Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tabaco

Crece en Navarra la venta de tabaco de liar y de pipa mientras resiste el paquete de cigarrillos

En 2021 los estancos vendieron 162.400 kg de liar, un 40% más que en 2011

Ampliar Hacienda ingresa 75 millones al año por el tabaco que se vende a franceses
Imagen de archivo de un paquete de tabaco con cigarrillosDiario de Navarra
Actualizado el 18/04/2022 a las 10:11
La picadura de liar seduce cada año a más fumadores navarros. Su principal atractivo es el precio, más barato que el de la clásica cajetilla o paquete, por lo que durante las crisis económicas, como la actual, se detecta un éxodo de fumadores de los cigarrillos tradicionales al tabaco de liar. A lo largo del año pasado, los cerca de doscientos estancos que existen en Navarra vendieron 162.400 kilos de tabaco de liar, una cantidad que supone en torno a 5,4 millones de bolsas de 30 gramos. En la última década, su venta ha crecido en 46.000 kilos (millón y medio de bolsas), un 40%, según datos del Comisionado del Tabaco. Y buena parte de ese incremento se ha registrado durante los últimos tres años, que concentran un aumento de casi 21.000 kilos.
PRESUPUESTO CASI LA MITAD CADA MES
La diferencia entre fumar un cigarrillo de cajetilla a otro confeccionado de forma manual por el mismo fumador es notable para el bolsillo. Aunque hay bolsas con distintos pesajes y un amplio abanico de marcas, uno de los formatos más comercializados son las bolsas de 30 gramos de picadura de rubio. Su precio ronda en este momento los 5,40 euros y con los 30 gramos se pueden liar en torno a 50 cigarrillos, si bien hay que añadir el gasto en el librillo de hojas y filtros.
En cambio, la clásica cajetilla o paquete cuesta de media cerca de 5 euros e incluye 20 cigarrillos. Si se toma como referencia un consumo de una cajetilla diaria, el presupuesto mensual ronda los 150 euros frente a la mitad que, aproximadamente, supone fumar tabaco de liar.
A mayor venta mayor facturación. La venta de tabaco de liar proporcionó a los estancos 28,6 millones de euros el año pasado (una media de 176 euros el kilo), una cantidad que representa cuatro millones más que en 2019.
En esa búsqueda de mantener el hábito de fumar al menor coste hay otro tipo de tabaco que ha experimentado un crecimiento significativo. Es el tabaco de pipa que, en determinadas marcas y presentaciones, también es usado por algunos fumadores como picadura de liar. En Navarra, los estancos comercializaron el año pasado 16.257 kilos de tabaco de pipa, un 36% más que los 11.900 vendidos en los estancos durante 2019.
NAVARRA LA CC AA CON MAYOR AUMENTO
En el balance del ejercicio 2021 de los estancos destaca que Navarra fue la comunidad autónoma donde más creció la venta de cajetillas o paquetes de 20 cigarrillos. Aumentó un 11% con respecto a 2020 cuando la comercialización descendió en siete comunidades y, a nivel nacional, tan solo se incrementó un 1,75%. En comunidades vecinas como País Vasco cayó un 2%, en Aragón bajó un 1% y en La Rioja se mantuvo estable.
En concreto, en Navarra los estancos vendieron el año pasado un total de 47,6 millones de cajetillas de cigarrillos, frente a los 42,8 millones de cajetillas comercializadas en 2020, aunque todavía por debajo de los 48,2 millones de 2019.
La explicación de ese significativo aumento que pone a Navarra en el podio nacional con un aumento del 11% es la venta de tabaco en la frontera, sobre todo en las Ventas de Dantxarinea, que se reactivó en 2021 después de sufrir durante 2020 cierres de frontera, lo que impidió que los franceses adquirieran tabaco español, ya que en Francia la cajetilla ronda los 10 euros.
De hecho, casi la mitad (45%) de las cajetillas de tabaco que figuran como venta oficial de los estancos de Navarra cruzaron la frontera. Durante 2021, de los 47,6 millones de cajetillas vendidas un total de 20,7 millones fueron hacia el país vecino, según datos del Comisionado del Tabaco. Fueron 4,6 millones más de cajetillas que en 2020 (+ 28%). Un informe elaborado por la empresa tabacalera Philip Morris Spain cifraba en 2019 en un total de 80.000 los franceses que consumían tabaco adquirido en Navarra.
El resto de las cajetillas, 26,8 millones de unidades, se consideran que son el consumo interno de los navarros. De este modo, excluida de la venta total lo que se va hacia Francia, la comercialización de cajetillas de tabaco se mantiene más o menos estable e los dos últimos años (26,7 millones en 2020 y 27,3 millones en 2019). No obstante, con una perspectiva más amplia, en el plazo de diez años, se observa que el consumo interno de tabaco en Navarra muestra una lenta tendencia a la baja. En 2019, se vendía unos 29,9 millones de cajetillas, un 10% más que ahora.
Gráfico de ola venta de cajetillas de cigarrillos en Navarra
Gráfico de la venta de cajetillas de cigarrillos en Navarradn

CIFRAS

​80.000
Franceses se abastecen de tabaco comprado en Navarra cada año según un estudio realizado por la empresa tabacalera Philip Morris Spain.
45%
De las cajetillas que se venden en Navarra cruzan la frontera hacia Francia.

Apunte: sin pipas a la vista

La venta de tabaco para fumar en pipa muestra tanta fortaleza como los brazos de Popeye, al que hace dos años sustituyeron la pipa por un silbato para celebrar su 90 aniversario. La venta ha crecido un 36% en dos años. El dato, a priori, extraña. A pie de calle, pareciera que estamos ante fumadores invisibles, que tal vez sacien su necesidad de nicotina a escondidas. Desde luego, es ya muy raro, insólito, ver a alguien con una pipa en los labios. Quizá sea un caso para Sherlock Holmes.

Salomé ibañez, presidenta de la asociación de estancos de navarra: “El estanco en pueblos vende un poco de todo para subsistir”

El tabaco que cruza la frontera supone casi el 45% de todas las cajetillas que se vende en Navarra al cabo del año.
Es un volumen importante que influye en el dato general de Navarra. En 2020, al haber confinamiento y cierre de fronteras, bajó bastante la venta de turismo, un 23%. El precio aquí está a la mitad que en Francia y hay mucho turismo francés a las Ventas, gente que viene a por tabaco, alcohol, alimentación y combustible.
El número de estancos va en descenso, sobre todo en el mundo rural. Navarra tiene 272 municipios y solo unos 125 municipios cuentan con uno o más estancos.
Los estancos en los pueblos cada vez se tienen que diversificar más para poder sobrevivir. De los casi 200 estancos que hay en Navarra, unos 44 están en Pamplona. Luego hay 97, casi la mitad, que están en pueblos y son únicos. No hay otra expendeduría en su localidad y muchos venden un poco de todo, alimentación, libros... En la pandemia fueron esenciales de verdad porque eran lo único abierto. El modelo de estanco en los pueblos es muy distinto al que conocemos en la capital.
Estamos en vísperas de una nueva Ley del Tabaco a nivel nacional, que luego se trasladará a la normativa navarra. Parece que traerá la prohibición de fumar en terrazas de bares y restaurantes, parques, estadios deportivos y playas, entre otras medidas.
Bueno, todavía es un proyecto. No sabemos si esas medidas serán definitivas ni cuándo serán.
Pero será una vuelta de tuerca más a las restricciones. ¿Ese tipo de medidas se traduce en una caída de las ventas?
No necesariamente. Incluso diría que no mucho. En Navarra ha habido restricciones de fumar en las terrazas en la pandemia. Y hubo una sentencia del Tribunal Superior de Justicia que decía que se podía fumar si se guardaba una distancia de dos metros. Hay que respetarla, pero no hemos percibido que haya una variación de ventas por eso. La gente, normalmente, es respetuosa. Con todo, hasta que no llegue la nueva ley no lo sabremos. Ahora, lo que más eco tiene es lo de prohibir fumar en la playa. ¿En estadios deportivos? No sé. En el Sadar no se puede fumar.
El pasado 8 de abril hubo un aumento de precio en algunas marcas de tabaco. ¿Eso, supongo, impacta más en la venta?
Sí, pero es que está subiendo todo y el tabaco no es ajeno a la situación que vivimos. Cuando sube el precio del tabaco lo que observamos es que, en un primer momento, el fumador dice que va a dejar de fumar, pero a veces se inclina a otras marcas más económicas o se pasa al tabaco de liar . El problema de que el incremento del precio es que tiene que ser elástico. Me explico: que no perjudique a la recaudación de impuesto. No olvidemos que un alrededor de un 80% del precio son impuestos. Y, además, que no perjudique hasta el punto de que favorezca el incremento del contrabando del tabaco para que no haya fumadores que busquen refugio en un mercado paralelo. Ese es el problema. Siempre digo que el gran problema ahora es la venta de tabaco por internet. No hacemos más que denunciar y denunciar miles de portales que anuncia tabaco. El control del tabaco por internet es muy difícil. Es paquetería que va y viene y se hacen controles en grandes plataformas de Madrid y Barcelona, pero es complicado.
Muchas máquinas de tabaco en bares son propiedad de estancos, que son los que las recargan y gestionan y el del bar recibe su comisión. Se ven menos bares con máquinas. ¿Cada vez más bares quitan las máquinas?
Han disminuido, sí. Hay quien no quiere renovar los permisos o no quieren tener máquinas porque no se puede fumar en el interior del local. Hay quien dice que les ocupa un espacio que necesitan y que prefieren poner una mesa más. Con los aforos se necesitaba más espacio y algunos optaron por retirar las máquinas.
volver arriba

Activar Notificaciones