Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Hostelería

El buen tiempo reduce el impacto de la prohibición de consumir en barra

La temperatura primaveral del miércoles por la mañana llenó las terrazas del Casco Viejo pamplonés

Ampliar Rocío Andía, Begoña Ezponda y Lucía Arístegui, ayer en el Iruña
Rocío Andía, Begoña Ezponda y Lucía Arístegui, este miércoles en el IruñaJESÚS CASO
Publicado el 30/12/2021 a las 06:00
El buen tiempo que templó la mañana del miércoles en Pamplona, con temperaturas que rondaron los 18° y tras semanas de lluvias y nieblas, minimizó casi a la nada el impacto de la medida que prohíbe el consumo en las barras de los bares. Hosteleros y clientes tenían la vista puesta en la Nochevieja y en otra restricción que afecta a las celebraciones de fin de año: la que establece el cierre de la hostelería a la una de la madrugada. Todos los bares consultados este miércoles -los que no tienen restaurante- optarán por cerrar antes de la cena.
Era el caso del Casino Eslava y de su propietario, Luis Martinicorena, que se quejaba amargamente del impacto global de la pandemia en la hostelería, tras casi dos años de embate del coronavirus. “Han quebrado muchos bares. En la Estafeta, en la calle San Nicolás. Lo que ocurre es que como se traspasa el negocio, no figuran como quiebras. Pero se están produciendo constantemente”, se quejaba. Solo tras la barra, Martinicorena ha podido salir adelante gracias a las terrazas, a media mañana de ayer sin apenas clientes.
Miguel Jiménez, del bar Qwerty de la calle Mercaderes, con la barra vacía del bar durante la mañana de ayer
Miguel Jiménez, del bar Qwerty de la calle Mercaderes, con la barra vacía del bar durante la mañana del miércoles jesús caso
¿Es necesario cerrar a la una en Nochevieja? ¿En Nochebuena no había contagios? Porque se permitió abrir los bares cuatro horas más de lo normal y había 1.500 contagios. En nuestro caso, la caja de Nochevieja se hace entre las 2 y las 8 de la mañana. Tengo la cámara llena, pero al menos no son solomillos”, observa. Para Martinicorena, las limitaciones a la hostelería no le suponen “un lucro cesante, sino una pérdida fehaciente”.
BÉLGICA Y PAMPLONA
“Tú a Bélgica y yo con mi familia”. Salimos fuera del casino, donde las terrazas comienzan a animarse. El buen clima evapora la idea de acodarse en una barra. Los pamploneses buscan el sol, privado durante semanas. Las dromedarias reales pasean sobre sus lomos a los niños que se acercan mientras en la megafonía del mercadillo navideño de la Plaza del Castillo suena Mecano. Leire y Yessi, de 29 años y ambas estudiantes, conversan animadamente en la terraza del Txoko pamplonés.
“Yo me voy a Bélgica en Nochevieja. Estudio allí Relaciones Internacionales”, explica Leire. “Allí están fatal. Y eso que ahora se hacen muchos menos test”, continúa. Tanto ella como su amiga consideran que las nuevas medidas en la hostelería llegan tarde o son extemporáneas. “El jueves pasado, estaban los bares llenos y la gente sin mascarilla. Al final, el perjudicado es siempre el hostelero”, se solidariza Yessi Gómez, que pasará la Nochevieja con su familia.
María, de 50 años, e Irati, de 17, son madre e hija. Toman algo en la minúscula terraza del bar 100 Montaditos de la calle Estafeta. María es enfermera de la Sanidad pública. Hasta el momento, ha burlado al virus. “En tres semanas, los contagios caerán en picado, como ha ocurrido en Sudáfrica. Ahora es cuando creo que se puede vislumbrar el final de la pandemia. El bichito ha perdido fuerza. Y no olvidemos que todos los años mueren muchos viejitos por la gripe”, analiza. Irati observa a su madre mientras habla. Con 17 años, su primera salida en Nochevieja fue hace dos años. “Lo pasamos muy bien. Pero este año, como el anterior, no es momento de fiestas”, asegura responsable.
En la Plaza del Castillo, Lucía Arístegui, Begoña Ezponda y Rocío Andía, todas pamplonesas de 17 años, disfrutan del sol en la terraza del café Iruña. Estudiantes del colegio Miravalles, su plan inicial para la Nochevieja era “salir disfrazadas por la calle”. “Al final, iremos a una fiesta en un piso, que es lo que hacen la mayoría de los jóvenes”, aseguran. Todas ellas se declaran “hartas” de las medidas por la pandemia y creen que el final del virus llegará con ómicron.
Juan y Santi Wang, nacidos en China y afincados en Pamplona, son los socios del nuevo Asador Ezkabarte, en la calle San Nicolás con Pozoblanco. Ayer, ultimaban detalles de este nuevo establecimiento con restaurante especializado en carne, que se reparte en tres plantas. Aunque darán cenas, calculan que las pérdidas en Nochevieja podrían alcanzar los 5.000 euros.
Desde el Qwerty, en la calle Mercaderes, Miguel Jiménez, de 53 años, considera que el cierre a la 1 h. en Nochevieja supondrá unas pérdidas del 90%. “La fiesta va a estar en la calle. Va a hacer buen tiempo”, declara. Y Edorta, del Kayak, comparaba al coronavirus con los gremlins. “Parece que solo sale de noche. No se le puede dar de comer ni mojar”, bromeaba molesto con las nuevas medidas. Dice que ha invitado a su hija a que salga por la noche a hacer botellón. “Estoy harto ya”, zanja.

Se amplían las terrazas-covid hasta el próximo 13 de febrero

El Ayuntamiento informó ayer de que ampliará hasta el 13 de febrero los permisos para las llamadas Terrazas-COVID, los espacios temporales de hostelería que se han ido abriendo en la ciudad ante la situación sanitaria generada por la COVID 19. El Área de Seguridad Ciudadana trasladó a la Comisión Municipal de Presidencia esta medida que ha recibido el apoyo de todos los grupos municipales presentes en el Consistorio. Las terrazas actuales seguirán funcionando con los mismos horarios y requisitos que ya tenían marcados hasta la fecha en la que estaba previsto que concluyera su funcionamiento, el 7 de enero. El Ayuntamiento mantiene la decisión excepcional de impulsar terrazas temporales de hostelería con el fin de minimizar el impacto económico negativo en el sector. Desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020, se han recibido más de 1.600 solicitudes relacionadas con terrazas.

Hasta el 14 de enero

1 Prohibición de consumo en barra. Se podrá utilizar para pedir y pagar, pero no consumir. Se permite el consumo en mesas con taburetes que se encuentren pegadas a la barra, aunque serán como máximo para dos personas y estarán a una distancia de 1,5 metros entre ellas, la misma distancia que entre las mesas.

2 Cierre a la 1 de la madrugada. La limitación de horarios vuelve a la hostelería. Entre la una de la madrugada y las seis de la mañana, queda prohibida la actividad de comercio, discotecas, salas de fiesta, cafés espectáculos, salas de concierto, bares, bares especiales, cafeterías y restaurantes, así como de actividades culturales, bingos, salones de juego y apuestas y recreativos.

3 Mesas con un máximo de 10 personas. El consumo en bares y restaurantes podrá realizarse en las mesas del interior, que nunca podrán sobrepasar las 10 personas. Además debe garantizarse los 70 cm. de separación entre mesas.

volver arriba

Activar Notificaciones