Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Manomanista

David Domínguez: “Jokin y Erik no dan una pelota por perdida, van a morir en la arena”

Desde una metodología heterodoxa, consciente e inteligente, el navarro David Domínguez ha logrado que dos de sus deportistas disputen mañana la final del Manomanista 2020, esa que él prefiere no ver

Ampliar El preparador físico David Domínguez, esta semana en los aledaños del Navarra Arena.
El preparador físico David Domínguez, esta semana en los aledaños del Navarra Arena.
Actualizado el 28/11/2020 a las 06:00
No se prodiga demasiado. Prefiere permanecer al margen de los focos y que sean los resultados competitivos de sus deportistas quienes hablen por él. El preparador físico David Domínguez, con más de veinte años de experiencia, comparte la responsabilidad de ser artífice y guía de los dos finalistas del Manomanistas 2020.

Desde hace seis años supervisa la evolución física de Altuna III y desde hace cinco la de Erik Jaka. Ellos y los zagueros de Aspe, Julen Martija e Iñigo Bikuña, conforman un grupo de trabajo solidario y de crecimiento mutuo que ha tenido que lidiar este año con la incertidumbre pandémica, el nuevo marco competitivo de la mano profesional y su renacimiento en el mano a mano. “Hay que poner en valor que de un mismo grupo de trabajo haya dos finalistas”, subraya.

¿Cómo vive los días previos a una final donde se miden dos de sus deportistas por el título manomanista?
En el plano personal soy como la madre de los toreros, que cuando torea el niño está muy nerviosa. De hecho, mis sentimientos me empujan a no ver los partidos importantes como el de este domingo. Pero esta vez estoy muy tranquilo y no hay preferencias. Gane quien gane, ganan ellos y gana el grupo.

Usted se desplaza hasta Amezketa, centro de trabajo del grupo.
Dos días a la semana, 200 kilómetros ida y vuelta. Voy con ilusión, al fin de cuentas es un grupo que forma parte de uno mismo. Ni siquiera es una rutina, es como ir a casa. Somos un grupo humano con arraigo, de fuertes creencias en nosotros mismo. Nos ayudamos a crecer.

¿Cómo se forjan dos finalistas como Altuna III y Jaka en un 2020 tan atípico?
Son dos deportistas muy diferentes, aunque lo que tienen en común es un trabajo bestial desde el confinamiento. Hemos aprovechado todos esos meses para orientar el entrenamiento de una forma diferente, doblando sesiones casi a diario. Hemos modulado las cargas en todos los aspectos teniendo en cuenta las limitaciones.

¿Cómo se afrontó tanto trabajo sin un propósito competitivo?
Es difícil la motivación con tanta carga de entrenamiento y la incertidumbre sobre el futuro de la competición. Además, las condiciones del verano han sido diferentes a las de otros años, con mucha menos carga de partidos, especialmente para Jokin. En él se ha notado que ha llegado mucho más fresco. Ahora sale a la luz el trabajo de todos esos meses. Un trabajo encomiable.

¿Han sabido sacarle rédito a la situación?
Dentro de la planificación a largo plazo hemos pisado el acelerador porque antes íbamos un poco atrás. Hemos aprovechado para meter esas cargas que en otras temporadas eran imposibles con el actual sistema de competición. Han sido meses que nos han venido francamente bien y ellos han demostrado una gran capacidad de resiliencia a la hora de reorientar sus metas.

La huelga supuso un segundo bloqueo competitivo. ¿Qué implicaciones tuvo para estos pelotaris?
Les afectó en el plano emocional. Ver a compañeros que lo están pasando mal, les pasó factura. Aunque fuesen de otra empresa, ellos lo han sentido como propios. Les tocó hacer cosas que no estaban previstas. Las empresas les obligaron a rellenar festivales y primeros partidos cuando Jokin y Erik tenían su carga de entrenamientos y sus objetivos ya marcados.

¿Sirvió ese mes de parón para rescatar la mejor versión Jaka tras su eliminación del Parejas?
En semifinales del Parejas tuvo un bajón físico importante, no deseado ni planificado, que hemos ido solventado poco a poco. El parón por la huelga le permitió recuperarse y lo hemos tenido entre algodones. Con él ha habido que planificar todo de nuevo. El Manomanista era una incógnita para Erik, no era una prioridad.

La trayectoria de Altuna III en este Manomanista también ha estado muy ligada al sufrimiento.
El partido contra Peña II fue el más placido, pero ganar a Ezkurdia, que estaba llamado a ser campeón, fue durísimo. Los dos acabaron muertos. Esa eliminatoria de cuartos era prácticamente una final para muchos. Y en semifinales se juntaron dos cosas importantes: Darío venía sin presión ninguna y, por otro lado, Altuna estaba obligado a ganar.

