Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Charla

El estoicismo de Juan Carlos Unzué

El navarro protagonizó una charla junto al ‘coach’ imanol ibarrondo

Ampliar De izquierda a derecha: César Cruchaga, Juan Olagüe, Juan Carlos Unzué, Eduardo Zabaleta, Imanol Ibarrondo, Patxi Puñal
De izquierda a derecha: César Cruchaga, Juan Olagüe, Juan Carlos Unzué, Eduardo Zabaleta, Imanol Ibarrondo, Patxi PuñalDN
Actualizado el 11/05/2022 a las 18:03
Mi madre me pregunta: “Juan Carlos, ¿no estás cansado de ir cada día de un sitio a otro? Tienes muchos actos y eventos”. Yo le respondo: “Claro que me canso. Llegan las diez de la noche y me duermo. Pero también me pasa eso cuando estoy en casa sin moverme. Sé que, por mi enfermedad, llegará un momento donde verdaderamente no me pueda mover. Necesitaré de una pizarra para comunicarme o me tendrán que hacer una traqueotomía para poder respirar. Por eso no quiero perder ni un momento de mi vida”. Así reflexivo se mostró Juan Carlos Unzué durante la charla-coloquio que protagonizó junto a Imanol Ibarrondo, coach de la Real Sociedad -entre otras entidades deportivas- y especialista en temas de liderazgo y motivación mental.
El diálogo entre ambos protagonistas se enmarcó dentro del Primer Torneo Solidario ‘PadELAnte’, que organizó Navarra Pádel Solidario en colaboración con Navarra Pádel Masters Club, la Fundación Diario de Navarra y BrandOK Comunicación. Además de la inestimable y desinteresada ayudadel Ayuntamiento del Valle de Aranguren
¿Y POR QUÉ A MÍ?
Ibarrondo, exfutbolista profesional y ahora un afamado conferenciante, mostró su incredulidad por la forma de abordar la enfermedad de la ELA que ha tenido Juan Carlos Unzué desde que se le diagnosticó en 2019. “Es un referente estoico extraordinario. Me gusta apoyarme en algunas frases del emperador romano Marco Aurelio. ‘La felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos’, decía. La mente hace tiempo que está fuera de control, funciona en automático y cada vez que la vida no es como a ella le gustaría, la juzga, se queja y nos hace sufrir. No te pelees con la vida. Lo que te pasa es lo que te tiene que pasar. ¿Y por qué a mí? ¿Quién te has creído que eres? Hay que agradecer todo lo que nos pasa porque adquirimos experiencia y aprendemos. Sé que es difícil”, comentó ante los aplausos del público.
Durante una hora, Juan Carlos Unzué e Imanol Ibarrondo, que sienten una gran admiración, estuvieron charlando sobre los valores del deporte y cómo afrontar las adversidades. También hubo tiempo para las anécdotas y el exfutbolista bilbaíno contó que tiene el récord de ser el suplente de Primera División que más tiempo ha calentado sin jugar. “Empecé en el cinco y acabó el partido y no salí al terreno de juego. Me enfadé mucho. Esa semana entrené fatal. Estuve tres meses en la grada sin convocar. Me ayudó y aprendí mucho”, bromeó Ibarrondo, que confesó quedarse con el lado bueno de las personas. “Siempre llevo una bellota en la mano. Imaginaos el entusiasmo que tengo que tener para hablar con bellotas. Una bellota ya tiene dentro todo lo que necesita para transformarse en un gran roble. Tengo una mirada bellotera. Cuando hablo con la gente me fijo en qué le hace valiosa. No si tiene imperfecciones”, explicó.
PARTIDOS DE PÁDEL Y MUS
La jornada fue un éxito rotundo de participación. Comenzó con el torneo de pádel, cuyos fondos estarán destinados a ANELA, la Asociación Navarra de Esclerosis Lateral Amiotrófica. De forma paralela se organizó también un torneo de mus. A media mañana hubo una actuación del grupo de baile New Yummy. Por la tarde se completaron los últimos partidos y se premió a los ganadores.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE