Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Natalidad

Amaia Markuleta: "Retrasé el embarazo por el trabajo pero todo ha ido bien"

Poner en marcha su empresa de marketing ‘online’ y la competición deportiva en halterofilia y ‘crossfit’ pospusieron su maternidad. El pasado diciembre nació su hija y no desea tener más

Ampliar La pamplonesa Amaia Markuleta; su marido, Leonel Frederick; y su hija Izar, de cinco meses
La pamplonesa Amaia Markuleta; su marido, Leonel Frederick; y su hija Izar, de cinco mesesJ. Carlos cordovilla
  • Sonsoles Echavarren
Publicado el 20/05/2022 a las 06:00
La vida de Amaia Markuleta se ha dado la vuelta como un calcetín. Ha pasado de dedicarse en cuerpo y alma a su trabajo como autónoma en marketing ‘online’ y a la competición deportiva en halterofilia y ‘crossfit’ a no dormir, amamantar a su bebé y sacarla a pasear. Su primera hija, Izar (’estrella’ en euskera), nació el pasado 9 de diciembre de 2021 cuando ella sumaba 41 años. “Me decían que, por la edad, podía tener más problemas para quedarme embarazada, durante la gestación y el parto. Pero no ha sido así. Todo ha ido fenomenal”, explica esta pamplonesa en su casa de Iturrama. Casada con el cubano Leonel Frederick, de 32 años y peluquero y barbero de profesión, confiesan estar “felicísimos” junto a su pequeña. “Es cierto que retrasé la maternidad por el trabajo. Pero ya no me gustaría tener más hijos y no por la edad. Creo que una niña es suficiente para atenderla mejor y mantener el equilibrio de vida familiar, profesional y el deporte”.
Amaia Markuleta Arrula tuvo una pareja anterior durante varios años pero nunca se planteó tener hijos. “Al final, te centras en la carrera, en hacer un máster, en estabilizarte y en tener una proyección profesional. Y ser autónoma no es nada fácil”, expone. Además, su dedicación al deporte (fue bronce de España en halterofilia) la llevaba a seguir compitiendo. “Entonces, conocí a mi marido y me sentí estable personal y profesionalmente. Percibía el reloj de la maternidad y enseguida me quedé embarazada”.
El embarazo, insiste, le ha ido “de maravilla” y ha estado practicando ‘crossfit’ adaptado a gestantes hasta el día antes de dar a luz, con una profesora especializada. “Mi matrona se quedó sorprendida de que no cogí apenas peso y la recuperación del suelo pélvico tras el parto ha sido rapidísima”. Amaia dio a luz en la semana 39+6 de embarazo (cuatro días antes de salir de cuentas) en el Hospital Universitario de Navarra e Izar pesó 3,250 kilos. “Por causalidad, el mismo día también dio a luz mi cuñada en San Sebastián. Las primas celebrarán su cumpleaños a la vez”, se ríe.
Al principio, recuerda, experimentó problemas con la lactancia porque la niña no mamaba bien. “Se dieron cuenta de que era un problema con el frenillo, se lo cortaron y ahora casi le doy leche materna en exclusiva. ¡Hemos salvado la lactancia!” Como la pequeña sufrió algo en el parto, ha estado yendo a un osteópata. “Estaba muy nerviosa y le ha ayudado. Ahora está mucho mejor”.
Amaia y Leonel prevén viajar hasta La Habana el próximo año para que la familia paterna conozca a la pequeña Izar. Esa ‘estrella’ que ha llegado al mundo para alegrarles la vida.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora