Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La crónica

Un Osasuna indomable

Inmejorable comienzo rojillo con Aimar Oroz y Moi Gómez en plan estelar

Ampliar Aimar Oroz
Aimar Oroz vivió una noche para el recuerdo con el partidazo que realizó en la media punta y el gol de penalti que anotó para sentenciar al SevillaBuxens/Urdíroz
Actualizado el 13/08/2022 a las 09:17
La noche del regreso a El Sadar dejó imágenes que latirán este fin de semana en los corazones rojillos, como la felicidad de un Aimar Oroz que se convirtió en el sorprendente protagonista en un partido para su recuerdo. El joven canterano irrumpía en la titularidad ante una afición que vio por primera vez ese fútbol tan clarividente que le pertenece. Acabó decidiendo para marcar el penalti de la victoria, con toda la responsabilidad que rodeaba a ese momento tan especial y el bullicioso Graderío Sur de fondo.
Fue un comienzo inmejorable para este nuevo Osasuna, que jugó con ese espíritu indomable que hace temblar a los rivales en El Sadar y al que le dotó de un fútbol vertical preciso ayudado por las nuevas incorporaciones. El dinamitero conjunto de Arrasate pudo con el Sevilla, escuadra con aires de Champions que nunca pudo encontrar la regularidad para desplegar su juego. Osasuna le resquebrajó cuando se arrimó al área y le paró los pies cuando en la segunda parte intentó imponer su partitura en esas fases de mayor incertidumbre.
Con el mercurio de los termómetros disparado y siendo el primer partido de competición, sorprendió que Osasuna alcanzara un prometedor grado de agitación. En declaraciones previas, Jagoba había expresado el deseo de recuperar la electricidad en El Sadar. Siempre ha sido una forma de vida que engancha a sus aficionados y, a la vez, un camino válido para alcanzar los resultados. El técnico dibujó en la pizarra un 1-4-2-3-1 con tres caras nuevas que dieron otro aire respecto al anterior Osasuna. Aimar Oroz debutó como titular para colocarse en la media punta, zona donde se movió con aires de gran futbolista para tocar la pelota con su buen pie. Moi Gómez partió de la izquierda para activar de fútbol cada jugada con esos centros tan envenenados y esos pases al espacio. Y Rubén Peña irrumpió como un relámpago como lateral derecho en ese afán de recuperar la verticalidad. Lo hizo además en compañía de un socio que nunca mira hacia atrás como es Kike Barja.
El primer minuto fue la demostración de lo que pretendía un equipo que saltó en estampida con dos aproximaciones. Peña se anotó su primera incursión y segundos después el Chimy Ávila ya había recibido en el área en una acción que después aclaró Aimar Oroz para cocinar el peligro. Kike Barja rozó el remate.
Era un Osasuna valiente y sin complejos que pronto encontró premio. El Sevilla no sabía salir del atolladero donde se había metido. Rubén Peña condujo hacia adelante la pelota para mandar un centro intencionado pasado que el Chimy agarró con la cabeza. El remate del argentino, potente como siempre, incrustó a Bono en su portería.
Los rojillos marcaban el primer gol de la Liga, un detalle honorífico que quedará para el recuerdo pero que no pudo festejarse durante mucho tiempo. El Sevilla replicó con una respuesta superlativa, digna del potencial de los jugadores que tiene. El Papu Gómez rompió en el desmarque hacia la izquierda y bajó una pelota complicada que en décimas de segundos envió al área. Rafa Mir estaba con la caña preparada para hacer un alarde de su pegada y se anticipó a David García. Empataban los de Lopetegui, que funcionaron a impulsos en esta primera mitad seguramente por la oposición que había enfrente. Liderado por la contención de Lucas Torró, Osasuna no se dejó tan fácil comerse el terreno para ser sometido. Había que asumir ese riesgo de apretar. Y lo cierto es que ese vive empuje navarro coloreó el partido sobre el control y precisión colectiva del Sevilla.
En ese duelo de estilos, hubo repartos de ocasiones de gol. Osasuna lo intentó con disparos exteriores. Una volea de Torró fue sacada por Bono en una buena intervención. Más tarde, el portero marroquí vería cómo el durísimo zurdazo de Moi Gómez, que armó la pierna con una facilidad pasmosa, pegaba ligeramente en su palo izquierdo.
AGUANTAR LA INTENSIDAD
El Sevilla también daba la cara dentro de su irregularidad. Una combinación colectiva rápidamente trenzada terminó con un tiro del Papu Gómez que no enganchó como hubiera querido. Después, antes del descanso, Delaney sacó el látigo para hacer temblar la portería de Herrera. El cuero se estrelló en el palo.
Tuvo su gran mérito Osasuna en la segunda parte cuando sabía que el Sevilla le apretaría. En esos momentos de aceleración en tres cuartos de los hispalenses, pleno de figuras, se dio una lección de saber estar en defensa. Ni una ocasión clara visitante en la segunda parte. Por algo será. Arrasate comenzó a hacer cambios. No quería que se bajara la intensidad. Salió el empuje navarro. Osasuna no era ni mucho menos inferior. Sin perder el sentido de bloque, se fue hacia arriba. El Chimy avisó con un disparo por encima del larguero y Moi Gómez, el conductor del peligro rojillo no pudo batir a Bono tras una conducción que finalizó.
Quedaba el mejor momento del partido. El Papu Gómez derribó a Moncayola en el área. Del Cerro Grande no pestañeó y señaló el punto fatídico. En Sevilla todavía estarán escuchando las quejas al interpretar que no era falta. Aimar Oroz cogió la pelota. El Chimy le concedió el deseo. Optó por lanzar al centro y a media altura. Un gol que daba el triunfo y que noqueó a un Sevilla que no pudo hacer nada. Había rival.

OSASUNA: Sergio Herrera; Rubén Peña (Darko, m. 62), Unai García (Manu Sánchez, m. 81), David García, Juan Cruz; Moncayola, Torró; Kike Barja (Nacho Vidal, m. 56), Aimar Oroz (Pablo Ibáñez, m. 81); Moi Gómez; Chimy Ávila (Kike García, m. 81).
SEVILLA: Bono; Navas, Gudelj, Rekik, Acuña; Delaney (Rakitic, m. 81), Fernando, Papu Gómez (Iván Romero, m. 81); Ocampos (Telles, m. 81), Rafa Mir (En-Nesyri, m. 62), Tecatito (Lamela, m. 62).
GOLES: 1-0 (m.8): Chimy Ávila. 1-1 (m.10): Rafa Mir. 2-1 (m.74): Aimar Oroz, de penalti.
ÁRBITRO: Del Cerro Grande (Comité madrileño). Amarilla a David García, Chimy Ávila y Moi Gómez por parte de Osasuna. A Papu Gómez, Romero, Rakitic y Fernando por parte visitante.
INCIDENCIAS: El Sadar ante 18.536 espectadores.

Las claves

La primera alineación de la temporada trajo novedades como la presencia del joven Aimar Oroz en la media punta. También saltaron de inicio dos fichajes: Rubén Peña y Moi Gómez. Los tres agradaron y dieron otro aire al juego del equipo. Arrasate también confió en Unai García como acompañante de David García en el eje de la zaga y en Juan Cruz como lateral izquierdo. Fue un 1-4-2-3-1.
Fue un comienzo eléctrico de Osasuna, que se fue a por todas al área del Sevilla. Un centro de Rubén Peña encontró la cabeza del Chimy Ávila para abrir el marcador. No duró demasiado la alegría. Igualó Rafa Mir en una buena combinación de los hispalenses.
En esta primera parte, Osasuna fue superior al Sevilla, que también apretó cuando vio ocasión. Es lo que tiene un equipo grande. Le basta poco para generar. Delaney lanzó un disparo al poste, misma suerte que había corrido antes Moi Gómez con un lanzamiento. Cada uno quería imponer su estilo. Osasuna se acercó siempre más a lo que quería.
No iba a ser sencillo mantener la intensidad después del descanso. El Sevilla quiso acelerar. Por momentos amenazó, pero Osasuna aguantó el tipo gracias al trabajo de su defensa y su doble pivote. Mucho mérito que un rival de esa talla no pudiera generar peligro.
Los rojillos jugaron con nervio, pero también pusieron su fútbol. Antes del penalti decisivo se habían producido acercamientos. Y llegó esa acción, un derribo que más allá de ser pitado como sanción, fue el premio al partido. Aimar Oroz se coronó en una gran noche asumiendo la responsabilidad de lanzarlo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE