Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Salud

Artundo: “Retomaremos la atención presencial perdida, excepto en lo que no sea necesario”

“Los profesionales de enfermería de atención primaria se van a reforzar con más de un centenar que fueron contratados para la covid”

Ampliar Carlos Artundo, director general de Salud
Carlos Artundo, director general de SaludEduardo Buxens
Publicado el 19/09/2021 a las 06:00
Ahora que la covid les está dando “un poco de respiro”, el departamento de Salud va a afrontar los retos urgentes de la atención primaria, con un plan en dos fases, la primera con actuaciones desde octubre a fin de año, explica su director general, Carlos Artundo. Un objetivo es recuperar la atención presencial en todos los centros de salud, pero advierte que no como antes de la pandemia, ya que no será presencial lo que se pueda atender por otras vías.
¿Cuándo se va a recuperar toda la atención sanitaria presencial ?
Quiero recalcar antes que una gran mayoría de profesionales de atención primaria se está dejando la piel. Además, hablamos de problemas estructurales en primaria que no son de esta legislatura ni de la pasada, sino de hace muchos años y todos hemos participado de alguna manera. La pandemia ha reventado las costuras y las debilidades estructurales del sistema aquí, en el resto de comunidades con gobiernos distintos y en bastantes países.
Centrémonos en Navarra, donde muchos ciudadanos ven que ya no pueden acudir al centro de salud como lo hacían antes.
Tenemos un plan de acción urgente que queremos trabajar con los profesionales. Son medidas para tomar en una primera fase de aquí a fin de año. El objetivo sería recuperar la presencialidad perdida, excepto en los supuestos en los que no sea necesario y que estamos concretando en un protocolo. Para diagnosticar un proceso agudo tienes que ver al enfermo, le tienes que auscultar, ver los ojos, palpar, sentarte delante. Ahora ¿hay que recuperar la misma presencialidad que antes? Probablemente no, porque hay cosas que no lo requieren, como dar los resultados de una analítica o renovar una receta.
¿Cuál es la situación ahora de la atención presencial?
Antes de la pandemia, en 2019, lo no presencial era el 30%. En los momentos más duros de la pandemia fue el 80% o más. Ahora rozamos el 60%: el 58% en medicina de familia, y el 46% en enfermería. ¿Es una situación razonable? No. Hay que recuperar presencialidad, sí o sí y cuanto antes mejor. No obstante, hay que tener en cuenta que hablamos de promedios. Las diferencias entre centros y profesionales son brutales, tanto que en algunos puede ser hasta el 80% y en otros, el 20%. Eso es injusto y no puede ser. Por eso vamos a monitorizar centro por centro y equipo por equipo lo presencial y no presencial. No obstante, hay que recalcar que la tendencia es a mejor. Donde vamos a gestionar directamente es en centros y profesionales donde ese nivel de presencialidad no es razonable. El objetivo es disminuir lo no presencial por debajo del 50%.
El primer problema para llegar al profesional sanitario es pedir cita, y ha habido 1,6 millones de llamadas no atendidas en un año en 21 centros de salud.
En el plan de actuación se amplía la capacidad telefónica de los centros. Además, se han distribuido móviles a los profesionales asistenciales clínicos que tienen contacto con los enfermos, lo que permitirá mejorar la comunicación con los pacientes.
¿Qué otras medidas recoge ese plan?
Se va a trabajar para que la atención presencial en casos necesarios por parte de un profesional sanitario se produzca en menos de 24 o 48 horas, urgencias aparte. Va a haber una reorganización en los centros. Además, se van a incrementar los profesionales de enfermería en atención primaria con más de un centenar que están contratadas para la covid. Al mismo tiempo, se va a reforzar el papel de las enfermeras, dada la formación y competencias que tienen, por ejemplo para atender procesos agudos de baja intensidad.
Con la pandemia, seguro que se están produciendo casos de diagnósticos tardíos o sin diagnosticar todavía en tumores y otras patologías.
Totalmente. Esa es la presencialidad que hay que recuperar.
¿Qué ocurre con los programas de crónicos?
Se dio la instrucción a los equipos de atención primaria de recuperar los que en parte se habían perdido con la pandemia, así como los programas del niño sano. La situación es desigual. Este verano, seguramente ha habido un bajón porque la quinta ola ha tenido a atención primaria doblegada y encima con vacaciones, como ha ocurrido en los hospitales. Con lo cual, la situación en los centros de salud ha sido muy complicada. Ahora es cuando podrán recuperar la normalidad.
El programa de detección del cáncer de mama va con meses de retraso.
Sí, pero nos hemos planteado recuperarlo y reforzar los recursos humanos, porque es obvio que nos tenemos que poner al día. Como tantos retrasos que ha habido en otros programas que ahora debemos recuperar.
Las listas de espera para una primera consulta se han disparado, ¿qué van a hacer?
No se puede abordar todo a la vez, por lo que vamos a identificar qué es lo que hay en las listas, fijando prioridades desde el punto de vista clínico. Hoy tenemos, como en otros sistemas, el paciente “normal” o “preferente”. ¿Qué pasa? Que el preferente se ha generalizado y pervertido, porque se suele marcar para que el paciente evite esa lista de espera. El normal, prácticamente no existe. Por eso hay que hacer esa repriorización. En paralelo, hay un plan de choque, un plan de acción sobre las listas de espera, empezando por los más prioritarios, con recursos concretos de cómo se hace. Hay que tener en cuenta que octubre, con el post verano y las OPE, en las que hay cientos de clínicos, médicos y enfermeras en los tribunales, es un mes raro, pero noviembre sí que será un mes hábil para recuperar esa lista de espera.
¿Cómo se hará?
Habrá que reforzar como siempre recursos para atender lo prioritario en jornada ordinaria. Lo que no se pueda, con jornada extraordinaria, con productividad (horas extras), y luego, si ya es necesario, concertado.
Hablemos de la situación de la atención sanitaria rural. ¿Están quitando plazas de médicos en el ámbito rural?
En ningún caso.
Hablo, por ejemplo, de Roncal.
Pero no es que allí se quite un profesional, sino que si pierdes un médico u otro profesional sanitario porque se jubila, porque se traslada, si no se puede cubrir, hay que reorganizar los servicios de acuerdo con lo que tienes.
¿Cuándo van a solucionar las plazas de médicos sin cubrir en varias localidades navarras?
Haremos lo imposible reorganizando los recursos, con los profesionales que tenemos, para cubrirlas de la mejor manera posible y atender a la población. No sólo hablamos de médicos. A veces puede ser más pertinente la atención domiciliaria de una enfermera bien formada y competente a una persona mayor pluripatológica que está viviendo en su casa.
El ciudadano tiene que tener acceso a la atención de ese personal de enfermería y al médico, viva donde viva.
Todo es según con quien te compares, pero comparando con otras comunidades, cualquiera puede ver que el nivel de atención que hay en Navarra, también en el medio rural, es muy razonable. ¿Debería ser más o menos? Ahora no es un problema económico, sino que no tenemos todos los profesionales que nos gustaría.
volver arriba

Activar Notificaciones