Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENTREVISTA
Zaguero de Baiko

Ander Imaz: "Valoro el triple llegar a una final después de atravesar malos momentos"

El guipuzcoano habla de las implicaciones de su primera final del Parejas, de su rival en la zaga y de un compañero en quien ha encontrado la motivación para ver su mejor versión

Ampliar Ander Imaz juega el domingo su primera final en el Parejas
Ander Imaz juega el domingo su primera final en el ParejasEDUARDO BUXENS
Publicado el 01/04/2022 a las 06:00
El nieto de quien fuera un seguidor nato de pelota vasca se ha convertido en el primero de su familia en optar a una txapela profesional. Ander Imaz Retegi (Oiartzun, 1994) saltará este domingo a la cancha del frontón Bizkaia viendo cumplido su sueño de infancia, un objetivo transformado en hito después de dejar atrás la sombra de una huelga que le salpicó de lleno. El zaguero de Baiko cuenta ya las horas para vivir al máximo un momento único en su carrera. “Hemos creído en nosotros mismos desde el primer momento”, afirma.
¿Qué tal tolera los días previos a la final?
Son semanas diferentes, la gente está más encima de ti, muchos más mensajes, más llamadas. Pensar en entrar a una cancha con 3.000 personas me produce un gran impacto. Pero para mí la semana más dura fue la del ‘play off’, tanto Unai como yo vivimos días de mucha tensión porque éramos conscientes de que si perdíamos todo el esfuerzo no hubiese servido para nada.
Este año completará su séptima campaña como profesional y afronta su primera final. ¿Por qué ahora?
Creo que he tenido épocas bastante buenas pero llegar a una final, como en cualquier deporte, es muy difícil. Este año confiaba en que podía hacer un campeonato bonito con Unai, que no íbamos a tener presión por ninguna parte, pero de ahí a llegar a la final hay una gran diferencia. Hay que estar dieciocho semanas a tope y no es fácil.
¿Ha pedido consejo a alguien?
Tengo mucha confianza con Aimar Olaizola y con Pablo Berasaluze, son pelotaris que están curtidos en muchas finales. Hablo muchos con ellos. Me han dicho que disfrute, que esté tranquilo y que el trabajo está hecho. Puede que nunca más vaya a estar en una situación como esta y por primera vez quiero vivirla al máximo.
¿Se ve mejor que nunca en la cancha?
Cuando un pelotari está con confianza creo que se ve. Tenía miedo de cómo iba a responder después de varios campeonatos en los que no he dado mi nivel. Tenía claro que quería cambiar eso, ser competitivo de nuevo y que si perdía, fuese por mérito de los rivales.
¿Le preocupaba que la huelga hubiera supuesto un lastre en su relación con Laso?
Lo que verdaderamente ha pasado lo sabemos los que estamos dentro. La gente puede hacer sus comentarios, tener una opinión distinta, pero yo sabía que con Unai siempre íbamos a sumar como pareja. Siempre me he llevado muy bien con él y es un chaval muy cercano. No creo que lo sucedido durante la huelga fuera fácil para ninguno. Supimos cerrar ese asunto y ahora toca disfrutar en la cancha.
Sin duda su nombre estuvo en la picota durante aquella crisis. ¿Cómo le afectó?
Pasamos momentos bastante malos, tanto mi familia como yo. Oyes ciertos comentarios que sin querer te afectan. A veces salía a la cancha y no tenía confianza, creo que se notó en algunos partidos. De todo se aprende y me ha venido bien para madurar y creer en mí. Aunque lo pasé mal no dejé de entrenar, estaba convencido de seguir adelante, y al final los frutos llegan.
¿Entonces salió reforzado?
Puede ser que sí. Pasé días malos como también los pasaría Unai al quedarse fuera de Baiko. Creo que cuando llegas a una final después de atravesar malos momentos, lo valoras el triple.
¿Ha visto cumplido un sueño?
Sí, para mí era un objetivo que tenía desde hace tiempo. Soy un chaval que ha vivido la pelota desde los seis años y siempre me he fijado en mis ídolos. Desde pequeño tenía claro que quería ser pelotari. He dejado muchas cosas de lado para conseguirlo. También debuté un poco por suerte. No estaba respaldado por ninguna de las empresas y, sin embargo, hice un par de entrenamientos y me dieron la oportunidad de dar el salto al profesionalismo. Eso ya era un sueño cumplido. He trabajado mucho para llegar aquí y vivir un día como el de una final.
No lo ha tenido fácil estando a la sombra de zagueros con mayor pegada. ¿Le han condicionado?
Para mí es muy complicado hacer frente a zagueros como Zabaleta, Rezusta o Albisu, tengo que estar al 120% para aguantarles. A Jose es a quien más respeto le tengo, siempre me cuesta muchísimo ganarle.
Martija sostiene que le resulta más difícil jugar contra zagueros como usted, ¿en qué se parecen?
Somos dos zagueros que fallamos poca pelota y lo damos todo en la cancha. Quizás de zurda nos cuesta un poco más. Somos dos pelotaris rocosos, endurecemos el partido.
¿Y qué les diferencia?
Julen tiene más juego de sotamano y yo entro más de volea. Él coge más altura y yo quizás doy más pelotazos a medio frontis.
Su juego de volea a mejorado sin duda.
Cuando debuté no pegaba ni una de volea y he metido muchas horas para poder mejorar eso y lo mismo de izquierda. He pegado un salto bastante grande desde que debuté. Si quieres estar ahí arriba tienes que mejorar tus puntos débiles.
¿Físicamente también?
Creo que debuté con 76 kilos y ahora estaré entre 81 y 82 kilos. Siendo zaguero necesitas ese peso y fuerza para poder mover las pelotas desde atrás y encontrarte cómodo.
Más de cuatro meses junto a Laso en el Parejas, ¿cómo han sido?
Es un chaval muy llevadero, durante los partidos nunca te mira mal, siempre con una sonrisa, salgan bien las cosas o no. Eso lo hace todo más fácil. Siempre con humor, con ganas de reír o con alguna broma. Me llena tener cerca a alguien con tanta motivación. Además, tenemos confianza para decirnos lo bueno y lo malo. Somos nosotros mismos.
¿Qué le ha sorprendido del navarro?
Con ninguna otra pareja he planificado tanto los partidos como con Unai. Es muy centrado. También me gusta cuando celebra los tantos, veo que él también está metido en el partido y eso me motiva. Son cosas que hacen piña.
Tampoco esconden su enfado.
Los dos somos de sangre caliente. Terminamos calientes pero luego se nos pasa rápido.
¿Lo vive intensamente?
Cuando vienes de épocas malas, cualquier victoria o cualquier cosa positiva que te pasa la valoras más. Unai y yo hemos creído que podíamos estar desde el principio.

SUS PAREJAS
​76 partidos, 36 ganados y 40 perdidos

AÑO A AÑO
2016 y 2017 (Suplente)
2018 (Olaizola II) Semifinalista
2019 (Bengoetxea) Cuartos
2020 (Artola) Play Off
2021 (Urrutikoetxea) Cuartos
2022 (Laso) Finalista

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE