Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Dakar

Iñaki Mujika: “¿Por qué me miras así si estoy mejor que tú?”

El alsasuarra de 36 años relata su cambio de vida tras el accidente que sufrió en abril y le paralizó ambas piernas. Sueña con volver al Dakar y narra los prejuicios que se encuentra en el día a día, sobre todo, de la sociedad

Ampliar Iñaki Mujika mejora la movilidad de sus brazos junto con la sanitaria Edurne, en el centro de Imárcoain
Iñaki Mujika mejora la movilidad de sus brazos junto con la sanitaria Edurne, en el centro de ImárcoainJ. C. Cordovilla
Publicado el 17/01/2022 a las 06:00
Iñaki Mujika sufrió un grave accidente durante una prueba de motocross el pasado mes de abril. Ha visto la muerte de cerca y, desde entonces, la silla de ruedas es una herramienta que le facilita el día a día.
¿Cómo se encuentra mentalmente?
Llevo toda la vida andando en moto. No estoy contento, pero sabía que me podía ocurrir. Fue mala suerte porque caí de espaldas en alguna piedra y la lesión fue completa. También me podía haber quedado ahí por la insuficiencia respiratoria. Sabía que me podía pasar en cualquier momento y no me sorprende. Por desgracia, he vivido muchos accidentes de cerca. Hace dos años también se mataron dos amigos míos. He perdido muchos conocidos que andaban conmigo en moto. Yo, al menos, lo puedo contar.
¿Qué sintió al recibir el diagnóstico?
Me lo imaginaba al ver cómo tenía el cuerpo y lo qué sentía. Sabía que me había cambiado la vida. Me dijeron que mi lesión era irrecuperable, aunque dicen que las lesiones medulares algunas se activan a los tres meses. En mi caso no fue así.
¿Pensaba que le iba a cambiar tanto la vida?
Más o menos me hacía una idea. Es cierto que no sabes exacto lo que te vas a encontrar, pero algo te puedes imaginar.
Habla con entereza, pero habrá tenido momentos malos.
Ha habido de todo. Pensaba que me iba a hundir en el Hospital de Neuro-rehabilitación Guttman de Badalona, pero fue todo lo contrario.
¿Por qué?
Allí toda la gente está como tú y eso ayuda. El centro está preparado con los pasillos anchos, las puertas... no hay un escalón. Todos los ingresados se mueven con silla de ruedas. Yo, al menos, muevo los brazos, alguno de mis compañeros ni eso. No está bien comparar, pero al final lo haces. En la vida diaria es más duro. Ahora te irás andando a casa y yo me quedo aquí.
¿Se siente diferente ante el resto?
La gente de forma inconsciente intenta ayudar al que está peor. Si yo no pido ayuda no la quiero. Tampoco me gusta que me digan: “¡Qué pobrecito!”. Suelo ir a la Morea de compras y parece que tengo un cartel en la cabeza. Todo el mundo me mira. No puedo caminar, pero yo también me desplazo. ¡Voy como una bala con la silla! -bromea-. Me miran con mala cara. La sociedad todavía tiene mucho que mejorar.
Hay mucho que aprender.
Esos actos te fastidian, pero no le doy importancia. Me pregunto: “¿Por qué me miras así si estoy mejor que tú?”. Agradezco la ayuda, pero debo ser autosuficiente porque algún día no habrá nadie a mi alrededor. El otro día me caí por subir una rampa, pero quiero aprender a hacerlo para cuando me toque estar solo. Si me ayudan, cuando llegue esa situación no sabré hacerlo.
¿Cuántas veces ha pensado en aquel 11 de abril, día del accidente?
Si no era el 11 de abril iba a ser el 15 de mayo y si no era en la prueba de motocross iba a ser con la moto de carretera. No hice nada mal. No hice ninguna locura. Muchas veces he hecho cosas en carrera de las que luego me arrepentía. Fue mala suerte y ya está. Tenía que pasarme. No le intento buscar explicación porque no la hay. He tenido muchos accidentes y no me he matado. Sigo con vida, pero me he quedado así. Puedo dar hasta las gracias.
Increíble fortaleza mental.
Tengo mis momentos, no te creas. Hoy en día hay facilidades para todo. Va a ser imposible que vuelva a la vida de antes, pero en la medida de lo posible lo haré.
¿Nota alguna mejoría?
Este centro de Imárcoain me está viniendo bien. Mi lesión es completa y no va a mejorar nunca. Aquí hago ejercicios para fortalecer el tronco. De los abdominales hacia abajo no siento nada, por eso tengo que fortalecer los músculos superiores. Así gano control para vestirme o coger cosas del suelo sin necesidad de ayuda.
¿Y cómo están los de su alrededor?
Mi familia me ha ayudado mucho, en especial mi hermana Leire. También mi pareja, Nerea, mis amigos de toda la vida y todo el Club Aventura Touareg, el equipo con el que acudí al Dakar en 2021. Mi novia se quedó impactada con todo el apoyo que he recibido. Cuando estábamos confinados, no sé cómo lo hicieron pero se desplazaron a Badalona a verme. En la presentación del Dakar 2022 también me hicieron una sorpresa en la sede en Calaborra.
¿Le gustaría volver al Dakar?
Me ofrecieron ir este año. Incluso lo valoré con un piloto que también está en silla de ruedas. Me querían poner todas las facilidades desde mi club, pero no quería volver siendo una carga. Yo si voy es para ayudar. Dormiré en una tienda de campaña y me subiré al camión con una cuerda, si hace falta. Bastante trabajo hay allí como para estar pendiente de mí. No podré hacer lo de antes, está claro, pero igual puedo ayudar más ahora. O al menos de otra manera.
volver arriba

Activar Notificaciones