fútbol es el compañerismo, el vestuario, el arrimar el hombro por un bien común. En el Campeonato de Autonomías revivo esa sensación y me encanta. Debo decir que yo me siento muy, muy, muy navarro y, claro, jugar por Navarra es siempre muy especial, un orgullo”.
El que fuera portero de Osasuna comenzó su afición al golf gracias a Ricardo
El que fuera portero de Osasuna comenzó su afición al golf gracias a RicardoREAL FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE GOLF
Se lo toma en serio en las competiciones. “Sí puedo asegurar que soy muy obseso de la técnica -también lo era en fútbol-, no me gusta pegarle a la bola de cualquier manera, aunque eso es algo que he ido matizando con el tiempo, cuando te das cuenta de que lo que cuenta es hacer pocas. Si puedo destacar algo es el drive, la distancia que hago desde el tee es respetable. Luego todo el mundo me dice que pateo bien, pero a mí me gustaría hacerlo mucho mejor”.
El motor también forma parte de su vida. “Sí, y es mi profesión”, declara. “Montamos una empresa de vehículos y sí, es mi otra pasión, los coches deportivos y algo especiales. Es mi pasión, pero no tanto como el golf”.
Para terminar, a Juantxo Elía le preguntan qué vería en la tele si coincidiera una final de Champions con la Ryder Cup. “No tengo ninguna duda, me quedo con el golf. No dejo de ver la Ryder por un partido de fútbol”. Pero, ¿y si la final la juega Osasuna? “Ah, entonces no. Osasuna es mi equipo. Me quedo siempre con el golf salvo que juegue Osasuna”.
En el palco del Calderón, a la izquierda, recogiendo en 2005 la medalla del subcampeonato de Copa
En el palco del Calderón, a la izquierda, recogiendo en 2005 la medalla del subcampeonato de CopaARCHIVO
volver arriba

Activar Notificaciones