Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Íñigo, un espía conocido

El navarro regresó a El Sadar, pero con el escudo del rayo

Ampliar Afectuoso saludo entre Iñigo Pérez, segundo entrenador del Rayo, y Jagoba Arrasate
Afectuoso saludo entre Iñigo Pérez, segundo entrenador del Rayo, y Jagoba ArrasateJ.P. Urdiroz
Publicado el 04/09/2022 a las 18:33
Tres meses y medio después de su marcha, Iñigo Pérez volvió a El Sadar. Esta vez, no de rojillo, sino con una indumentaria color azul característica de los técnicos del Rayo Vallecano. El navarro, que colgó las botas en mayo, decidió iniciar una nueva aventura en el mundo del fútbol. El chantreano es segundo entrenador del equipo madrileño. Su consigna era ser el verdugo de sus antiguos compañeros. No lo consiguió, pero seguro que la derrota le dolió menos.
“Se me hace raro volver aquí en la cuarta jornada. Han pasado pocos meses desde que me despedí. Casi como que no me he ido de cara a saludar otra vez a los compañeros. Estoy feliz de volver aquí, a mi casa”, confesó.
Con la naturalidad que le rodea, Iñigo Pérez pisó el césped de El Sadar acompañado por el utillero de Osasuna, Andrés Ocampo, y junto a Aridane. Las muestras de cariño no cesaron al saludar a los Unai García, David García, Roberto Torres y compañía. Cayeron bromas de ambos lados.
"NO ME ARREPIENTO"
El regreso del chantreano fue uno de los alicientes en los prolegómenos. Esta vez, el técnico visitante Andoni Iraola tenía un comodín en su manga al contar con una persona que ha estado cuatro años en Tajonar. “Tengo conocimiento pleno de las ideas de Jagoba, de cómo son los jugadores y sus características. Sin embargo, por mucho que pueda intentar buscar puntos débiles, los partidos llevan su propio ritmo y los jugadores ponen la pauta. Aun sin estar yo aquí, Osasuna y Rayo son dos equipos que se conocen mucho. No creo que, mi presencia, pueda alterar el resultado”.
A sus 34 años, Iñigo Pérez disfruta ahora desde los banquillos. Es la mano derecha de Iraola -compañeros en el Athletic- y se encarga de la estrategia. Osasuna le brindó la opción de entrar en el cuerpo técnico, el navarro no quería ser el jefe de sus antiguos colegas de equipo. Salió al Rayo. “Fue una decisión meditada, no era algo repentino. Llevaba varios años pensando en esta acción. Al final de la temporada pasada se dio todo para que pudiera empezar. No me arrepiento, ni siquiera después de empezar la temporada”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora