Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Covid-19

Adiós a las restricciones en Navarra, ¿hola libertad?

Este jueves desaparecen prohibiciones que han encosertado nuestra vida durante más de año y medio

Ampliar Imagen de archivo del Casco Viejo de Pamplona
Imagen de archivo del Casco Viejo de Pamplona JESÚS CASO
Actualizado el 29/09/2021 a las 07:26
No celebrar cumpleaños, no abrazar, no bailar, no visitar a los abuelos... Demasiados noes, prohibiciones y limitaciones de comportamiento durante el más de año y medio que llevamos de pandemia. Pasado mañana se eliminan todas las restricciones en Navarra, aunque sobrevivirá la mascarilla al caudal de normas impuestas por los gobiernos. ¿Habrá efecto champán?, ¿Cambiará el comportamiento de las personas? ¿Recuperamos la libertad? A estas preguntas responden a continuación tres sociólogos.
“La primera reacción, como en casi todo, cuando se nos retrae o reprime en algo, es exageradamente la contraria. Es un comportamiento propio de masas”, afirma el sociólogo y psicólogo Javier Hernández Aristu. “La sensación, de alguna manera, es como liberarse o dejar atrás de todo el sufrimiento que nos ha traído el virus”, añade. Salvando las distancias, Hernández Aristu hace un símil y compara la eliminación de las restricciones con la declaración del fin de la pandemia y, a su vez, con el “fin de una guerra”. “La imagen que tenemos es de gente echando los sombreros al aire, celebrando. Ahora, esos sombreros al aire son los viajes, las celebraciones, la juerga y de hacer todo lo que habíamos perdido”, detalla.
"QUE NO HAYA EFECTO BOOMERANG"
Pero el experto también lanza una alerta: “Las bombas de Hiroshima y Nagasaki cayeron después del final de la guerra. Quiero decir que deseo que no haya un efecto boomerang y esa libertad se vuelva en contra nuestra porque aún hay riesgos”.
No tiene duda de que la libertad traerá “una explosión de comportamiento irracional”. “ Ya lo estamos viendo en los botellones. La policía no puede controlarlos”, continúa. Sin embargo, considera que ese comportamiento tiene fecha de caducidad, será temporal y remitirá “una vez que hayamos satisfecho nuestros deseos”. “Entonces veremos que también hay límites en la vida sin restricciones y que es necesaria la prudencia y el ejercicio de responsabilidad
"SEGÚN SE INTERIORICE LOS MOTIVOS DE LAS NORMAS"
El sociólogo del Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra, Javier García Manglano, subraya que la frase “eliminar restricciones” es lo que “más suena a normal” desde el inicio de la pandemia”. “Mucha gente se va a sentir así, que los síes superan a los noes, que no están tan presentes las limitaciones”.
Sobre si habrá efecto rebrote, el experto destaca que no vamos a pasar “de todo a nada” porque ya se habían quitado algunas restricciones en los últimos meses. “Es un paso más, quizá más definitivo, pero no nuevo porque ya se iba en esa dirección. Luego, las cifras epidemiológicas acompañan y eso genera cierta esperanza. Nos trae optimismo y un sentimiento de seguridad”.
Que los ciudadanos cambien su comportamiento o no, para el García Manglano, “dependerá” de varios factores, como la edad. “Los jóvenes son los que más vieron afectado su estilo de vida con la pandemia. Y es ahí donde puede haber un efecto liberador, pero siempre depende de cada uno”. Añade que en España siempre ha existido la picaresca, “el pensar que lo que no está prohibido está permitido”. “En esa línea, puede haber comportamientos más radicales. A veces pensamos que el Gobierno nos trata como a niños y nos dice a qué horas podemos salir o no, pero en ocasiones uno tiende a pensar que nos lo merecemos porque estamos a ver cómo yo soya la excepción de la norma”.
Así, según el sociólogo de la UN, el comportamiento de las personas va depender de cómo haya “interiorizado” los motivos de las restricciones y también de si tiene una visión política de las medidas.
Para García Manglano, es entendible el deseo humano de recuperar la normalidad, algo que afirma tiene diferente significado para cada persona según sus circunstancias. Ahora bien, llama a la prudencia porque, a pesar del efecto protector de la vacuna, “sigue habiendo mayores, persona vulnerable y virus”.
Por su parte, el sociólogo del Consejo de la Juventud de España, Joffre López , afirma que la juventud que sale de la pandemia es mucho “más empobrecida” porque la capacidad de cualquier joven de emprender su propio proyecto vital se ha visto mermada. Para López, las dificultades laborales tienen un impacto psicológico en los jóvenes, que lo viven con “impotencia”, pero también para sus familias “que siguen manteniendo en casa a hijos con 32 años”, así como para “el conjunto de la sociedad”.
"EL MIEDO VA A SEGUIR AHÍ, LA COVID DEJARÁ SU POSO"
El doctor en sociología de la UPNA, Sergio García Magariño, pone la atención en que el final de una pandemia “trae siempre” una primera fase en la que aún quedan vestigios, hay crisis económica y hay “un ambiente un poco lúgubre y de ánimo decaído” a pesar de no haber ya condicionamientos.
Por eso no cree que se vaya a producir “un efecto champán” de manera notable. “Puede que quizá entre los jóvenes, pero hay cosas que han surgido en la pandemia que van a dejar poso durante tiempo, porque la gente no se ha autocontrolado solo por las restricciones, aunque es cierto que no toda modificación de comportamiento ha sido voluntaria. El miedo y la desconfianza va a estar ahí. Los ancianos han tenido muy cerca la muerte y, a pesar del levantamiento de las restricciones van a tener cautela. Los adultos van a seguir teniendo desconfianza o miedo a que nos confinen y eso nos va a contener”, apunta.
Recuerda que hay personas que salen con secuelas, problemas mentales y económicos. “Los niños se adaptan bien pero en algunos casos han sido víctimas de la tensión familiar que se ha vivido en su casa”. El sociólogo subraya que la eliminación de restricciones no se debe ser “un regreso al pasado”. “Aunque lo vemos con nostalgia no es lo correcto. Además, la mascarilla nos va a acompañar un tiempo. Cuando se quitó la mascarilla en la calle había gente que llamaba la atención si no la llevaba en el interior de un local. Ese control social que ejercemos unos sobre otros va permanecer”.
volver arriba

Activar Notificaciones