Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Economía

Más de 185.000 hogares navarros han salido del mercado regulado de la luz

Otros 120.00 hogares continúan pagando la tarifa regulada por el Gobierno

Ampliar Más de 185.000 hogares navarros se han salido del mercado regulado de la luz
Más de 185.000 hogares navarros se han salido del mercado regulado de la luz
Actualizado el 27/01/2017 a las 10:41
Si cree que su vecino paga por la luz lo mismo que usted posiblemente se equivoque. La uniformidad en los contratos eléctricos es ya cosa del pasado. Hoy, seis de cada diez hogares y pequeños negocios -un total de 185.000- han abandonado la tarifa regulada, heredera del precio único que antiguamente marcaba el Ministerio de Industria. Son usuarios que se han pasado al mercado libre, donde el abanico de precios es tan variado y complejo como el que existe en la telefonía móvil.

Frente a estos consumidores, se encuentran el otro 40% de los hogares y pequeños negocios que han querido permanecer en la tarifa regulada, llamada ahora Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) y que en su día -hasta 2014- se conoció también como Tarifa de Último Recurso (TUR). Suman algo más de 120.000 y son usuarios que han preferido dejarse de aventuras por la jungla de ofertas y mantenerse en su compañía de toda la vida.

DOS OPCIONES

Con esta radiografía, se puede afirmar que el proceso de liberalización del sector eléctrico ha avanzado en Navarra de forma significativa. Sobre todo en los últimos tres años. En 2013, apenas unos 80.000 hogares y pymes de la Comunidad foral se habían pasado al mercado libre.

El proceso de liberalización comenzó en julio de 2009. En esencia, consiste en que los hogares y pymes con una potencia contratada inferior a 10 kW (lo habitual es que los hogares tengan menos de 5 kW) decidan entre la tarifa oficial del Gobierno (regulada o PVPC) o la tarifa del mercado libre que más le convenga entre las que ofertan diferentes comercializadoras.

Al principio, los hogares mostraron una gran resistencia al cambio. Tanta que se habló de una ‘falsa’ liberalización, porque muy pocos hogares y pymes querían abandonar el paraguas estatal en un escenario con tímidas y poco atractivas ofertas del mercado libre. Sin embargo, poco a poco, las comercializadoras eléctricas, ayudadas con algunas reformas, han ido atrayendo clientes hacia sus tarifas del mercado libre. Y lo han hecho con prácticas -normalmente a través de visitas de comerciales a domicilios- cuestionadas por las asociaciones de consumidores por ser “poco transparentes”.

Sea como sea, la mayoría de los hogares que han dejado la tarifa regulada y se han pasado al mercado libre -se estima que un 75%- siguen en la misma compañía. ¿Cómo es eso? Porque las grandes eléctricas (Iberdrola, Endesa, etc) tienen tanto comercializadoras de tarifa regulada como comercializadoras de mercado libre. Operan en ambos mercados.

PRÓXIMO RECIBO, MÁS CARO

El próximo recibo eléctrico, correspondiente a enero, va a dejar helado a más de un consumidor. El precio de la luz en el mercado mayorista se ha desbocado a principios de año y ha alcanzado máximos históricos que no se registraban desde hace tres años.

El alza de la cotización repercutirá en la factura con una subida que los expertos sitúan en torno a un 20%. Y afectará a la gran mayoría de los hogares. Con toda seguridad, tendrá impacto en los 120.000 hogares acogidos a la tarifa regulada (PVPC).

En cuanto a los hogares y pymes que están en el mercado libre, los expertos explican que, a pesar del gran número de ofertas existente, hay dos grandes grupos. Por un lado, las tarifas con el precio del kilovatio variable y, por otro, tarifas con un precio fijo. “Las que estén sujetas a un precio fijo sin letra pequeña que les condicione una importante subida se librarán de la subida. Sin embargo, las tarifas con una precio variable tendrán que asumir todo o parte del aumento. Aquí, hay mucha casuística”, apuntan comerciales consultados.
Respuesta a cinco dudas habituales sobre el contrato
 
¿Cómo sé en qué mercado tengo el contrato?
Una de las formas más sencillas es mirar en la factura. En la parte superior figurará el nombre de la comercializadora (la empresa que le vende a usted la luz). Si por ejemplo, pone Iberdrola Comercializadora de Último Recurso, Gas Natural SUR- SDG o Endesa Energía XXI, SL sepa que está en la tarifa regulada (PVPC). Si pone otro nombre posiblemente esté en el mercado libre. Si no, puede hacer una consulta telefónica.
¿Qué tengo que tener en cuenta en las ofertas del mercado libre?
La regla de oro es informarse bien. Pero, de forma orientativa, para separar las tarifas de luz que pueden resultar más interesantes se aconseja tener en cuenta tres factores. Uno, el precio que le dan por el kW (tanto de la potencia como de la energía consumida). Dos, estar alerta para que no le exijan contratar otros servicios sin su consentimiento. Tres, mire que no le exijan compromiso de permanencia.
Estoy en el mercado libre, ¿ puedo volver al mercado regulado?
Sí, cualquier consumidor con una potencia inferior a 10 kW (la
mayoría de hogares tiene entre 4
y 6 kW) puede volver a ser suministrado a precio regulado. Para
ello debe buscar una comercializadora de referencia (por ejemplo las citadas en la primera pregunta). No obstante, si no se ha cumplido el plazo del contrato del mercado libre podría tener penalización. Mírelo y si eso espere a que finalice para cambiar.
¿Es mejor el mercado libre o el mercado regulado?
Depende del tipo de consumidor que se sea. Hay que estudiar muy bien los hábitos de consumo para elegir la mejor oferta. Lo importante es comparar. Aunque las comercializadoras hacen cada vez mejores ofertas, asociaciones de consumidores recomiendan mantenerse en el mercado regulado. La comisión nacional de la energía realiza comparaciones periódicas y hasta ahora sale ganando la tarifa regulada.
¿Qué no debo hacer nunca cuando me planteen una oferta?
Lo primero se aconseja no atender a comerciales que se presenten en casa y no se identifiquen
(quédese con su nombre, apellidos, teléfono). Si lo atiende, no le muestre facturas anteriores ni dé su número de cuenta. Ante cualquier duda, no firme el contrato en ese momento, aunque le insista. Y si firma, sepa que puede deshacer el contrato sin explicación alguna en los catorce días posteriores.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE