Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Crisis en Ucrania

La Plaza del Castillo, un clamor para que cese la guerra en Ucrania

Cerca de 2.000 personas, ucranianos y navarros, se concentraron para rechazar la invasión y pedir auxilio a la comunidad internacional

Ampliar Niños y niñas ucranianos sostienen carteles durante el acto en la Plaza del Castillo de Pamplona
Niños y niñas ucranianos sostienen carteles durante el acto en la Plaza del Castillo de PamplonaEDUARDO BUXENS
Actualizado el 27/02/2022 a las 00:12
La Plaza del Castillo, el corazón de Pamplona, latió este sábado por la paz, porque se ponga punto final a una guerra no deseada que está causando demasiado dolor en el pueblo ucraniano. Cerca de 2.000 personas llenaron la mitad de la plaza en una concentración que comenzó a las 18.00 horas organizada por varias asociaciones navarras vinculadas a Ucrania como Beregynia y Colorit. Hasta allí se acercaron decenas de ucranianos residentes en Navarra, muchos de ellos con la bandera azul y amarilla de su país anudada a su cuerpo o pintada en la cara, pero también muchos navarros solidarizados con el sufrimiento del país invadido por Rusia.
Todos juntos, además de rechazar el ataque, lanzaron un SOS para que la comunidad internacional pare los pies al líder ruso y ayude a Ucrania.
“No a la guerra, Ucrania quiere paz” fue una de la consignas más repetidas en la hora que duró la concentración. “Putin fuera de Ucrania”, “Hoy soy yo y mañana eres tú” y “España queremos tu apoyo” fueron otros lemas coreados por los asistentes, que también llevaban folios o pancartas con mensajes. “Quiero que mis abuelos vivan en paz”, “Putin matará a nuestros hijos y vendrá a por los vuestros”, se leía en algunos de ellos.

Himno ucraniano en PamplonaHimno ucraniano en Pamplona

Natalia Tinchuk fue una de las personas que leyó un comunicado. “Esto empezó hace ocho años cuando Rusia anexionó Crimea tras un referéndum de fantasía y ocupó parte del Donbas. No han sido suficientes estos ocho años de guerra: 15.000 muertos, 33.000 heridos, huérfanos, viudas, destrucción, vidas truncadas, hogares destruidos, mucho dolor. Y la cuenta sigue mientras el mundo ocupa su tiempo en reuniones, promesas y pocos resultados”, expuso la ucraniana, que apeló a que “todos somos Ucrania”. “Estamos aquí en defensa de la democracia y de la libertad frente al dictador y la mentira. Estamos aquí porque en Ucrania se lucha por un futuro para nuestros hijos”, afirmó la joven, para quien es necesario que se saque a Rusia del sistema Swifti y, de ese modo, aislarla económicamente al país soviético.
Entre intervención e intervención se aplaudió, se corearon lemas y, en u momento, los asistentes arrancaron a entonar el himno de Ucrania.
HISTORIAS EN UNA PLAZA
Entre las pancartas, banderas y cánticos, gente de toda Europa llenó la Plaza del Castillo para mostrar su apoyo a Ucrania por la situación que está atravesando el país. “Miedo e incertidumbre”, así definía Olena Smarkutska cómo había vivido estos últimos días. Ella es ucraniana y vive en Pamplona, pero la gran mayoría de su familia sigue en Ucrania. “Tengo a toda mi familia allá, mis padres, mis hermanos… Mi padre es militar en reserva, así que puede que le movilicen la semana que viene porque Kiev está siendo atacado constantemente”, comentaba. El no saber qué va a suceder mañana es lo que más aterra a Smarkutska, que afirmaba que desde que empezó todo su vida es una mezcla de “llanto e impotencia”. Muchos de los ucranianos que residen en Pamplona intentan comunicarse cada día con sus familiares, así lo aseguraba Verónica Stempovska, de 15 años: “Hablamos con ellos todos los días y nos dicen que están en casa sin salir y han comprado comida para un tiempo”. Ella y sus padres viven en Pamplona, pero tanto sus abuelas como sus primos están en Cherkasy, cerca de Kiev. “Nos han contado -añadía Stempovska- que ha caído un misil a 15 kilómetros de la ciudad, pero el lugar no ha sufrido ningún ataque directo”. Los cánticos de “no a la guerra” fueron la banda sonora de la tarde, y es que este es un aspecto en el que todos coincidían. Bozena Kurzeja, polaca residente en Pamplona, explicaba: “Tenemos que ser conscientes de que se están perdiendo vidas humanas y todos tenemos derecho a una vida digna”. Aunque ella no tiene familia en Ucrania, sí la tiene en Polonia, y eso es algo que le genera mucho miedo. “Gracias a Dios la mayoría de mi familia está aquí, pero tengo muchos sobrinos jóvenes en Polonia y les están preparando para lo que pueda pasar”, decía. Y es que este sábado había gente de toda Europa en la manifestación, Kiti Kaimlainen, estudiante de intercambio de Finlandia, también se acercó a la Plaza del Castillo con una pancarta en la que ponía: “Stop Putin” y “Rusia fuera de Ucrania”. “No soy ucraniana, pero empatizo lo máximo que puedo con ellos, aunque es muy difícil llegar a imaginar por lo que están pasando ahora mismo”, explicaba. De este modo, Pamplona se unió a la lista de ciudades españolas que se manifiestan en contra de la guerra en Ucrania.
volver arriba

Activar Notificaciones