Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sociedad

La hija de Verónica Forqué pide acabar "con la vergüenza asociada a la salud mental"

María Iborra Forqué ha opinado que "hay que normalizarla como normalizamos tener un constipado"

Ampliar María Iborre Forqué, hija de Verónica Forqué, recibe el cariño de sus familiares y amigos durante el último adiós a su madre en el tanatorio de San Isidro
María Iborre Forqué, hija de Verónica Forqué, recibe el cariño de sus familiares y amigos durante el último adiós a su madre en el tanatorio de San IsidroÁngel Díaz Briñas / Europa Press
  • Efe. Madrid
Actualizado el 23/12/2021 a las 16:04
La hija de Verónica Forqué, María Forqué, ha pedido que se acabe con "la vergüenza asociada a la salud mental" y ha opinado que "hay que normalizarla como normalizamos tener un constipado", porque "si se esconden los problemas mentales no se pueden solucionar".
"¡Cómo no vamos a tener problemas mentales en esta sociedad de consumismo, llena de gente arisca y egoísta! Sería antinatural", ha escrito María Forqué en una carta publicada hoy en el anuario de la revista Shangay titulada: "Un ser de luz llamado Verónica Forqué", en homenaje a su madre recientemente fallecida.
"Mi madre vino a dar luz. No se ha ido, solo está en otra habitación. No tiene cuerpo, pero su energía está más presente que nunca, porque ahora es omnipresente. Cuando necesito un abrazo se lo pido, tú puedes hacerlo también", asegura María.
Según explica la joven, cuyo nombre artístico es Virgen María, su madre "ya no se veía capaz" de dar luz como ser humano en la Tierra y "decidió irse a un plano más elevado y no material". "Ella me enseñó que la muerte no existe, que la reencarnación sí; que el cuerpo humano es solo eso, un cuerpo, que transporta lo que realmente somos y viaja infinitamente por el universo", añade.
Por eso, pide "respetar su decisión: a ella lo que le gustaba era ayudar, y aquí su misión había acabado" y "el círculo se había cerrado" señala la joven, que declara: "Te quiero infinito, mamá".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones