Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Final Manomanista

Joseba Ezkurdia: “La pelota no me debe nada, pero quiero ganar el Manomanista antes de retirarme”

A sus 31 años, Joseba Ezkurdia está en plena madurez de su carrera como pelotari. Un trayecto en el que nunca nadie le ha regalado nada, y en la que el trabajo ha sido su norma. Ezkurdia puede lograr el domingo la triple corona.

Ampliar Joseba Ezkurdia, en la plaza de su pueblo, Arbizu, antes de realizar la entrevista en la sociedad  de la localidad. El voleísta busca su primera txapela manomanista y la triple corona
Joseba Ezkurdia, en la plaza de su pueblo, Arbizu, antes de realizar la entrevista en la sociedad de la localidad. El voleísta busca su primera txapela manomanista y la triple coronaJOSÉ ANTONIO GOÑI
Publicado el 23/05/2022 a las 06:00
La mirada de Joseba Ezkurdia tiene un brillo especial estos días. Sabe el delantero de Arbizu que está ante una oportunidad única. Por primera vez en su carrera tiene la posibilidad de calarse la txapela de Campeón Manomanista. Si hay un pelotari que se lo ha trabajado en los últimos años y que ha hecho méritos para llegar hasta donde ha llegado es Ezkurdia. El problema, el gran problema es que se va a jugar la txapela contra el pelotari revelación del año, el manista de moda, Unai Laso.
¿Cómo está Joseba Ezkurdia a una semana de la final mano a mano?
Físicamente me he recuperado bien de la semifinal, fue un partido con mucha tensión, muchos nervios, y acabé muy cansado. Y esta semana he trabajado preparando la final.
¿Hubo tanta tensión como parece?
Sí, de hecho en la ducha se me agarrotaron los tendones de la mano. Cuando tengo partidos importantes con mucha tensión me suele pasar.
¿Se quitó un peso de encima clasificándose para la final?
Sí, porque yo quería estar en la final del Navarra Arena fuera como fuera.
Puede conseguir la triple corona: Manomanista, Parejas y Cuatro y Medio.
Ojalá pueda ser así, pero no le doy ni media vuelta. Sé que lo tengo muy difícil, que hay opciones, pero quiero hacer bien lo mío, intentar llegar muy bien y ponerle las cosas difícil a Unai.
¿ Se puede llegara a disfruta de una final?
Sí, sin duda. Una final encierra muchos nervios, mucha tensión, pero todo lo que le rodea es muy bonito. Uno entrena para que lleguen estos días, para sentir ese gusanillo en la tripa. Hasta ahora he disfrutado de las finales.
Y le han ido bien.
En todas las que he jugado he podido dar mi nivel. A mí ver un frontón lleno en una final me pone, me gusta la adrenalina de los momentos especiales.
Antes se decía que usted en los partidos especiales rendía menos.
Aquello ya está pasado. Antes la presión me podía, no conseguía rendir. Lo que era capaz de hacer en los entrenamientos no lo hacía luego en la cancha. Me gustan los partidos con mucha tensión, sé controlarme y rindo.
¿Cómo lo ha conseguido?
Es la evolución lógica. Cuando era más joven me lo tomaba más a pecho, quería hacer todo bien, castigaba la cabeza... ahora me tomo las cosas de otra manera.
¿Cree que la pelota le debe una txapela como la del mano a mano?
No. Creo que soy un afortunado de poder vivir de lo que más me gusta. He jugado cuatro finales y muchos pelotaris no pueden decir eso, voy a por la quinta y en las tres modalidades. Es una señal de que estoy bien, que soy un pelotari completo. Estoy muy contento porque tengo cuatro txapelas y ha sido algo increíble. Me gustaría poder ganar la txapela Manomanista antes de retirarme, pero no creo que la pelota me deba nada.
¿Qué da una txapela?
Al final es lo que le da sentido a todo, ves que tu trabajo diario de entrenamiento compensa. Cuando ganas una txapela te da mucha confianza y quieres más. Es lo que te hace seguir haciendo las cosas bien. Me gusta cuidar todos los detalles y poner todo lo que está en mi mano.
Como perder peso para el Cuatro y Medio.
Sí, es una cosa que decidí hacer el año pasado. Empecé a tener molestias en los hombros y en las rodillas y por el dolor decidimos quitar peso, me desinflé. Ahora estoy en 92-93 kilos. Llegue a estar en 95 y 96. Lo peor eran las molestias y los dolores, los podía aguantar, pero al final siempre jugaba con dolor. Estuve mes y medio con un régimen muy estricto con el nutricionista. Y a partir de ahí he ido a mejor.
¿Qué ha cambiado en este Manomanista?
Creo que he hecho las cosas bien, me he preparado bien, en los momentos difíciles he sabido arriesgar y hacer mi juego. Acabé bien el Parejas y estaba muy motivado para hacer un buen mano a mano. Otros años también lo estaba, pero siempre me ha tocado jugar contra Altuna y los partidos se me han ido por detalles.
¿Tiene la sensación de que ese año le toca en el mano a mano?
Todo influye. En la presentación dije que me hacía muchísima ilusión poder jugar la final en el Navarra Arena. Eso me motivaba un montón. Es algo que tenía entre ceja y ceja, estoy haciendo las cosas bien y creo que debo aprovechar la oportunidad.
¿Le gusta la liguilla?
Sí me gusta el formato. Hay más opciones de ver buenos partidos y eso es bueno para los pelotaris y para el público. Pero creo que hay que darle una vuelta, que es necesaria una autocrítica para el año que viene. Este año yo he tenido buena suerte, pero no todas las lesiones han sido por el formato. Pero al mismo tiempo es un formato muy duro, muy exigente. Habría que pensar en dejar más descanso entre partido y partido, o bien entre la liguilla y las semifinales. Hay que darle una vuelta.
¿Cuántas veces ha pensado en ganar la txapela manomanista?
Muchas veces. He soñado muchas veces con jugar una final mano a mano, y es muy difícil porque se tienen que dar muchas circunstancias. Hasta ahora era un campeonato corto, te la jugabas a una sola carta. He soñado muchas veces con esta final y por eso quiero disfrutar cada momento de esa final.
¿Qué primeros recuerdos tiene de una final Manomanista?
Creo haber estado, no sé si lo he soñado o qué, con mi padre en la final que jugaron Eugui y Beloki en el Atano III, igual es la que se aplazó.
La final es Unai Laso.
Para mí es el pelotari del año. Desde que volvió a profesionales lo está haciendo increíble. Todo lo que ha jugado lo ha hecho a un nivel increíble, a un ritmo altísimo... contra Jaka en Pamplona hizo un partidazo. Me enfrento a un bicho muy duro. El favorito para la final es Unai Laso por todo el año que lleva, ha jugado todas las finales desde que ha vuelto a profesionales. Está haciendo las cosas muy bien, tiene un don especial, físicamente se le ve muy bien y transmite mucho. Sé que tengo opciones de ganar la final, pero tengo que jugar muchísimo.
Si analiza el curso de Unai Laso, este año no ha hecho un partido malo.
Y es verdad porque igual Unai no ha hecho todo grandísimos partidos, pero no ha hecho un partido malo. Es muy difícil pasar un año sin hacer por lo menos un partido malo en parejas o donde sea. No ha metido ningún parche.
Llama la atención de que tiene el convencimiento pleno de que todo lo que hace, le sale.
Es como si estuviera tocado por la varita mágica. Y el ejemplo es cómo terminó el partido contra Jokin, se ve que tiene una confianza tremenda, que lo que piensa lo hace. Y se lo cree. Piensa que si hace lo suyo bien le puede ganar a cualquiera.
¿Qué es lo más miedo le da de Unai Laso?
Que es un pelotari que tiene muchísimas posibilidades. Tiene poder, con las dos manos maneja bien el sotamano, le sabe dar altura a la pelota y es muy largo. Sé que me va a obligar a defender muy bien con el aire y con la volea. Tendré que acertar y hacerle ir para atrás. Sé que si Unai juega de cara no tengo nada que hacer. Tengo que meterle velocidad a la pelota para que no encuentre pelota franca.
Usted ha jugado mucho más que Unai en el Navarra Arena.
Sí, aunque hace tres años que no juego allí. He podido entrenar y jugar más que él, eso está claro. Pero lo que tengo que hacer es jugar el día de la final bien. Es un frontón difícil para jugar, porque la pelota hace bastantes extraños. El saque va a ser importante.
¿Le gusta la pared izquierda del Navarra Arena?
Sí, porque como es bastante áspera la pelota hace bastantes extraños. Cuando las pelotas iban por abajo caen bastante rápido, es difícil. El color de la pintura es muy mate y se come mucho a la pelota, agarra un montón, no resbala. Es verdad que es un sitio en el que se juega muy poco y que es una cancha por hacerse.
¿Es el del Navarra Arena un frontón rápido?
Sí, el suelo es muy bueno, muy rápido. Quien ataca, tiene ventaja. Y luego es un frontón que, aún siendo grande, es bonito y acogedor. Yo espero que haya muchísimo ambiente y ojalá podamos disfrutar de una grandísima final.
¿Nota que es una final especial porque es la primera que se juega en Navarra y en el Navarra Arena?
A mí es una final que me hace muchísima ilusión. De hecho yo gané las dos finales que se han jugado n el Cuatro y Medio.
¿Les ha descuadrado mucho no poder entrenar en el escenario de la final hasta esta semana?
Es una instalación que se usa para muchas cosas, y ya nos habían dicho que iba a ser muy difícil. Hace un tiempo me hubiera vuelto loco si sabía que no podía entrenar en el escenario de la final. Ahora me tomo las cosas de otra manera, ahora he asumido más las cosas. Antes tenía mis manías, mis cosas, ahora veo las cosas más como vienen. Antes me gustaba tener todo controlado y previsto y si había lago que se salía del lo que estaba planificado lo llevaba mal. Ahora he madurado y trabajo con un equipo de gente que me aporta muchísimo, que me da su opinión y que me tranquiliza. Yo ahora me centro en lo que yo puedo hacer y en lo que está en mis manos.
¿Sigue en contacto con Juan Martínez de Irujo que antes ejercía de asesor personal?
Sí, hablamos bastante. Siempre me dice que disfrute y que trate de hacer lo mejor posible lo mío. Me llevo muy bien con él y los consejos que me suele dar son siempre bienvenidos.

DNI

Joseba Ezkurdia Galarraga nació en Arbizu el 22 de abril de 1991.

Debutó como delantero de la empresa Aspe, en la única que ha jugado, el 28 de diciembre de 2011 en el Beotibar

Tiene 4 txapelas en su palmarés como profesional

2 txapelas de Parejas 2018 y 2020, con José Javier Zabaleta y Julen Martija.

2 txapelas del Cuatro y Medio en 2018 y 2019 contra Jokin Altuna en el Navarra Arena.

Joseba Ezkurdia tiene establecida su residencia en la casa de sus padres en Arbizu, aunque se está haciendo una vivienda propia 

Trabajo. Al margen de ser pelotari profesional, suele echar una mano en el negocio familiar, una explotación equina. 

Sus dimensiones. Mide 1,90 metros y pesa 93 kilos después de haberse puesto en manos de especialistas. 

Su año. Nació en 1991, año en el que Galarza se impuso a Julián Retegui.

Coche. Tiene un BMW. 

Comida. Es más de carne, pero no le pone mala cara a un buen pescado. 

Su equipo. Su botillero ha sido Jokin Etxaniz o su hermano Antton. 

Sus preparadores físicos son Carlos Chocarro y el palista Rubén Ayarra. 

Vida. Está soltero y en la actualidad vive con sus padres, aunque ha empezado a construir su propia casa. 

Vacaciones. Después de la final Manomanista se irá de vacaciones una semana a Cádiz.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE