Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Campeonato Parejas

Altuna y Martija: “Psicológicamente ha sido la final más dura”

Sin haberse cumplido 24 horas de la conquista del Parejas 2022, Altuna y Martija volvían a juntarse. En esta ocasión fue en Etxeberri para el tradicional posado del día después. Los dos campeones aparecieron cojeando y tras una noche de juerga

Ampliar Julen Martija y Jokin Altuna, con el trofeo y la txapela de campeones, este lunes por la mañana junto a un caballo en un campo próximo al frontón de Etxeberri
Julen Martija y Jokin Altuna, con el trofeo y la txapela de campeones, este lunes por la mañana junto a un caballo en un campo próximo al frontón de EtxeberriJosé Carlos Cordovilla
Publicado el 05/04/2022 a las 06:00
La conquista de la txapela de Parejas, la primera de Altuna, la segunda para Martija, tuvo sus secuelas. El zaguero de Etxarren tiene los dos gemelos destrozados por las contracturas; el campeón manomanista, que se convirtió en el octavo triple coronista de la historia, también tenía el cuádriceps muy cargado. Eso, y el cuerpo que dejan las noches de jarana en Etxarren donde lo celebró el navarro con 70 familiares y amigos y Amezketa, donde Altuna lo festejó con 250 amigos y vecinos. Eso, y la satisfacción que deja una txapela ganada al límite, después de un 11-17 en contra, que tuvo muchas aristas.
EL CALAMBRE DE MARTIJA
Julen Martija apareció con andares renqueantes en su pueblo. El dolor del 20-17 es de los que se queda registrado en el disco duro de la capacidad de sufrimiento.
En el momento sentí un dolor terrible, enseguida me di cuenta que tenía los pies rectos, no podía doblarlos, con los gemelos duros, no podía bajarlos”, recordaba ayer Martija. “Cuando iba hacia el vestuario apenas podía andar y así no podía salir luego a la cancha. Solo pensaba que el masaje fuerte que me dio Txema funcionara. No sé cómo llegamos hacer 22, pero Jokin me ayudó un montón y ganamos la txapela”.
Jokin Altuna recordaba este lunes que en un primer momento pensó que era una lesión de rodilla. Cuando Martija le dijo que eran los gemelos, se quedó más tranquilo. “Le dije que se recuperara bien, aunque tardara 15 minutos. Con el 20-17 le dije que teníamos que hacer un último esfuerzo. Julen sufrió muchísimo, y se lo agradezco”, explica. “Psicológicamente ha sido la final más dura, de las que he ganado, es la que más lejos he estado de ganarla”.
¿CÓMO REMONTAR UN 11-17?
La lesión muscular de Julen Martija después de más de 600 pelotazos fue una vuelta de tuerca más a una final que se puso muy cuesta arriba para los de Aspe, con un 11-17 en contra y muy malas sensaciones.
Yo empecé espeso, tenso. Julen tuvo que trabajar muchísimo, no es fácil jugar contra delanteros como Laso. En el 17-11 pensé que en el Parejas si nosotros no fallábamos a ellos les iba a costar hacer cinco tantos”, explicaba el campeón manomanista, que apuntó otra clave: el material. “La pelota fue importantísima. Ellos dijeron en la elección que querían pelota viva, y la tacada que nos hicieron fue con una pelota que no tenía nada, no andaba, no se podía hacer nada. No es casualidad que fueran del 10-8 al 17-11. Y cuando cambiamos la pelota se vio que con nuestro material Imaz estaba incómodo y a Laso le costaba defender”.
Jokin Altuna y Julen Martija, este lunes
Jokin Altuna y Julen Martija, este lunesJosé Carlos Cordovilla
Julen Martija también tuvo la cabeza clara, el convencimiento de que se podía lograr el txapela. “Yo solo pensaba en hacer el tanto, cuando hicimos el 12 creí que teníamos opciones, y a partir del 14 o 15 vi que la cosa había cambiado que podíamos ganar la txapela”.
LA PRESIÓN DE LA TRIPLE CORONA
Jokin Altuna comentaba este lunes en la sociedad de Etxeberri, donde compareció con Julen Martija, que la posibilidad de conseguir terminar la colección de las tres txapelas oficiales le afectó. Era algo que tenía en la cabeza.
“Cuando llegas a la final, quieres ganarla, quería ganar el título a toda costa. Y eso me mermó, no jugaba agresivo, tenía un juego estático... Julen empezó muy bien y yo muy dubitativo. Tenía muchas ganas de conseguir el Parejas”, comentaba el delantero guipuzcoano. “Para ganar hay que sufrir. El hambre de ganar, aunque tengas las tres, no la pierdes. Todos los campeonatos son tan seguidos que no los disfrutas, no me esperaba ganar los tres campeonatos”.
Altuna, que empezará a defender el título de campeón manomanista en apenas tres semanas, confesó ayer que primero quiere recuperarse físicamente y que necesita desconectar por lo menos hasta dentro de siete días.
“No me vendría bien empezar a entrenar fuerte esta semana. El Manomanista de este año va a ser muy largo y hay que llegar bien a los partidos. Necesito descanso y recuperación”, comentaba Altuna III.
A los nuevos campeones, para los que el de 2022 era el tercer torneo juntos, no les importaría que hubiera una cuarta ocasión para poder defender el título. “Si me pusieran todos los años, encantado”, decía Martija.a
volver arriba

Activar Notificaciones