¿Cree que les ha beneficiado comenzar este campeonato desde los últimos peldaños?
A Jokin y Erik les ha venido muy bien empezar desde abajo. Sabían a lo que se enfrentaban. El problema de este sistema de competición es que los cabeza de serie no juegan apenas partidos y los que viene de abajo siempre llegan con más ímpetu y mejor colocados en el frontón.

En esta edición exprés del Manomanista no hay semana de descanso entre semifinales y final. ¿Cómo valora esta fórmula?
Este año, desde el punto de vista físico y mental, es mejor que sea así. Por lo general esa semana juegas otro partido, aunque sea de parejas. Pero no es lo mismo. Para temas de situación física en el frontón es mucho mejor que sea todo seguido. El cerebro está acostumbrado a ese tipo de esfuerzo.

¿En qué condiciones físicas llegan a la final Altuna III y Jaka?
Ellos llegan a la final de diferente forma. Físicamente Jokin está en un punto muy arriba y Erik también se encuentra arriba, pero viniendo desde abajo. En cuanto a su resiliencia, los dos son iguales. Muy fuertes, muy luchadores y con las ideas clarísimas. Su mayor diferencia es su sistema de juego.

¿Cómo es trabajar con ellos?
El grupo tiene sus dinámicas y el ambiente es siempre el mismo, de mutua ayuda, de respeto, pero sobre todo de ir alegre a la oficina. Tenemos una concepción muy holística del entrenamiento, no sólo te quedas con aspectos mecanicistas de lo físico sino que el rendimiento transciende todo. Se suele decir popularmente que el entrenamiento es un 90% físico y un 10% mental, y la competición es todo lo contrario. Nosotros intentamos conjugar todo eso en un grupo de mutuo apoyo en todos los aspectos.

Hábleme de cómo han planificado un campeonato exprés.
En cuanto se planteó un Manomanista tan corto como este, cuatro semanas de competición, entramos en un período de afinamiento. Son entrenamientos más cortos, más ligeros y simplemente acentuamos las cargas necesarias para jugar el partido. Simplemente le sacamos punta al lápiz. Me apoyo mucho en planificaciones flexibles y modulables, siempre estamos en constante feedback con ellos: antes, durante y después de cada entrenamiento.

¿Se trata de una metodología de acompañamiento?
Mi concepción del entrenamiento es que es un proceso pedagógico constante. Siempre se está aprendiendo. Les doy herramientas para que ellos entiendan lo que es el deporte, por qué hacemos las cosas y para qué. Además, ellos contribuyen de forma consciente al entrenamiento. Siempre busco en mis deportistas la autonomía plena. Son adultos, saben a lo que se enfrentan y no puedes ir con ellos de la mano a calentar.

Ambos comparten amistad, empresa, club, a Jokin Etxaniz, director técnico de Aspe, y también a usted. ¿Cree que esto condicionará el carácter de la final?
Son muy amigos, pero en el frontón son adversarios. Cada uno tiene sus armas. Algo que les une es que no dan una pelota por perdida, van a morir en la arena. Nunca bajan los brazos. Tenemos la filosofía de que lo difícil es aprender a ganar, gestionar la competición desde ese aspecto te ayuda a no venirte abajo en los momentos duros.

¿Para quién es más importante llegar a una final como esta?
Cada uno viene de un camino diferente y tiene sus motivaciones en esta final, pero para los dos es igual de importante. Para Jokin es seguir sumando y para Erik es empezar a sumar. Que nadie piense que es un premio, es el fruto de un trabajo. Un premio te toca y esto se lo han currado. En el deporte no hay ni pasado, ni futuro, sólo hay presente. Un deportista vive del entrenamiento diario que le conduce a un objetivo y a una meta. Es un entrenamiento de presente con perspectivas. Siempre les digo que un partido empieza cuando empiezas a pensar en él.
DNI
Nombre: David Domínguez Cortés.
Fecha de nacimiento: 15 de enero de 1969 (51 años).
Nombre: Natural de Burlada, aunque reside en Sarriguren.
Formación: Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Máster en Alto Rendimiento Deportivo del Comité Olímpico Español (COE). Máster en Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística (PNL).
Profesión: Director Técnico del Área de Natación de la Federación Navarra de Natación. Preparador físico del equipo de División de Honor Plata femenina del BM. Loyola. Preparador físico de pelotaris profesionales de Aspe, como Altuna III, Jaka, Martija y Bikuña, y de aficionados, como Aingeru de la Fuente (C.P. Esteribar), Unai Mata (C.D. Oberena), Unai Astiz (C.D. Ultzama), Unai Laso (C.P. Huarte) y Laia Salsamendi (C.P. Huarte).
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora