Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Forofillo

Osasuna, el nuevo Bilbao

Somos un club tan grande que desdeñamos 1,8 millones. ¡Cómo cambian los tiempos!

Ampliar El Forofillo en tiempos del coronavirus
El Forofillo en tiempos del coronavirusJAVIER IBORRA
Actualizado el 23/05/2022 a las 10:22
Ya es oficial. El Madrid del norte tiene competencia. Le ha salido a la peñita del Botxo otro sinónimo en Pamplona, van de rojo y es el nuevo Bilbao. Hablo de Osasuna, de nuestro Osasuna, un equipo que ha terminado la temporada de manera triste, no tanto como para descender, pero con aires de grandeza e ínfulas vizcaínas. ¿Que si ganamos al Mallorca pillamos 1,8 millones más por la novena plaza, que nos había birlado el Valencia de Bordalás? Por pasta va a ser, Patxi.
Veo a gente desde el club enviando ojeadores para robar canteranos, a los directivos de La Famiglia rehaciendo los estatutos, sólo gente con ADN foral o antepasados navarros, apostando por la Copa del Rey y comprando una gabarra para descender por el Arga. Es el camino del triunfo, la bilbainización de un club en la actualidad secuestrado mediáticamente, con un Jagoba renovado que parece que ni quería seguir y que ha cerrado la temporada con menos tensión que electricidad hay en un caserón abandonado ocupado.
Tres empates y dos derrotas. Ese es el resumen de los últimos cinco encuentros, antes de los cuales incluso se hablaba de posibilidades europeas, o de terminar por encima de los de Marcelino. Pero nada. Parece que con la salvación nos conformamos, nos sobra el dinero, nos dedicamos a homenajear a exfutbolistas que hace tiempo dejaron de contar para el primer equipo y que, por mandato sumarial, aparecen en estos últimos encuentros. Es curioso, cuando aparecen se tira la temporada de notable alto al garete.
Empates de encuentros más que ganables. Imagen paupérrima en San Mamés y ni contamos contra el Mallorca del vasco Aguirre. Con un planteamientos más típico del Boscos (y que me perdonen los del Boscos, que no lo merecen) que de la máxima categoría del fútbol nacional. Con despedidas, con fiestas, con vueltas al campo pero sin alma, sin tensión, sin osasunismo. Y nosotros, tontos aficionados, sin perder detalle de ninguno de los 450 últimos minutos de campaña. Padrino, me debes ese tiempo...
Derrota y salvación del Mallorca. Insisto, es lo que tiene la tensión. Ellos se jugaban la vida, nosotros "sólo" 1,8 millones. Habrá que preguntar a La Famiglia si les importa ese dinero o no, a tenor de las cuentas presentadas que rezan que el club sigue teniendo una deuda neta de más de 50 kilos. Qué más da un kilo más o uno menos. Somos el nuevo Bilbao, ya echaremos mano a la pastuki del CVC para ampliar la maquinaria propagandística del club, con nuevas cámaras HD para esos bucólicos vídeos, con más chromas para fusionar realidad con virtualidad, para coger peña de la cuerda, tribuneros que nos aplaudan y no metan ruido. Como en la pandemia.
Osasuna ha terminado la temporada sin alma. Me preocupa que Jagoba se haya visto "forzado" a renovar por la amistad que tiene con Braulio, puede ser un error que se pague a corto plazo. Porque la temporada que le queda al bueno de Berriatua debería poner un broche dorado a su papeleta en el club. No es fácil subir con esta gente, ni mucho menos mantenerse en la elite con los mismos. Pese a que lleguen refuerzos de campanillas, Ferraris medio gripados, cisnes de ocho kilos de a kilo el gol. Manda bemoles, Patxi...
Somos el nuevo Bilbao, el segundo Madrid del norte. Ya veo a ojeadores en la Txantrea, en el Pamplona, para quitar chavalería. Somos grandes, nos sobra el dinero, dejamos escapar 1,8 kilos. Da igual lo que nos juguemos, las ínfulas están ahí. Y eso a la afición no le gusta nada, que quede claro. Ver a tu equipo hacer el ridículo, sin tensión, sin jugarte nada, tomándose los encuentros como un solteros contra casados... Que se lo expliquen a la gente de, por ejemplo, el Granada. Por no hablar de Levante o Alavés.
El Mallorca llegó, reflotó la hostelería de la Plaza del Castillo, bajó a El Sadar e hizo lo que tenía que hacer. Alegrar a los casi medio millar de acólitos que se sorprendieron por el bochornazo en Pamplona, aplacándolo a golpe de caña y vermú. Graciosos los chicos de la tele confundiendo la melopea de más de un aficionado bermellón con emoción por el 0-1 marcado por Ángel. Que jugó en el Promesas de Merino, por cierto. Emoción dice...
El 0-2 ya fue anecdótico. En el palco se frotaban las manos hacienco cálculos. Cálculos del dinero del CVC, cálculos de otro año en Primera, cálculos de controlar todas las entrevistas, las comparecencias, los entrenamientos, los vídeos de las despedidas de gente que lo ha sido todo pero a la que no renuevan. A lo doble moral americana, a Dios rogando y con el mazo dando. Es la política actual que se sigue, ellos se la coman. Otros no nos callaremos ni la compraremos. Hay que tener en cuenta que Osasuna tiene más de 100 años, ellos son ave de paso...
Somos el nuevo Bilbao. En nada imagino que llamará Luis Enrique a rojillos a la selección. También imagino que para el año que viene levantaremos un piso más en El Sadar, que San Mamés no puede ser más alto. Da igual el precio, siempre se va a encarecer la cosa que la vida está muy mala. Pero la caja está llena, como el ego de más de uno. Somos el segundo Madrid del norte, somos un equipo sin alma, somos los perfectos anfitriones. Somos los mejores organizadores de despedidas a exjugadores. Somos... Somos Osasuna, rediez. Que nadie lo olvide.
¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!
volver arriba

Activar Notificaciones