Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Coronavirus

El pasaporte covid se estrena pasado por agua

Esta madrugada ha entrado en vigor la exigencia del certificado covid para acceder a bares con licencia especial y discotecas

Ampliar Varias personas muestran su pasaporte covid para entrar a un local
Varias personas muestran su pasaporte covid para entrar a un localPaloma De Albert
  • Paloma Dealbert
Actualizado el 27/11/2021 a las 10:09
Con alrededor de 6ºC y una lluvia intermitente, la capital navarra estrenaba esta noche la iluminación navideña y una nueva medida. Frente a los locales de ocio nocturno se detenían pequeños grupos de personas con las cabezas inclinadas, inmersas en las pantallas de sus teléfonos móviles, en busca de su certificado covid. “Si fuera sábado esto sería una locura. Pero hasta que se llene el aforo, luego la gente tendrá que esperar”, señalaba Iñaki, portero del Casino Eslava. A sus 53 años, con más de una década de experiencia en el puesto, se mostraba afable con los clientes. Aunque se declaraba un “analógico”, explicaba con paciencia que al utilizar la aplicación CovidScan en su dispositivo electrónico aparece el nombre de la persona vacunada, las dosis y el fármaco que se le ha administrado, pero esa información se elimina después de unos segundos para que no quede rastro en su teléfono.
DESCARGAS EN LA ENTRADA
Las entradas al establecimiento, que cuenta con licencia especial, se producían de forma espaciada. Los pamploneses, confirmaba Iñaki, prefieren los jueves y los sábados. Y parte del público se descargaba en la misma puerta la aplicación de Carpeta de Salud que permite ver y descargar el pasaporte. Al tiempo para configurarla se sumaban dificultades puntuales para la lectura del código QR como las pantallas con imperfecciones, o casos como el de Rocío Cervera Cuerda, joven pamplonesa que se graduó el mayo pasado en Enfermería. Le inocularon la primera dosis en la Comunidad foral y la segunda en la Comunidad de Madrid, donde estuvo trabajando en verano: “Tengo una en la aplicación de Navarra y otra en la de Madrid”. En un documento impreso que guardaba en casa, admitía, sí le aparece la pauta completa.
Hubo quien aludía al certificado en papel para intentar acceder sin mostrar el código. Y la picaresca de un hombre de 34 años le llevó a mostrar el QR de una ‘Aitziber’, sin éxito. “¿Qué hago?”, repetía a su amigo después de asegurar que ha viajado en avión y cuenta con la pauta completa.
ENCONTRAR EL CÓDIGO
Pero el inicio de la madrugada transcurrió tranquilo. “La gente, si no puede entra a un local, lo intentará en otro”, se encogía de hombros Iñaki. Jóvenes y adultos se le acercaban “por comprobar” si les funcionaba el soporte y para preguntar por el desarrollo de la nueva medida. A los pocos segundos, la mayoría se enfrascaba en la búsqueda del pasaporte covid dentro de la aplicación. Una tarea demasiado costosa, denunciaba David Jiménez hacia la 01.30, cuando entraba a la Sala Zentral: “Está muy mal diseñado, hay que sacarse un máster para encontrarlo. Si a los jóvenes nos cuesta, para la gente mayor tiene que ser muy complicado”. El chico, de 27 años y natural de Andosilla, aclaró que sus amigos y él ya eran conscientes del nuevo requisito cuando salieron de casa, pero la medida le parecía positiva.
Bajo una fila de enormes parasoles que les resguardaban de la lluvia, dos trabajadores pedían el certificado y un documento de identificación. La empresa les había facilitado unos móviles sencillos para utilizar la aplicación CovidCheck. Y ambos recordaban a los usuarios que debían colocarse la mascarilla de forma correcta para dirigirse a ellos y adentrarse en el Zentral. A veces, de manera insistente. El estado de embriaguez entorpecía la comprensión de algunos, que mostraban códigos de otro tipo antes de dar con el que se les pedía o que trataban de convencer a los empleados de seguridad. para que hicieran una excepción con ellos porque no daban con sus claves de acceso a la aplicación.
volver arriba

Activar Notificaciones