Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Televisión

La bailarina navarra Saioa Poblador, protagonista del programa 'Vascos por el Mundo'

Ampliar Saioa Poblador
Saioa PobladorCEDIDA
  • Diario de Navarra
Publicado el 11/11/2021 a las 11:30
Este domingo a las 22.15, Vascos por el Mundo (producida Txakoligorri, emitido en ETB2), viaja hasta Hungría Central para conocer de la mano de la navarra Saioa Poblador la ciudad de Székesféhervár, capital húngara en la Edad Media, y sus cercanos pueblos pequeños.
Conocemos a Saioa Poblador y la ciudad de Székesféhervár
En Székesféhervár, a 65 kilómetros de Budapest, vive desde hace poco más de un año Saioa Poblador. Tras empezar desde pequeña a bailar en una academia con sus amigas, con dieciséis años se mudó a Madrid a seguir formándose en el Real Conservatorio Profesional de Danza Mariemma. En agosto de 2020 vio la oportunidad de seguir creciendo en la compañía de danza de Székesféhervár, y sin dudarlo mucho, en menos de una semana ya se había comprado los billetes de avión. Actualmente, ya ha actuado en Budapest. Hungría es una cuna del ballet y Saoia admira la forma en la que se cuida la danza y las artes en el país centroeuropeo.
En busca de mayores y mejores opciones para su carrera profesional, en Hungría Saioa también ha encontrado el amor. Conoció a su actual pareja, David, el primer mes en Székesféhervár. Siendo vecinos, Saioa se acercó a pedirle una tirita, y poco después ya se encontraban en una relación. Actualmente, viven juntos y dice hallar en él un apoyo fundamental y conocer de primera mano Hungría.
A los pies del Lago Balatón, la zizurtarra reconoce que lo que más echa de menos de Navarra son los juevintxos todos los jueves con sus amigas. Emocionada tras ver un vídeo sorpresa sus amigos y familia le expresan su cariño, admite encontrarse “muy feliz de estar viviendo esta experiencia” y agradece el cariño y el apoyo que constantemente le hacen llegar los suyos desde Navarra. Aunque echa de menos su tierra, Saioa descarta volver a Navarra en un futuro cercano y dice que tiene mucho que aún “viajar y bailar por ahora”.
Recorrido por Hungría Central
Saioa confiesa que el estilo de vida en Zizur Naguasia o Székesféhervár es completamente diferente. Lo que más le llama la atención es lo “silenciosa que es la ciudad”, así como la forma de relacionarse de los húngaros, “más distantes y no tan abiertos”, según dice la zizurtarra, aunque admite que son “muy respetuosos y amables en su mayoría”.
Con Saioa se visitará primero el casco antiguo de Székesféhervár. La capital de la región de Fejér es una de las ciudades más importantes del país. Aunque sea considerada ciudad, Saioa la describe más como “un pueblo grande”, ya que su población no supera los 100.000 habitantes y reconoce que “todos se conocen”. A lo largo del recorrido Saioa nos cuenta la importancia histórica de la ciudad, que llegó a ser capital de Hungría en la Edad Media.
En Székesféhervár se visitará el Castillo de Bory, conocido popularmente como el Taj-Mahal de Hungría: el castillo más grande del mundo construido por una sola persona y posteriormente regalado a la mujer de la que Bory se enamoró. Desde él, se contemplan unas espectaculares vistas de la ciudad.
Además, Saioa también se acercará a conocer las cuevas subterráneas de Tapolca que se encuentran a 16 metros de profundidad, así como a admirar el lago más grande de Centro Europa, el Lago Balatón, que pertenece a la cuenca del río Danubio.
Hungría Central, entre pueblos y ciudades
Hungría es un país en el que se mezclan la belleza de grandes ciudades como Budapest con el encanto de pueblos pequeños y con historia. El país europeo es conocido internacionalmente por sus aguas termales, ya que por todo el país hay más de 1500 balnearios. Si bien no tiene salida al mar, los húngaros se acercan en verano a las playas del Lago Balatón. Toda esta tradición ligada al agua hace que el waterpolo no sea por casualidad deporte nacional.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones