Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Triatlón

Ion Bermejo, rumbo a Hawái

El zizurtarra ha obtenido el billete para el Mundial de Ironman, dentro de un año

Ampliar Ion Bermejo Yanguas, ayer con su bicicleta en Zizur Mayor
Ion Bermejo Yanguas, este miércoles con su bicicleta en Zizur Mayorjesús garzaron
Publicado el 30/09/2021 a las 06:00
Queda algo más de un año, pero Ion Bermejo Yanguas ya sabe dónde quiere estar el 6 de octubre de 2022: en la ciudad hawaiana de Kona, sede del próximo Mundial de Ironman y a 12.500 kilómetros de Zizur Mayor, su pueblo. El joven deportista de 22 años logró el pasaporte para la cita más importante de la larga distancia el pasado día 12 en Vitoria, tras ganar en su grupo de edad (20 a 24 años). Desde ese momento, Ion tiene la mente puesta en Kona y en todo lo que supone: preparación, planificación y ahorro.
El Ironman es caro. Y Bermejo es consciente del sacrificio económico que va a tener que realizar para acudir al Mundial. Estudiante de ADE en la UPNA y monitor en San Juan, tiene por delante un año para reunir los 5.000 euros que le costará afrontar la participación. En su caso, no basta con ser el mejor.
Consiguió en Vitoria el billete para el Mundial, en una prueba en la que se suspendió la natación. ¿Cómo lo consiguió?
Tenía pensado ir al Ironman de Vitoria en julio, pero se aplazó a septiembre y, como ya había planificado con mi entrenador estar fuertes en esa fecha, decidimos ir al de Lanzarote, pero no me salió bien la carrera. Como ya estaba inscrito en Vitoria, decidí participar. Para clasificarme, tenía que ganar en mi categoría y lo conseguí. Había hecho un Ironman en 8 horas 48 minutos y si hacía una carrera de ese estilo las posibilidades iban a ser grandes. En Vitoria no hubo apenas rivales. Sólo estábamos cuatro en mi categoría y era más sencillo saber cómo iba en la clasificación. Vi que en el km 50 de bici le metía al segundo más de 10 minutos y pensé que podía seguir aumentando la distancia. Aunque la carrera a pie no fue buena, llegué a estar con una hora de ventaja y eso me dio tranquilidad para los últimos km, cuando se te hace bola en la maratón.
Un Ironman son 3.800 m de natación, 180 km de bici y la maratón de 42,195 k m, pero en esta ocasión no se nadó. ¿Qué ocurrió?
Que había niebla en el pantano de Landa y no se veía. Ha habido gente que se ha quejado, pero si te pones en la piel del organizador y si no se ve a un nadador y le pasa cualquier cosa, es un marrón. Estuvimos dos horas esperando y eso nos perjudicó, porque llevábamos cinco horas sin comer cuando empezamos.
¿Cómo da el paso de hacer triatlón a Ironman?
El Ironman es un triatlón muy largo. Yo antes hacía ciclismo. Si empiezas muy tarde, tienes el hándicap de la natación, porque tienes que coger la técnica desde pequeño. Más tarde es difícil. Mis compañeros siempre me animaron a hacer pruebas largas. Imanol Etxarri me dijo que probara y empecé con medios Ironman. Me gustó un montón. El primero lo hice en 9 horas 26, que es una buena marca, y eso que no me preparaba como ahora.
Con todo lo que tiene que entrenar, ¿cómo se organiza entre estudios y entrenamientos?
Entreno los siete días de la semana, pero sobre todo meto horas los fines de semana. Entre semana, raramente paso de 3 horas diarias. Pero en la carrera, hay días que tengo sólo 2 horas de clase y no me cuesta madrugar para correr o nadar.
Ya ha conseguido plaza en el Mundial, pero queda mucho por delante. Sobre todo, por lo que cuesta económicamente.
Hawái ya es caro de por sí y suben los precios de los alojamientos cuando vamos allí. Sale por unos 1.500 euros la semana, la inscripción, 1.300, otros 1.000 el avión, más el alquiler del coche... Sale entre 4.000 y 5000 en total. El dinero de mi trabajo con unos chavales en San Juan lo voy a ahorrar e invertir en ir al Ironman, pero cualquier ayuda será bienvenida. También había pensado en hacer camisetas con algún eslogan, que sabes que tus amigos y tu familia, que son los que te apoyan, van a querer. A mí se me hace feo pedir dinero. Tengo algún patrocinador que me hace descuento en el material, que está bien, pero no es suficiente.
Y una vez en Kona, ¿tiene algún objetivo? O sólo estar allí ya es motivo para disfrutar.
El podio es de cinco, así que espero estar cerca. Tengo que prepararme porque hará mucho calor, igual 40 grados. En bici, te da el viento y te refrigeras, pero corriendo, 3 horas y algo, ni te cuento -sonríe-.
A falta de un año, ¿cómo afronta la preparación del Mundial?
La idea es hacer una primera parte de la temporada hasta mayo junio con duatlón y triatlón, o el half triatlón de Pamplona, que será Campeonato de España, parar para descansar y en agosto, septiembre y octubre preparar ya el Ironman.
Ion, junto a sus hermanas Nerea, centro, y Ane, ambas atletas
Ion, junto a sus hermanas Nerea, centro, y Ane, ambas atletas cedida

Ion, el orgullo de sus hermanas, Nerea y Ane

En casa de los Bermejo Yanguas el deporte se respira por los cuatro costados. Ion es el menos conocido, hasta ahora, ya que sus hermanas, Nerea, sobre todo, y Ane, son atletas y sus resultados les han hecho ocupar titulares. Ion y Nerea son mellizos (20-12-1998) y Ane es la pequeña (2-11-2001). Nerea es plusmarquista navarra de 400 vallas (prueba de la que es campeona de España), 200 y 100.
“Últimamente suelo bromear con Nerea, porque siempre ha sido la estrella de casa, y le digo que yo soy el primero que va a ir a un Mundial. Y ella se ríe. Ane se apunta a un bombardeo. Las dos están orgullosas, pero mi padre el que más. Se emociona aunque no termines la carrera. Y mi madre también. Aunque me echen la bronca mis padres porque estudio menos... A Hawái iré primero con dos compañeros y mi familia si va irá menos días, aunque sea un palizón de viaje. Para mí sería lo mejor”, explica Ion.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones