Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Epidemiólogo

Jesús Castilla: “Los contagios de las últimas semanas refuerzan la inmunidad de modo natural”

La circulación del covid en los últimos meses no ha causado muchos casos graves pero ha reforzado la inmunidad natural de la población, afirma Castilla

Ampliar Jesús Castilla, epidemiólogo de Salud Pública
Jesús Castilla, epidemiólogo de Salud PúblicaArchivo
Actualizado el 19/05/2022 a las 13:01
Más de la mitad de la población navarra ha pasado ya el covid tras confirmase con alguna prueba, según estima el Instituto de Salud Pública de Navarra. Jesús Castilla, epidemiólogo del centro, afirma que siguen vigilando y monitorizando la situación de cerca. En los últimos meses, la circulación del virus ha sido alta. Sin embargo, el “coste” en casos graves “no ha sido demasiado alto” mientras que se ha reforzado mucho la inmunidad natural de la población. “Muchas personas tienen anticuerpos de exposición natural, que da una protección más completa frente a la gravedad que solo con las vacunas”. En cualquier caso, señala que ahora la enfermedad ya es diferente gracias a la vacuna.
La circulación de coronavirus creció en Semana Santa y parece que ahora baja ¿Hemos pasado la séptima ola?
Es un continuo. Las ondas tienen oscilaciones. Epidemiológicamente la onda es diferente cuando baja, desaparece y vuelve a aparecer. Pero esa situación no se ha producido. Se están registrando oscilaciones. Con muchas enfermedades transmisibles hay una situación que puede ser endémica o se prolonga en el tiempo y a veces se estabilizada.
Entonces no hemos pasado otra ola.
Desde mi punto de vista, no.
¿El incremento en la transmisión ha sido por el fin de las medidas?
Ha contribuido. Es un balance. Se está normalizando mucho el funcionamiento social y eso supone que se dan más oportunidades para la difusión del virus. Hemos tenido una oscilación en la que se está detectando más. En las enfermedades transmisibles estabilizarse suele ser inusual. La tendencia es más de subir y bajar. Pero no es exacto y hay elementos que van variando, como la meteorología, la movilidad, etc.
¿Con el calor bajará?
Normalmente ayuda. El sol y el aire libre reducen la transmisión aunque la gente se traslada más, acude a fiestas, etc. Los periodos a los que se adapta el covid parece que son más amplios y parece que la primavera no le va mal.
¿Y el verano?
Funcionamos con márgenes pero no se conoce bien. Una realidad es que la infección por covid ha cambiado sustancialmente. Ahora es una enfermedad diferente gracias a toda la población vacunada que hay. Eso no quiere decir que no se pueda asociar a casos graves y hay que tener prudencia con las personas más vulnerables, pero no solo con covid sino con cualquier infección.
¿A lo largo del verano se puede seguir manteniendo esta situación de ascenso y descenso de casos?
Sí. Igual puede haber brotes locales, por ejemplo en sitios donde ha circulado menos. Si llegan turistas pueden hacer que la población lo pase más y acabe teniendo lo que no tuvieron en otro momento. Va a ser así. Quizás es menos probable que haya grandes ondas de circulación muy generalizada.
Salvo que llegue una variante del virus totalmente nueva.
Sí. Pero también puede llegar otro virus diferente que no sea el covid. Los riesgos biológicos están abiertos y hay que estar atentos.
Ahora hay un centenar de personas ingresadas por covid. ¿Lo esperaban tras el aumento de los casos estas últimas semanas?
No tengo muy claro que sea algo inusual. En esta época suele haber circulación de distintos microorganismos, que también ocasionan ingresos. Pero son más variados y no están bajo un foco como en el caso del covid. Una de las posibilidades es que lo que estamos viendo, en términos de actividad sanitaria, no sea distinto a lo que vemos otros años en esta época con la diferencia de que antes era por otros microorganismos más variados y ahora está más concentrado en covid. Es como si el covid hubiese desplazado a los demás. La mortalidad no es inusual para esta época.
¿Se ha decidido poner la cuarta dosis de vacuna a los mayores?
Son decisiones a nivel nacional. En mayores e inmunodeprimidos los resultados no son los mismos que en una persona joven con plena inmunidad pero hagas lo que hagas. No hay que obsesionarse. Quizás no hay que quemar todas las balas ahora. Hay que buscar un equilibrio. No se trata de cuantas más dosis mejor.
¿Entonces es mejor poner esta dosis en el otoño?
La situación se está monitorizando. Si en algún momento se ve que decae la protección mucho o hay algún otro argumento de peso que haga cambiar la decisión, se pondrá. No costaría mucho. Tenemos las vacunas y el personal preparado. Es cuestión de elegir bien el momento no solo pensando en el corto plazo.
Pero el perfil de las personas que ingresan es el de mayores con patologías descompensadas...
Sí. Es cierto que las confirmaciones de covid se están focalizando
en personas mayores frente a otros momentos en los que la afectación era mayor en jóvenes. Ahora casi circula más en mayores, quizás porque han tenido cuidado mucho tiempo y puede que la relajación de medidas en esas personas más vulnerables puede estar descompensado.
¿Se están contagiando personas que no se habían infectado en toda la pandemia?
Sí. En muchos casos personas muy disciplinadas que han mantenido un gran cuidado. Quizás se está quitando importancia un poco rápido. No digo en toda la población pero en ese grupo conviene que sigan teniendo cuidado.
¿Se debería volver a usar mascarilla en interiores?
La mascarilla es una herramienta muy útil para las infecciones respiratorias y para siempre. Lo mejor sería una incorporación cultura, de formación sanitaria y con un uso responsable. Lo lógico es que cualquiera que tenga síntomas respiratorios la utilice.
No siempre se hace.
Si hemos aprendido algo es que el éxito depende del propio individuo. La mascarilla es útil si se tienen síntomas, por educación. Y como herramienta de protección si la salud no es buena.
¿Es normal que siga habiendo casos de gripe?
En hospitalizaciones puede que se haya prolongado. Probablemente el covid ha dejado menos margen a la gripe, que ha generado una onda mucho más corta y prolongada en el tiempo. Además se están haciendo muchas pruebas.
volver arriba

Activar Notificaciones