Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suceso

Robados 3.000 aspersores en Artajona, Larraga y Mendigorría

Los afectados hablan de impotencia y se quejan de que ellos son vigilados por Seprona, Trabajo y CHE mientras los ladrones actúan a sus anchas

Ampliar De izda a dcha. Delante: Joaquín Iriarte Ayestarán, Jerusalén Zabaleta Ibáñez, Fermín Zabaleta Oficialdegui y Fernando Villanueva Iturralde. Detrás: Pedro Jesús Iriarte Iribarren, Eduardo Roldán Berástegui, Carlos Andueza Iriarte, Jesús Ibáñez Guillén, Marc Mascort Ruiz y Roberto Zabaleta Ciriza. Posan delante de una ‘caña’ de aspersor torcida por ladrones
De izda a dcha. Delante: Joaquín Iriarte Ayestarán, Jerusalén Zabaleta Ibáñez, Fermín Zabaleta Oficialdegui y Fernando Villanueva Iturralde. Detrás: Pedro Jesús Iriarte Iribarren, Eduardo Roldán Berástegui, Carlos Andueza Iriarte, Jesús Ibáñez Guillén, Marc Mascort Ruiz y Roberto Zabaleta Ciriza. Posan delante de una ‘caña’ de aspersor torcida por ladronesGALDONA
Publicado el 15/02/2022 a las 06:00
No es que haya ocurrido una vez. Ni dos ni tres. Son diez años de saqueo continuado en sus campos, en su lugares de trabajo. Exactamente, desde que el secano se convirtió en regadío de la mano del Canal de Navarra e instalaron aspersores para cultivar sin miedo a la sequía cualquier cereal u hortaliza. La apuesta por el regadío, con sistemas de riego modernos, era mejorar la rentabilidad del secano, pero las asiduas visitas nocturnas de los amigos de lo ajeno está depredando su rentabilidad, pasando una factura demasiado elevada a los productores de localidades como Artajona, Larraga y Mendigorría.
Los aspersores de riego, realizados con latón, son el objetivo prioritario de los ladrones, aunque también se apropian de baterías, herramientas, gasóleo y cualquier hierro o material que puedan vender. “En el último año se han producido, entre los tres pueblos, cerca de veinte robos. No hay mes que no haya uno o dos. Se han llevado, fácilmente, más de 3.000 aspersores”, afirman el presidente de la cooperativa de Artajona, Roberto Zabaleta Ciriza, y su socio, Joaquín Iriarte Ayestarán. Ambos han sufrido el último robo de la zona: 130 aspersores hace apenas una semana. “La broma nos va a salir por 2.500 euros entre unas cosas y otras”, lamentan.
Así dejaron los ladrones en el campo un aspersor partido en dos
Así dejaron los ladrones en el campo un aspersor partido en dosGALDONA
MÁS DE 30.000 EUROS
El precio de cada aspersor varía entre los ocho y los trece euros, de manera que las pérdidas sólo en aspersores superan los 30.000 euros. La cifra no incluye otros daños que ocasionan con el robo, tanto en cultivos como en mecanismos, como son las tuberías subterráneas a las que están conectados los aspersores mediante unos empalmes. “Se ocasionan fugas y hay que llevar una pala, desenterrar la tubería y arreglar las piezas porque, para coger el aspersor, doblan la ‘caña’ (palo) de dos metros en la que está colocado”, detallan.
Roberto Zabaleta ha presentado denuncia en la Guardia Civil, como otras tantas veces, pero sin resultado. Afirma que un seguro contra robos no es una solución razonable por su elevada cuantía. “No es viable porque saldría a doblón”, comenta. Los afectados tienen claro que la “única opción” es que los cuerpos de seguridad aumenten los efectivos y la vigilancia en los campos. “Nos han dicho que han reforzado los agentes, pero no sabemos si servirá de algo”.
El sentimiento es de una enorme impotencia y cansancio. “No puedes descansar tranquilo. Te vas a casa y no sabes qué te vas a encontrar el día siguiente. Así no se puede trabajar ni tampoco vivir. Estamos desamparados y, lo peor, es que no vemos solución”, comenta Zabaleta. “No puedes descuidarte ni un segundo. Hace unos días también robaron a un agricultor de Artajona en la furgoneta que tenía aparcada en la puerta de su casa. Le cogieron tres baterías y una caja de herramientas”.
El modus operandi de los ladrones es con nocturnidad y en campos con poca visibilidad y poco tránsito de gente. “No sabemos si son de la zona, pero la conocen al dedillo”, dicen.
MÁS INSPECCIÓN Y EFECTIVOS
Los afectados afirman que no dudan de que la Guardia Civil hace su trabajo, pero insisten en que faltan efectivos. “Hay medios para subirnos el IRPF al eliminar los módulos, para que venga a vigilarnos la Inspección de Trabajo, el Seprona, el técnico de la Confederación , etc. Nos sentimos perseguidos administrativamente. En cambio, por lo visto no hay medios suficientes para vigilar a los ladrones que actúan a sus anchas. No hay justicia”.

¿POR QUÉ ASPERSORES?

​¿Por qué los ladrones buscan los aspersores y no dudan en romper la ‘caña’ o palo de galvanizado de 2 m donde se colocan? Hay dos ideas extendidas.

1 Fundición. Los aspersores robados son de latón, una aleación de cobre y zinc, y aunque menos precio que el cobre, tiene valor

2 Mercado de segunda mano, en España o bien en otros países.

volver arriba

Activar Notificaciones