Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
El adiós

Bengoetxea VI: "La pelota es más que los títulos, es disfrutar de la vida"

El próximo sábado Oinatz Bengoetxea disputará su último partido como pelotari de Baiko en el Labrit. Acaban casi dos décadas de profesionalismo en las que el delantero de Leitza ha sido un referente por su juego, su carácter en la cancha y porque pocos han conectado con la grada como él

Ampliar Oinatz Bengoetxea hace unos días en los porches del Ayuntamiento de Leitza. En esa misma plaza se despedirá definitivamente el próximo octubre con un partido jugado ante sus vecinos
Oinatz Bengoetxea hace unos días en los porches del Ayuntamiento de Leitza. En esa misma plaza se despedirá definitivamente el próximo octubre con un partido jugado ante sus vecinosJesús Caso
Publicado el 24/02/2022 a las 06:00
La conversación transcurrió en el porche del Ayuntamiento de Leitza, en la plaza. Allí ha hecho todas sus entrevistas de despedida. Oinatz Bengoetxea (Leitza, 1984) debe interrumpir la charla varias veces. Todos los vecinos que pasan por allí le saludan con cariño. Es Oinatz, posiblemente el pelotari más querido por la afición pelotazale en los últimos años. El sábado en el Labrit se va un pelotari con triple corona, un mago del sotamano, un guerrillero incansable, un competidor, un tipo con un carisma al que la pelota va a extrañar.
El último viaje, Oinatz.
Sí, esto se acaba y hasta el momento ha sido muy bonito. Las despedidas han ido muy bien.
Si mira atrás, ¿qué ve?
Que me he pasado la vida entera jugando a pelota. Debuté con 18 años, un mes y cinco días y me voy ahora después de haber pasado mi juventud y buena parte de mi vida. Creo que he sido un gran privilegiado.
¿Se le ha pasado rápido?
El tiempo no ha pasado rápido, pero sí que se me ha hecho corto.
¿Es una vida tan intensa?
Tampoco, llevamos buena vida. Por la mañana entrenamos por la tarde tenemos mucho tiempo libre... Yo lo he vivido intensamente, he tratado de aprovecharlo al máximo y he disfrutado mucho de la vida.
Debutó justo después de acabar el Mundial de Pamplona, era un niño.
Sí, tenía 18 años. Me acuerdo del partido del Labrit, tengo un gran recuerdo de aquello. Miro cómo ha ido la vida y estoy satisfecho.
¿Pasó de tener una vida de niño a una vida de adulto?
Tampoco. He ido evolucionando como persona, como todos. Cuando debuté era muy extrovertido y poco a poco he ido cambiando, mejorando como persona.
¿Tanto ha cambiado?
Cuando debuté era bastante feliciano, a los 18-20 años era bastante vivo. Pero la vida me ha ido enseñando cosas.
¿Cuánto le ha ayudado su carácter en el frontón y en la vida?
Mucho. Siempre me he considerado una persona abierta, muy sociable.
Siempre optimista.
Soy optimista por naturaleza, y creo que es deber de las personas serlo. En lo bueno y en lo malo siempre he tratado de ser positivo. Es mi forma de ser.
¿Está satisfecho con lo que ha hecho como pelotari?
Mucho. Tengo cuatro txapelas que las he ganado contra grandes rivales, he jugado más de 1.000 partidos y creo que en casi todos lo he dado casi todo en la cancha. Ha sido mi esencia.
¿Pasará a la historia como un pelotari revolucionario por la velocidad, el carácter?
Es posible. Mi forma de jugar siempre ha sido alegre en la cancha. Creo que entre Juan, yo y otros pelotaris revolucionamos la pelota jugando más de aire en los individuales. Creo que somos la generación que más ha cambiado la forma de jugar.
¿Ha evolucionado su juego?
Cuando debuté no era muy rematador y llegaba a todas. Luego aprendí a rematar y ha sido un arma muy importante.
Como el sotamano.
Es un golpe que disfruto mucho, porque tengo buen contacto con la pelota. Ha sido una de mis armas favoritas.
¿Qué es la pelota para usted?
Una mezcla de velocidad, habilidad, técnica... hay pelotaris de fuerza, de habilidad, de velocidad. La fuerza no ha sido mi fuerte, pero la habilidad y la velocidad, sí.
¿Cómo ha cambiado la pelota en 20 años?
Mucho. Hace 20 años los zaguero defendían bastante menos y cubrían menos cancha que ahora. Los delanteros tampoco tenían todas las posturas evolucionadas. Técnicamente la pelota ha dado un paso adelante, ahora el pelotari es más completo , manejan todas las posturas.
¿Se puede jugar más rápido que ahora?
Cuando Juan o yo comenzamos a jugar más de aire y más agresivo se empezó a jugar con más velocidad. En los últimos 10 o 15 años se ha ganado mucho en velocidad. En el futuro, no lo sé.
¿Se piensa cuando se juega?
Pensar en la cancha es negativo. Mis mejores partidos los he jugado cuando el pelotari que llevo dentro juega libremente, sin pensar. Mi juego es intuitivo, no piensas, no da tiempo; el pelotari que llevo dentro actúa según su instinto.
¿Es un instinto asesino con el contrario?
Depende de la confianza que tengas en cada momento, cuando no se está con juego es cuando se piensa y cuando se piensa mucho tu juego no es tan libre.
Ha jugado contra atletas.
Sí, Juan, Aimar, Abel son auténticos portentos. Y eso se nota sobre todo en los individuales, son más fuertes, más resistentes. Eso yo lo suplía con el riesgo.
¿Era más perro que ellos?
No, no creo. Ellos psicológicamente eran ganadores, y eran perros también.
Coincidir con Irujo y Olaizola le ha recortado su palmarés.
Es una pregunta que me la han hecho muchas veces, yo creo que ha sido un honor jugar contra ellos. Y si pudiera haber elegido jugar contra ellos o no, hubiera elegido jugar. Sin ellos yo hubiera ganado más txapelas, pero otros pelotaris también. Para mí lo más importante no son las txapelas, ni las cambiaría por no haber jugado con ellos. Yo estoy orgulloso de haber sido su rival.
Usted les ha hecho mejores.
Y ellos a mí, también.
¿Cómo ha llevado el no poder con ellos?
Nunca me lo he planteado así. Yo siempre he ido a ganarles, pero la mayoría de las veces -sobre todo mano a mano- me han ganado ellos. Yo siempre albergaba la esperanza de poder ganarles.
¿Quién era mejor?
Muy complicado, porque han sido muy diferentes. Creo que Aimar ha sido más ganador y Juan ha sido más rompedor. Con eso está todo dicho.
¿Por qué ha dicho que las txapelas no son lo más importante?
Porque la pelota es un cúmulo de muchas cosas. Pero de la pelota me quedo con más cosas que los títulos, como la gente que he conocido en estos 20 años, los amigos de verdad que he hecho, que son muchos y el haber disfrutado tanto de la vida.
Tiene cuatro txapelas, ¿con cuál se queda?
Las dos mano a mano. La que le gané a Abel fue increíble. Los dos del pueblo, no tenía nada que perder, era un chaval... para Abel fue difícil, pero tuve todo el respeto hacia él. Yo ahí vi que podía ganar txapelas, empecé a prepararme a fondo. La segunda fue muy deseada, porque fue una reivindicación personal, para decir que aquello no era casualidad.
¿Cree que se dudaba de usted?
No, para nada. Era un reto personal mío.
¿Y la de 2015 que no pudo jugar por lesión?
Pasó y pasé página. Hice todo por intentar jugar y no pude. No sufrí mucho por ello.
Usted tiene la triple corona.
Sí. Recuerdo con cariño el Parejas que gané con Untoria. Pero la especial fue la del Cuatro y Medio contra Altuna. Es el partido en el que más he sufrido física y psicológicamente de mi vida. Terminé exhausto, el último golpe que di se me contrajo el brazo, bloqueado. Mentalmente fue muy duro porque Jokin tenía 19 años, yo tenía la presión de ganar...
¿Cómo funciona la cabeza?
Le das muchas vueltas. Había muerto un muy buen amigo días antes y quería dedicarle la txapela, era una presión añadida.
¿Qué es la presión, qué es competir?
Es no dejar de luchar nunca, sacar lo mejor de ti y saber que tienes que seguir sufriendo aunque el cuerpo esté reventado.
Nunca ha bajado los brazos.
Nunca, esa ha sido mi forma de ser como deportista. Y no es cuestión de huevos. Yo siempre he sido competitivo y profesional.
Usted siempre ha sido un pelotari con un vínculo especial con la afición.
Siempre me he sentido muy querido, mi forma de ser ayuda. Ese cariño de la gente es de lo mejor que me llevo.
El Oinatz pelotari es muy diferente al Oinatz persona.
No. Soy dicharchero fuera y dentro, soy echado para adelante en la vida también y a la hora de coger riesgos.
¿Ha llevado bien el ser alguien conocido?
Los primeros años me gustaba, era feliciano. Luego lo llevé peor porque cambié como persona y sufrí más por ello. Somos conocidos, te ven saliendo por ahí y sentí incomodidad. Yo siempre he respetado a la gente.
¿Hay alguien en la pelota que le haya hecho daño?
No, tampoco me he tomado las cosas muy a pecho, no soy muy sentimental
Pero usted ha sido muy comprometido siempre, ha cara, se ha mojado por sus compañeros en la huelga.
Soy una persona que tiene sus valores y de los más fuertes son la amistad y el compañerismo, son sagrados. Estoy muy orgulloso del apoyo y la lucha con mis compañeros en la huelga, lo volvería a hacer sin duda. Fue una lucha conjunta para todos y para la pelota.
¿Cómo va a dejar la pelota?
Con buena salud. Hay muchos y buenos pelotaris. Las empresas saben a quién tienen que apoyar por sus intereses, siempre ha sido así y es lógico.
¿Se va contento?
Me voy feliz, porque en la pelota he sido una persona muy muy feliz. Me ha gustado la vida de pelotari.

En corto

Elija un frontón.
El Labrit, es la fiesta.
Un compañero.
Rubén Beloki, jugamos mucho en los primeros años. Me apoyó mucho.
Un delantero.
Titín.
Un zaguero.
Zabaleta.
Una victoria.
La última txapela del Cuatro y Medio Navarro contra Altuna.
Un día para el olvido.
La final contra Aimar en el Ogeta. Jugué muy mal, hubo problemas con el material, era la época que quitaban el sebo...
¿Qué ha sido Asier García?
Para la competición máxima ha sido necesario porque me ha exprimido a mi pelotari al máximo. Sin él no hubiera ganado las txapelas.
¿A quién está agradecido?
A todos los pelotazales. También a mi hermano Arkaitz, a Txato, a Bixente... a mucha gente.
¿Por dónde pasa el futuro?
Tengo un par de proyectos, pero no sé a qué me voy a dedicar. Sé que voy a tener que trabajar en el futuro. Estoy tratando de crear una vida que sea una buena vida, pero no sé si lo conseguiré. Me da respeto la vida fuera de la pelota, pero no se me van a caer los anillos por tener que trabajar en una fábrica.

DNI
Oinatz Bengoetxea Berasategui. Nació en Leitza el 28 de agosto de 1984.

Debut. En profesionales el 5 de octubre de 2002 en el Labrit. Siempre ha jugado en Asegarce-Baiko.

Trayectoria. Ha ganado dos txapelas manomanistas, una del Cuatro y Medio, una del Parejas.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE