Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Covid-19

Pedro Gullón Tosio, epidemiólogo: “Lo peor de alcanzar el pico será su impacto hospitalario”

Sostiene que es la ola en la que más difícil va a ser conocer cuándo se alcanzará el máximo de contagios y advierte que su repercusión en los ingresos hospitalarios se producirá dos semanas después de las incidencias tan elevadas de casos

Ampliar El médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Pedro Guyón
El médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Pedro Guyónjosé antonio goñi
Publicado el 05/01/2022 a las 06:00
Es uno de los epidemiólogos a los que el Gobierno de Navarra acude para pedir asesoramiento. Pedro Gullón Tosio (Madrid, 1988), médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, estuvo este martes en Pamplona, donde conoció la situación de la vigilancia epidemiológica que realiza el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra y el seguimiento a los pacientes más graves en el Hospital Universitario de Navarra. Profesor e investigador, estudia cómo se debe afrontar esta fase de la pandemia.
¿Qué saben en este momento de la variante ómicron?
Que se transmite con mucha facilidad y más rápido que otras variantes. Además, tiene capacidad para generar infecciones leves en personas vacunadas, algo que con la delta no era tan frecuente. De hecho, la incidencia más alta antes de llegar ómicron estaba en el grupo de 5 a 11 años que no estaba vacunado. Ahora no, ahora tiene un comportamiento más parecido a los patrones sociales, y es el grupo de 20 a 29, que tiene más interacciones sociales, el que registra la incidencia más alta.
¿Es realmente más leve?
Tenemos algunas dudas respecto a su gravedad. Los primeros informes apuntan a que es un poquito menos grave, pero es muy difícil de distinguir, porque la ola completa de ómicron se ha dado en Sudáfrica, que tiene una estructura de edad muy diferente, y cuando ha llegado a otros países estos tienen tasas de vacunación muy altas que hacen que la enfermedad sea menos grave. En las próximas semanas podremos tener más datos comparativos.
¿Y es el más contagioso de la historia como se ha dicho?
Eso es muy difícil de decir, porque nunca hemos tenido una capacidad y un esfuerzo diagnóstico tan alto. Lo que sabemos desde luego es que es algo que ha ocurrido de forma explosiva.
¿Se sabe cuándo puede alcanzar el pico y empezará a descender?
Va a ser la ola más difícil para saberlo. Este nivel de transmisión tan alto en algún momento parará. Puede ser que estemos cerca del pico por esa explosión y porque en otros países ha empezado a descender, pero a la vez se junta con Navidades, cuando hay un retraso diagnóstico y con sistemas de detección totalmente saturados. Hay que tener cuidado con la interpretación que hacemos los próximos días, porque a lo mejor vemos una bajada que no es real. Con un poco de paciencia, veremos la estabilización algo más adelante. En todo caso, si hemos alcanzado el pico o lo alcanzamos la próxima semana, lo peor estará en el impacto hospitalario que pueda tener y que se verá dos semanas después. Con otra peculiaridad, que transmisiones tan altas implican que también afecten al propio personal sanitario, lo que significa que las capacidades basales del sistema para atender lo que viene son más bajas, con servicios en cuadro con muchas personas de baja.
¿Comparte la idea de que podríamos estar ante el final de la pandemia con ómicron?
Con las predicciones lo más seguro es equivocarse. Es verdad que hay un sentido de progresión, ya que estamos lejísimos del impacto hospitalario que hubo al inicio de la pandemia con aquella elevada incidencia de casos. ¿Que sea el fin? No lo tengo claro, tendremos que ir vigilando. Ojalá lo sea, ojalá sea la transición hacia una enfermedad que podamos controlar de forma endémica porque su impacto hospitalario sea menor. Habrá distintos finales de la pandemia, un momento en el que se acabe a nivel hospitalario porque se convierta en más soportable y otro en el que se ponga fin a las restricciones. Y no tienen por qué ir a la par. Cuando dejemos de contar todos los contagios, cuando cambiemos la vigilancia de una súper intensiva a otra destinada simplemente a conocer cómo está y los casos graves estaremos en otro momento.
El presidente Pedro Sánchez insistía hace meses en que alcanzaríamos la inmunidad colectiva con una alta vacunación, pero parece que eso no se ha producido.
El concepto clásico de inmunidad de grupo no sirve, esos criterios de Fox que establecían que podía haber inmunidad de grupo ante una enfermedad en función de su transmisibilidad y del porcentaje inmunizado y que una persona con inmunidad no podía volver a transmitir. Con la covid sabemos que eso no pasa, personas vacunadas pueden llegar a infectarse y contagiar a otras y las que han tenido la infección pueden reinfectarse. Ahora bien, sí tenemos inmunidad de grupo, en el sentido de que nuestros sistemas inmunitarios están entrenados para la covid. Eso tiene un cierto impacto en la transmisión, pero sobre todo tiene impacto en que esas transmisiones no llegan a niveles de casos graves tan altos como antes.
Para acabar de complicar la situación llega flurona, casos de covid y gripe a la vez que ya se están detectando en España.
Eso estaba clarísimo que iba a pasar, la coinfección de gripe con covid. De hecho en China a principios de 2020 ya había casos. En personas vulnerables puede ser un problema, pero es normal que si tengo los dos virus circulantes y con la capacidad tan alta de detección de la covid, casos de gripe puedan tener covid. El problema sería, más que el que una persona pueda tener los dos virus a la vez, que puedan coincidir dos curvas epidemiológicas y ambas tengan impacto en el hospital.
La gripe el año pasado fue casi inexistente y ahora sí hay casos.
Hay casos, pero la curva no está a niveles de la gripe de 2019, 2018 o de años anteriores. Hubo pequeños indicios en octubre, cuando Croacia empezó a reportar casos y parecía que se esperaba una epidemia adelantada y al final eso no ha ocurrido. Hay además medidas implantadas por la covid que también tienen sentido para la gripe, como las mascarillas. Sería preocupante que coincidiese en el tiempo una epidemia alta de gripe y otra de covid, pero no sé yo si va a llegar este año y esperemos que no.
Usted llegó a dudar de la efectividad de poner la tercera dosis.
Creo que me puedo comer mis palabras. Los momentos son diferentes. Sí me mantengo en que la prioridad en lugar de poner cuartas dosis, como Israel, sea poner la primera en los países donde la población no está vacunada. Una primera dosis va a ser mejor que una tercera. Ahora bien, ya tenemos evidencias de que la tercera dosis está previniendo casos graves en personas vulnerables mejor que en gente con dos dosis e incluso que la incidencia se ha sostenido por eso en personas mayores. Eso es positivo, pero no olvidemos el marco global. De hecho, la variante ómicron parece que ha surgido, si no es Sudáfrica, por ser el país con más detección, en alguno de alrededor.
El curso escolar será presencial y en la fecha prevista, ¿qué opina?
A mí me parecería muy raro que se retrasase la vuelta al colegio, cuando yo puedo ir a una discoteca o a otras actividades. La recomendaciones más globales indican que los colegios deben ser lo último que cerremos. Creo que ha sido un éxito del Estado español conseguir mantener la docencia presencial, porque tiene efectos en conciliación, a nivel educativo, en salud y encima tiene muy poco efecto en la transmisión global. Los colegios no han actuado como incrementadores de la transmisión, sino que sólo reflejan la transmisión comunitaria.
Vienen los Reyes Magos, ¿cómo deben ser las cabalgatas?
Las aglomeraciones nunca son extremadamente positivas, pero me gusta pensar en la proporcionalidad de las medidas y en que se debe actuar con coherencia. Es decir, una cabalgata nos parece mal, cuando es al aire libre y una actividad para los niños, y se han permitido las fiestas de nochevieja en un entorno cerrado en varias comunidades.

DNI

Pedro Gullón Tosio (Madrid, 1988) es médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Este epidemiólogo es investigador y profesor en la Universidad de Alcalá de Henares y uno de los expertos a los que acude el departamento de Salud del Gobierno foral para pedir asesoramiento.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE